febrero 8, 2023

Nueva Prensa de Oriente

Encuentre los últimos artículos y vea programas de televisión, reportajes y podcasts relacionados con Venezuela.

Cuando las ciencias del comportamiento salen al campo para defender a los consumidores

Desde sus inicios como ciencia, la economía ha buscado no sólo comprender el mundo social sino también trabajar sobre él para tratar de mejorarlo. Friedrich von Hayek hace un buen punto en uno de sus ensayos de 1933: “Puede ser cierto que el análisis económico nunca ha sido el producto de una curiosidad intelectual indiferente acerca de la causa de los fenómenos sociales, sino el resultado de una intensa urgencia de actuar en un mundo que desagrada profundamente». Luego continúa. La misma línea citada por Arthur Pigou: «No es la maravilla, sino la actividad social que se rebela contra la inmundicia de las calles sórdidas y el dolor de las almas marchitas, esa es la origen de la economía.” Y, como nos recuerda el filósofo de la economía Eric Angner, no es casualidad que “los artículos de economía terminan generalmente con un párrafo dedicado a las implicaciones políticas, tal vez para justificar la idoneidad de las ideas expresadas con el potencial de informar políticas públicas y así hacer del mundo un lugar mejor”.

herramienta de política

Una vez que se ha identificado un determinado objetivo de importancia colectiva: ahorro de energía y sostenibilidad, salud pública, corrupción y reducción del crimen, por nombrar algunos, etc. – Los formulador de políticas Tiene muchas herramientas a su disposición para impulsar la acción ciudadana. Todas estas herramientas, de una forma u otra, operan según la misma lógica: la lógica de los incentivos. Los créditos fiscales por instalar paneles solares o comprar un coche eléctrico son un ejemplo, así como los impuestos sobre productos nocivos para la salud como el cigarrillo o el alcohol. Incluso aquellas reglas que prohíben ciertas opciones incluyen algún tipo de desincentivo: conducir una motocicleta sin casco, conducir un automóvil sin cinturón de seguridad o bajo la influencia de drogas. En estos casos, el costo relevante puede ser dinero en efectivo, multa, prisión, privación de libertad por un tiempo determinado.

READ  Nieve el 25 de diciembre, ¿solo una sugerencia? Te contamos toda la verdad sobre una Navidad blanca »ILMETEO.it

El desempeño de esta palanca se analiza bajo el supuesto de que los ciudadanos son capaces de pensar lógicamente sobre la relación costo-beneficio asociada a sus acciones. Si, por ejemplo, el costo esperado de un comportamiento particular que viola una ley debe ser mayor que su beneficio, entonces se debe especificar una justificación para que se ajuste a esa ley. Aumentar las sanciones, en este sentido, no hace más que aumentar los costos y desalentar las infracciones al hacer que esa regla en particular sea más estricta. Pero la gente real rara vez piensa de esa manera. Si lo hicieran, la pena de muerte, por ejemplo, sería el disuasivo perfecto. De hecho, ningún beneficio puede compensar el costo infinito de la pérdida de vidas. Sin embargo, no hay ningún resultado confirmado que demuestre la efectividad de la pena de muerte en este sentido, ya que todavía se aplica.

No somos tan racionales

Dadas las limitaciones de nuestra racionalidad, la eficacia de las políticas diseñadas a partir del supuesto de una racionalidad total es muchas veces muy limitada. Los avances en la comprensión de los mecanismos efectivos de motivación y toma de decisiones que las ciencias del comportamiento ponen a nuestra disposición hoy podrían formar una base alternativa para construir políticas más efectivas. Sabemos que nuestras elecciones están sistemáticamente sesgadas por la naturaleza de algunos procesos de toma de decisiones. El hecho de que estas distorsiones sean sistemáticas (la mayoría de los italianos piensan que Trieste es más fría en invierno que Milán cuando ocurre lo contrario) también significa que son predecibles. Siendo esperado, no solo se puede evitar sino que también se puede utilizar para guiar a los ciudadanos hacia un mejor comportamiento tanto desde el punto de vista individual como grupal.

READ  Es un DELIRIO, desde el inminente Borian, hasta el próximo caluroso verano de 2022, todos estamos locos por IMETEUS »ILMETEO.it

Esta es la idea detrás del enfoque de «despertar» del que hemos estado hablando en las últimas semanas. ¿Cuál es la ventaja de las alertas frente a los incentivos, sanciones, obligaciones y prohibiciones? En primer lugar, el hecho de que las opciones de elección de ciudadanos y, por tanto, los espacios de libertad e independencia no se vieran restringidas en modo alguno. Pero una perspectiva que muestre al ciudadano como un tomador de decisiones con racionalidad limitada también ofrece otra ventaja: puede hacer más efectivas las herramientas de protección al consumidor, por ejemplo, contra las prácticas desleales de las empresas.