mayo 17, 2022

Nueva Prensa de Oriente

Encuentre los últimos artículos y vea programas de televisión, reportajes y podcasts relacionados con Venezuela.

En Colombia, niños venezolanos son obligados a trabajar

febrero 22, 2022 a las 12:48 pm

Eduardo (los nombres de los niños han sido cambiados por razones de seguridad), 13 años, es divertido y le encanta conversar. Tiene una actitud atrevida aunque aparenta menos para su edad. A mediados de 2019, él y su hermano Esteban, de 16 años, recorrieron los 687 kilómetros que separan Valencia, la ciudad donde residía en Venezuela, de Cúcuta, Colombia, en la frontera entre ambos países. A ellos se unieron otros padres y hermanos, un niño de 19 años y una niña de nueve años. Su padre se fue en 2018 y su madre se unió a él unos meses después. Se fueron por la crisis económica, social y política que atraviesa Venezuela. Según las Naciones Unidas, Casi seis millones de venezolanos Salieron del país desde 2015 hasta hoy.

A Eduardo le gusta salir en shorts y remera, son cómodos cuando hace calor y además juegan fútbol cerca de la casa. Si el negocio lo permite. Dada su edad, sólo debe preocuparse de estudiar y jugar, en lugar de vender mandarinas en la calle, a veces durante más de quince horas seguidas. El padre, el único de la familia que trabaja a su lado, se dedica a cualquier actividad, desde la construcción hasta la descarga de mercancías.

La vida de Eduardo es similar a la de muchos menores venezolanos que se han mudado a Colombia: son objeto de explotación laboral, sexual, abusos y emboscadas por parte de organizaciones criminales. Las actividades a las que se ven obligados a realizar van desde la venta de productos en la calle hasta servicios sexuales en línea, desde el contrabando hasta el tráfico de drogas.








Hasta el 31 de agosto de 2021 Migración Colombia registrado 1.842.390 venezolanos residen en el país, ocupando el segundo lugar relación Del Instituto de Estadística en 2020 había más de dos millones de venezolanos. El Observatorio de Venezuela de la Universidad del Rosario comparó estos datos con Encuesta de Calidad de Vida 2019El 38 por ciento de la población inmigrante tiene menos de 18 años. Con base en esta estimación, 857.660 inmigrantes venezolanos no habrían alcanzado la mayoría de edad.

Ninguna de las organizaciones que se ocupan de los migrantes indica la cantidad de niños, niñas y adolescentes venezolanos que trabajan en Colombia en condiciones de explotación. Pero algunos asumen el número de menores fuera del sistema educativo: 44,9 por ciento Según el Observatorio de VenezuelaEs decir, casi cuatrocientos mil.

READ  Venezuela. Un accordo segreto con l'iran ha permesso l'amento della produjione di petrolio

fuera de la escuela
Según Lala Lovera, directora de la Fundación Comparte por una vida, el hecho de que los niños no vayan a la escuela los vuelve más vulnerables. «En Venezuela llegué al séptimo grado. Nunca pensé en estudiar aquí. Ni siquiera sé si mis padres tenían los documentos para inscribirme en la escuela», dice Eduardo. Con su familia en apuros y sin ir a la escuela, el niño fue atraído por una oferta colombiana que le prometía diez mil pesos (poco más de dos euros) al día para vender mandarinas.

Su jornada laboral comienza a las seis de la mañana y puede prolongarse hasta la noche, de martes a domingo. Temprano en la mañana iba al mercado a buscar fruta y luego deambulaba por las distintas regiones de Cúcuta. «Al principio luché, luego me acostumbré al peso y me sentí menos cansada». Eduardo nunca tuvo miedo y no fue robado, amenazado o maltratado. Pero tu caso es excepcional. Según organizaciones que trabajan con niños migrantes, la mayoría enfrenta abusos y amenazas. Muchos están contenidos por grupos criminales locales.

Eduardo solo trabajó unos meses con un maestro mandarín. Renunció después de varias semanas de no recibir el pago. Ahora vende fruta en los semáforos solo: «Camino menos y gano más», dice.

Andrés tiene 12 años. También es oriundo de Valencia, en el estado venezolano de Carabobo. Es tímido, habla poco, tiene cabello castaño. Su rostro transmite tristeza. Llegó a Cúcuta hace poco más de un año con sus padres. Estudiaba en Venezuela, trabajaba en Colombia porque los ingresos de su familia apenas alcanzaban para pagar el alquiler. “Me compro cosas, no voy a la escuela porque nos vamos de regreso a Venezuela”, explica. Durante cinco meses formó parte de la «Red» del Mandarin Master. Nunca se le pagó. Ahora trabajando con Eduardo.

Carlos Cárdenas, colaborador de la Asociación unidos por un mismo fin, dice que su organización ha identificado al hombre que contrata a niños inmigrantes de entre 8 y 13 años. Les muestra a los niños celulares, ropa y zapatos y les pide que vendan la fruta. Eduardo y Andrés ya no están, pero muchos otros niños siguen siendo explotados. allí Liga Contra El Silencio Trató de contactar al Instituto Colombiano Bienestar familiarizado con estos y otros casos, pero no obtuvo respuesta.

READ  Calvo Ospina: "La oposición venezolana muestra a la gente que es posible un camino diferente al neoliberalismo" - L'Intervista de l'AntiDiplomatico

complicidad policial
Según Ronal Rodríguez, investigador y vocero del Observatorio de Venezuela, los menores suelen llegar a Colombia con poca educación, sin un esquema de vacunación adecuado y con altos niveles de desnutrición, sobre todo en la primera infancia. Su desarrollo motor, psicológico e intelectual está en riesgo. A lo largo de las rutas secretas que recorren los migrantes para llegar a Colombia, se han registrado casos de abuso y violación de niños y niñas. “Los niños son víctimas de las organizaciones criminales, especialmente en áreas donde el estado está ausente y cuando las relaciones con los padres son difíciles”, explica Rodríguez. “Si los lazos familiares se deterioran o no existen, las organizaciones criminales se aprovechan de ellos”.

En la mayoría de los casos, los adultos no tienen documentos y por lo tanto no pueden encontrar un empleo estable. La pobreza extrema empuja a los menores a trabajar para ayudar a sus padres. Nahruli Urbina Moreno, de 38 años, vivía en Vila de Cora en el estado venezolano de Aragua. La hija de 17 años padece mucopolisacaridosis tipo 2, una condición rara por la que casi no camina, entre otras cosas. Para ganar dinero vende billetes de lotería desde su casa en Cúcuta.

En la mayoría de los casos, los adultos no tienen documentos y, por lo tanto, no pueden encontrar un trabajo estable.

Moreno salió de Venezuela en 2019 y llegó a Colombia en busca del cuidado de su hija y pareja, pero hasta el momento no ha tenido éxito. Un hombre queda parapléjico tras recibir un disparo durante un intento de robo en Venezuela. Solía ​​trabajar en casa y ahora estoy desempleado. A veces, los domingos, me llaman para pedir ayuda en un restaurante. Mi hija me ayuda vendiendo boletos de lotería y logramos sobrevivir con lo recaudado”. En los últimos seis meses de 2021, la familia Moreno recibió ayuda de una organización internacional.

READ  Rusia hacia default como Venezuela y Líbano de FinanceLounge

Ana Teresa Castillo, Presidenta Fundación DereDez, conoce las historias de niños migrantes que viven con sus familias o viajan solos y caen en las redes de explotación laboral y sexual en la provincia de Norte de Santander. Muchas pandillas operan con la complicidad de la policía.

Llegan al palacio y duermen en la calle. Algunos grupos al margen de la ley como el Tren de Aragua (una banda criminal venezolana) los toman y los hacen caer en el hábito y los obligan a robar teléfonos celulares y exigir tarifas a los inmigrantes en los pasillos. Les dicen a las chicas que van a trabajar en las tiendas, pero las venden y las llevan a otros países”, dice Castillo.

A través de la Fundación DereDez, Castillo denunció a dos bandas que explotaban a inmigrantes menores de edad. La primera vez lo hizo en Cúcuta, pero recibió amenazas y pidió protección a las autoridades. Ahora sigue su caso en Bogotá y Bucaramanga. “En Cúcuta, las pandillas trabajan con la policía local y la fiscalía”, explica. Algunos pandilleros fueron detenidos, pero Castillo temía que el fiscal de Cúcuta iniciara juicios por explotación infantil.

anuncio

Según Beatrice Mora, directora deinstituto tachirense de la mujer, Al ocuparse de los derechos de las mujeres en Venezuela y brindar apoyo psicológico y legal a los menores, la policía se ha convertido en cómplice de quienes se dedican a la explotación laboral y sexual. Mora dice que los delincuentes suelen ser ciudadanos venezolanos con conexiones en Colombia y otros países. Los niños que viajan solos en busca de promesas de trabajo reciben boletos pagados desde su ciudad de origen hasta la frontera, en San Antonio, en el estado de Táchira.

Los riesgos para los niños migrantes son similares en ambos lados de la frontera entre Colombia y Venezuela. En Colombia, se ha introducido . Estado de protección temporal Buscado por el gobierno de Evan Duque puede ayudar a mejorar la vida de estos niños.

(Traducido por Andrea Sparacino)

Inter de Milán tiene un boletín que nos cuenta lo que está pasando en América Latina. Accede cada dos semanas y suscríbete aquí.