Ya perdí el 25% d

La fuga continúa. Los venezolanos siguen saliendo de su país. Lo hicieron y lo vuelven a hacer en las primeras semanas de 2024. Según datos de la plataforma R4V, el número de migrantes entre finales de 2023 y 2024 aumentó un 8,3%, y aproximadamente 402.354 personas abandonaron su país. Ya ha provocado la pérdida del 25% de la población y de gran parte de la juventud. Los últimos datos oficiales proporcionados por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, actualizados a septiembre de 2023, son reveladores; 7,7 millones de venezolanos abandonaron el país a raíz de la crisis económica, social y política que estalló en la segunda mitad de la década pasada; De ellas, 6,6 millones de personas buscaron refugio en países de América Latina y el Caribe, y más de un millón de personas solicitaron la condición de refugiado y 230.000 personas la recibieron.

Por lo tanto, se puede suponer que la impresionante cifra de 8 millones de personas está a punto de superarse o ya se ha superado. No se puede dejar de notar que la huida ha continuado incluso frente a una crisis económica que se está desacelerando y a intentos, aunque fallidos, de alcanzar un acuerdo político que garantizara elecciones periódicas. Al mismo tiempo, las dinámicas migratorias están cambiando, afectando también a muchos venezolanos que encuentran un clima cada vez más hostil en los países que los acogieron, particularmente en Perú y Chile; Así que partieron de nuevo, esta vez hacia el norte, hacia Estados Unidos.

Un país sin juventud. “Hoy Venezuela se presenta como un país sin jóvenes – explica a SIR Ronald Rodríguez«, portavoz e investigador del Observatorio Venezuela de la Universidad del Rosario, con sede en Bogotá, la capital de Colombia, el país del mundo con mayor pobreza demográfica en el siglo XXI. Incluso si la crisis económica se desacelera, la gente está comenzando darse cuenta de que el presidente Nicolás Maduro no tiene la intención de renunciar al poder mediante la celebración de elecciones libres. Es probable que continúe gobernando y las esperanzas de quienes aspiran a un cambio se desvanecerán. Sobre todo, en Venezuela prácticamente no hay educación sistema, la escuela está en desorden y faltan muchos profesores: “Si un joven quiere estudiar para construir su futuro, sólo puede hacerlo en el extranjero”.

READ  En Venezuela, el 95 por ciento de la población está vacunada. Maduro: “Queremos agradecer a Rusia, China y Cuba”

Escapa hacia el norte. Quienes salen de Venezuela se encuentran con un escenario completamente diferente al de hace dos años. El atractivo de los países bolivarianos y andinos, que en los últimos años han “absorbido” a la mayoría de los migrantes venezolanos, está disminuyendo: los organizados en Colombia suman más de dos millones de personas, en Perú superan el millón y las cifras en Chile son ligeramente menor. Ecuador. «Chile era muy atractivo debido a su necesidad de mano de obra calificada. Desafortunadamente, en el país, al igual que en Perú, se ha arraigado una actitud xenófoba hacia los venezolanos. En Perú, en particular, su presencia es muy notable, porque se concentran en gran medida en la región La capital, Lima. La propia Presidenta de la República, Dina Boluarte, ha utilizado duras expresiones contra los migrantes. Hacia el norte, encontramos que Ecuador hoy es un país muy inseguro, con un alto índice de violencia. Finalmente, los venezolanos ven que La propia Colombia se ha vuelto menos dispuesta hacia ellos tras la elección del presidente progresista Gustavo «Pietro, quien adopta una posición dialógica hacia el gobierno de Caracas, a diferencia de lo que ocurrió con su antecesor, Iván Duque. En consecuencia, quienes abandonaron el país por motivos políticos se sienten menos protegido.»

De esta situación se deriva el movimiento migratorio venezolano hacia el norte, es decir, hacia Estados Unidos. Un viaje muy largo, pasando mayoritariamente por la muy peligrosa región del Tapón del Darién.

Del 1 de enero al 5 de febrero de 2024, 40.739 migrantes ingresaron a Panamá de manera irregular, a través de la extremadamente peligrosa selva, que es considerada un corredor obligatorio de ingreso al país para quienes provienen de Colombia. Los datos son proporcionados por la Oficina de Migración de Panamá y muestran cifras en aumento respecto a 2023, que ya fue un año récord. El año pasado, 520.000 migrantes irregulares cruzaron el Bosque del Darién, tras un récord de 248.284 en 2022 y 133.726 en 2021.

READ  Lauren Cho, mujer desaparecida de Nueva Jersey: restos humanos encontrados

Ante esta situación, según informó la Agencia de Información de la Conferencia Episcopal en América Latina, adén paz Los obispos de Colombia, Costa Rica y Panamá se reunirán del 19 al 22 de marzo en el resort Monte Alverna en Panamá. El encuentro multilateral fue convocado por el Departamento para la Promoción del Desarrollo Humano Integral del Vaticano y contará también con la participación de los responsables de la Comisión para la Pastoral Social – Cáritas y Movilidad Humana.

Entre la xenofobia y el crimen. La “serpiente larguísima” de migrantes venezolanos que salen de Colombia y llegan a la frontera con Estados Unidos está formada, por tanto, por venezolanos que salen de su país y sus compatriotas en busca de una vivienda mejor que la encontrada hasta ahora, si vienen de Colombia u otros países sudamericanos. países. «Hay líderes de la oposición a Maduro, como Julio Borges, que no se sentían cómodos en Colombia. «Borges, en particular, ahora vive en España», añade Rodríguez. A principios de marzo, se produjo el inquietante descubrimiento de un cadáver sin vida. El cuerpo, dentro de una maleta enterrada, a un metro y medio bajo tierra, del teniente retirado del ejército venezolano, Ronald Ojeda Moreno, que se encontraba refugiado político en Chile, un opositor al régimen venezolano había sido secuestrado hace unos diez días. , quizás por la organización criminal Tren de Aragua, que se había extendido desde Venezuela a todas partes de Sudamérica.

Según el docente, el malestar de los venezolanos en los países sudamericanos surge, en primer lugar, de “actitudes xenófobas también difundidas por políticos y gobernantes”. Esto no niega el hecho de que la diáspora venezolana ha provocado la expansión de las organizaciones criminales y el tráfico como la pólvora: “Los homicidios han disminuido significativamente en Venezuela y los propios criminales han emigrado. También es cierto que grupos venezolanos, especialmente en Colombia, son acusados ​​de cometer actos criminales que son más bien “típicos” de las organizaciones paramilitares colombianas. Sin embargo, el Tren de Aragua ya está presente en todos los países y está destinado a todas las formas de tráfico ilegal, especialmente a la trata de personas. «Habrá necesidad de coordinación entre países, pero ésta no existe, también por casos de falta de comunicación y malas relaciones, como ocurre, por ejemplo, entre Colombia y Perú».

READ  Venezuela, Policía Ambiental de Residuos

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to Top