Vota por Maduro y no por Tav. Schlein grillini pecados eu

Stefano Bonaccini dijo con orgullo que era comunista, y no le sirvió de nada en las primarias. Lo que Ellie Schlein piensa en lugar de la hoz y el martillo, eso es desconocido. Su abuelo materno, Agostino Viviani, fue senador socialista y luego candidato del Partido Radical en los años 80 (el que dirigía Enzo Tortura).

Ella, la nueva secretaria del Trabajo, aferrada al registro civil -nació en 1985-, hace unos días esquivó una pregunta sobre su comunismo. “Soy un demócrata local -respondí de inmediato en La 7-, entonces no podía unirme al PCI”. Si tuviera la oportunidad, se uniría muy bien. Sobre todo, dio la impresión de que considera esta historia muerta y enterrada, mientras los regímenes comunistas siguen gobernando gran parte de la población mundial. Quizás Elie no quiso defraudar a sus partidarios, e incluso Bruselas tuvo la suerte de evitar, durante unos meses, la histórica votación del Parlamento Europeo, la famosa resolución sobre la «memoria», que equiparaba los regímenes totalitarios con el nazismo y el estalinismo. En septiembre de 2019, Schlein no fue diputada durante un cuarto de año, pero hace 9 meses tuvo tiempo de emitir su voto por el «líder» muy parecido a los dictadores comunistas, el venezolano Nicolás Maduro. En enero de 2019 se habló mucho de su régimen, que mató de hambre a un país potencialmente rico, quitándole todas las libertades, ya fueran económicas o civiles. En tanto, apareció en escena su contrincante, el presidente de la Asamblea Nacional Juan Guaidó, respaldado por el apoyo de los países democráticos. En el Parlamento Europeo, el entonces presidente Antonio Tajani luchó por apoyar la oportunidad democrática de Venezuela y el documento fue aprobado con 439 a favor, 104 en contra y 33 abstenciones. Dirigiéndose a Guidi, Tajani anunció que el Parlamento lo reconoció como «presidente interino de Venezuela», expresando su pesar por quienes decidieron abstenerse «sin tomar partido contra la dictadura de Nicolás Maduro». “Estamos luchando contra una dictadura comunista que está matando de hambre a la gente”, dijo el actual canciller. Bueno, entre los «no» estaba el discurso de Schlein. Se habló mucho de esta votación, porque dividió al Partido Demócrata y otros grupos, y Ellie también se defendió después: «Nunca he sido partidaria de Maduro», pero su «no» -como sucede en anglosajón- democracias- permanece archivada en su biografía. Y su última postura sobre el último conflicto palestino-israelí, mayo de 2021, también está en los registros, cuando, en la conferencia del Artículo I, expuso su idea, basada en un principio curioso, el de la «simetría». Advirtió que la balanza de poder no está balanceada en absoluto a favor de Israel, “No estamos ante un choque igualitario”. El extraño principio de la confrontación «equilibrada», especialmente si Hamas tiene la pelota de un lado.

READ  Santa Rosalía y Venezuela: María Gabriela y la devoción a las Patronas de El Hatillo y Palermo

Sus tuits, que desató hace unos diez años, están por toda la red. En uno de 2014, aparece Francesco Bocchia burlándose, quien ahora podría ser el líder de su grupo. Es todo blanco y negro. Al igual que las calificaciones. Muestran cómo Schlein está a favor de la recepción total de inmigrantes y en contra de la repatriación. En Maduro, Schlein (en ese momento diputado por «Possibile» de Giuseppe Sifati) superó las 5 estrellas, mientras estaba en la fila grillina en Tav en 2018, cuando fracasó una campaña relámpago para excluir el negocio de la financiación. Hace un año había votado en contra del Ceta, el acuerdo económico y comercial global entre la Unión Europea y Canadá, «resultado de la última temporada -dijo- y de un viejo modelo de liberalización comercial, que ha contribuido a graves distorsiones». El modelo «viejo y torcido» es el modelo de libre comercio.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to Top