diciembre 9, 2022

Nueva Prensa de Oriente

Encuentre los últimos artículos y vea programas de televisión, reportajes y podcasts relacionados con Venezuela.

Venezuela. Moscú necesita AK47 fabricados por Maduro

Rusia insiste en lanzar Planta de fabricación de armas Kalashnikov en Venezuela Se suponía que se pospondría hasta 2021 como resultado de las sanciones de Estados Unidos, pero el trabajo final ha ganado impulso con la cooperación de las autoridades locales.

El gobierno ruso espera que los rifles Kalashnikov comiencen a producirse en Venezuela el próximo año, explicó Valeria Reshetnikova, portavoz del Servicio Federal de Cooperación Militar y Técnica: «Los expertos rusos han comenzado a fabricar equipos de proceso y líneas de montaje. Mercopress.

Reshetnikova dijo que las demoras se debieron a la epidemia del Gobierno 19 además de las sanciones de Estados Unidos. Durante una visita a Moscú en octubre, el embajador del presidente venezolano, Nicolás Maduro, Adán Chávez, dijo que la fábrica debería estar terminada para la segunda mitad de 2022. «Estamos constantemente buscando soluciones. Algunas de estas soluciones se han logrado, especialmente la financiera», dijo Chávez.

Chávez también prometió que el bloqueo estadounidense limitaría el flujo de fondos necesarios para proyectos como la fábrica de armas: “Hemos logrado superar este bloqueo económico-financiero con el apoyo de gobiernos aliados, pero nos está impactando gravemente. «

La fábrica fue diseñada por el fallecido presidente venezolano Hugo Chávez. En 2006, conoció a Mikhail Kalashnikov, el diseñador de la icónica ametralladora.

Venezuela también se vio afectada por la caída de los precios del petróleo, que obligó a Moscú a prestarse primero a la compra de armas y luego a reestructurar una parte de su deuda. El plazo de entrega de la fábrica de fusiles de asalto Kalashnikov en Venezuela también se ha pospuesto repetidamente debido a escándalos de corrupción.

READ  ¿Existe una dictadura en Venezuela? Lo que piensa la gente común - MULTIpolAR WORLD

En abril de 2009, el fiscal general ruso Dmitry Demashin dijo que la empresa rusa Rostech, que era la responsable del trabajo, había iniciado una investigación porque había detectado una serie de robos. El exsenador ruso Sergei Bopelnyov, que se suponía debía garantizar el desarrollo del proyecto, ha sido acusado de robar alrededor de $ 16 millones. Sostuvo que las fábricas no se construyeron a tiempo debido a la alta inflación en el país.

Graciella giangilio