octubre 4, 2022

Nueva Prensa de Oriente

Encuentre los últimos artículos y vea programas de televisión, reportajes y podcasts relacionados con Venezuela.

Qué es «Ludo Moro» y cuáles son las relaciones entre Italia y el terrorismo palestino

«La historia de la República Italiana está entrelazada con muchas leyendas. Una de ellas es Ludo Moro». Esta es la apertura del libro. El Ludo Moro: el terror y la causa del Estado 1969-1986, editado por Laterza y ​​firmado por el profesor universitario e investigador Valentín Lomellini. Sin duda, un comienzo apropiado, dado el aura de misterio que siempre se ha cernido sobre uno de los temas más controvertidos para cualquiera que se ocupe, por negocios o como sentimiento, de la historia contemporánea. Acuerdo bajo la mesa de los servicios secretos sobre el mandato de Aldo Moro para detener el terrorismo árabe-palestino rampante en Italia; Pacto con Satanás. Una leyenda, de hecho. En efecto, la interpretación del llamado Lodo Moro -considerándose correcta su existencia- varía mucho según los puntos de vista, que en cada momento pueden estar condicionados por opiniones personales, estudios realizados, inclinaciones políticas y cuanto más se tiene, más más pones. Con este libro, la profesora Lumilini intenta un acto muy valiente en la era de la información pública, especialmente para aquellos que quieren que la información se adapte a sus necesidades de emergencia: intenta (y lo logra) explicar lo que le sucedió a Ludo Moro. Según su opinión personal, pero los papeles están a la mano, después de trabajar seis años y consultar unas 30 mil páginas de documentos encontrados en más de una veintena de archivos entre Italia y Europa. El resultado es un riguroso trabajo histórico, un claro corte transversal de años estratégicos de tensión, masacres y terror político. Los años en los que Italia escapó de algún modo al terrorismo de Oriente Medio, a excepción de algunos atentados sangrientos que dejaron unos sesenta muertos en el suelo (Fiumicino, 17 de diciembre de 1973; Sinagoga de Roma, 9 de octubre de 1982; Fiumicino, 27 de diciembre de 1985; aquiles lauro, 8-10 de octubre de 1985; Fiumicino, 27 de diciembre de 1985). Un libro, éste, que también ilustra -y quizás sobre todo- el origen de un nombre que en algunos aspectos es engañoso. Al leer estas páginas, en realidad descubrimos cómo “Ludo Moro” se atribuye en realidad no solo al estadista policial asesinado el 9 de mayo de 1978, sino a un gran número de personas. Con motivo de su estreno en librerías entrevistamos al autor.

READ  Guerra de Ucrania y Estados Unidos contra China: El apoyo a Putin tendrá consecuencias. Rusia prohíbe exportaciones de azúcar, trigo y maíz

Profesor Lumelini, ¿cómo nació este libro?

Esta es una buena pregunta. En realidad nací por casualidad. Durante años he trabajado en una reconstrucción comparativa de las políticas de Italia, Francia, Gran Bretaña y Alemania en relación al terrorismo árabe-palestino desde entonces Masacre de Mónacoen la masacre de Lockerbie. Al realizar este estudio, pude ver una serie de documentos que me instruyeron a reevaluar, o más bien, repensar la cuestión del laudo y las supuestas excepciones al «estatuto» italiano. A partir de aquí, y especialmente de un documento fechado el 23 de octubre de 1973 sobre negociaciones entre Italia y la Organización para la Liberación de Palestina en relación con unos terroristas encarcelados en nuestro país en ese momento, comencé a cuestionarme sobre este tema y a preguntarme por qué se llamaba a Ludo Moro. De esta manera, mientras que de hecho todos los documentos -tanto en los archivos italianos como en el extranjero- indican que el ludo no fue un «Ludo Moro», sino el resultado del trabajo diplomático realizado por diferentes personas.

En el curso de estas búsquedas, ¿encontró algo que no esperaba?

Hay muchas características nuevas en este libro. El premio se suele dar como una especie de acuerdo silencioso; También se le ha llamado el «Premio a la Inteligencia». En efecto, con este trabajo, mientras tanto, se reconstruyó la existencia real del premio y, en segundo lugar, el hecho de que no fue una desviación de la política de Estado, sino una verdadera política de Estado. Mostró que su paternidad no es Aldo Moro, sino coral —participan en estos eventos Mariano Romor, Giulio Andreotti, Bettino Craxi, por mencionar algunos— y mostró que los interlocutores no son aquellos cuya historia se contempla. Siempre se ha hablado de un estrecho acuerdo entre Italia y la resistencia palestina, pero en realidad el acuerdo entre Italia, la resistencia palestina, pero -sobre todo a partir de 1973- con una serie de «patrocinadores» del terrorismo internacional: Libia, Irak y Siria.

READ  Ucrania: Segunda ronda de conversaciones hoy. La lucha continúa, torre de televisión de Kiev golpeada: al menos 5 muertos - Mundo

¿Por qué, entonces, este acuerdo se atribuye solo a Aldo Moro?

La convención se conoce como «Ludo Moreau» en una serie de pasajes. La definición se desarrolló entre los años ochenta y noventa, cuando comenzó a surgir la idea general de que había un acuerdo entre Italia y la resistencia palestina en general. Esto es especialmente después de una serie de artículos publicados semanalmente. panorama. Sin embargo, el momento en que nació la expresión que da título al libro fue a mediados de la década de 2000, cuando el Presidente de Honor de la República, Francesco Cossiga, fue el primero en una carta a Vincenzo Fragala, miembro de la comisión de masacres y su diputado. De An, luego en una entrevista con Aldo Cazzullo en Corriere della Sera En 2008 habló y habló de «Ludo Moreau» para explicar cuáles creía que eran las verdaderas causas de la masacre de Bolonia.

¿Así que esto es básicamente un malentendido?

Como muchos otros a la hora de abordar este tema. Sólo por poner un ejemplo: el premio nunca se ha materializado en la no detención de guerrilleros en suelo italiano, y no existe ningún tipo de «prohibición» de la detención de terroristas o su impunidad. Los rebeldes son siempre detenidos y luego, gracias a la intervención del Ministerio del Interior y del Ministerio de Relaciones Exteriores y la cooperación de algunos jueces, e incluso -en 1976- el entonces Presidente de la República, Giovanni Leon, que indultó a algunos libios terroristas, fueron liberados. Entonces el laudo toma la forma de un proceso de facilitación, pero nunca en la prevención de la detención. Es una política que se ha desarrollado a un nivel muy alto y es una tesis de este volumen que hay una gran explotación del carácter de Moro. En el libro se cita un documento del otoño de 1971 en el que un órgano interno del Ministerio del Interior encabezado por Franco Restivo afirma, en el gobierno de chismes, que Moro está financiando Al Fatah. Esto es un indicio de la fuerte explotación que se produjo al leer la apertura de Aldo Moro a la política mediterránea y la cuestión israelo-palestina. Y si tenemos en cuenta que en ese momento Moro era Secretario de Estado, nos damos cuenta de lo peligrosa y perturbadora que es la circulación de cierta información que se consideraba fidedigna.

READ  Después de Austria, Eslovaquia también volvió al encierro

¿Esperas críticas?

Me gusta tratar temas complejos que pretenden poder pensar temas complejos de nuestra historia nacional. Así que sí, espero críticas de ambos lados. Pero significa que hice bien mi trabajo.