enero 31, 2023

Nueva Prensa de Oriente

Encuentre los últimos artículos y vea programas de televisión, reportajes y podcasts relacionados con Venezuela.

Venezuela. Maduro y ese pequeño y sucio milagro económico

de Francesco Giappichini-

En 2022, Venezuela ha visto un pequeño auge. Y podemos hablar de un verdadero milagro económico, porque el país es el de mayor crecimiento de América Latina, luego de siete años en los que su economía sufrió la contracción productiva más severa de la historia. En América del Sur, solo Guyana lo hace mejor, pero es un país de habla inglesa. Entre 2014 y 2020, el Producto Interno Bruto (PIB) de Caracas disminuyó sin parar: según el Instituto Datanálisis, asciende al 75% del PIB. Y solo en 2021, se observa un cambio de + 0,5 por ciento. Según la Comisión Económica para América Latina (Ecla), organismo de las Naciones Unidas, la riqueza creció hasta un 12% en 1922 (cifras finales no disponibles). Más optimista, pero poco confiable, es la estimación del Banco Central de Venezuela, que para 1922 ve un asombroso aumento de +18,7% (después de años en los que el gobierno prohibió la transparencia y la publicación de datos durante mucho tiempo). La fase de expansión también debería continuar en 2023, hasta alcanzar la ronda del +5 por ciento.
Huelga decir que las redes globales de información sugieren una explicación sutil para este auge. Para evitar cualquier vergüenza, se abstienen de los titulares: el gobierno de Caracas sigue cargado de sanciones, Estados Unidos afirma su ilegitimidad y, según muchos observadores, el presidente Nicolás Maduro representa el prototipo de un autócrata, presidiendo una sociedad polarizada. Sin embargo, preguntémonos cuánto puede durar el escenario del “mini-boom”, basado en un aumento de la actividad petrolera. Según datos oficiales, la producción de crudo en 1922 superó en un 20% la producción de 2021; Pero según Daniel Cárdenas, profesor de macroeconomía de la Universidad Central de Venezuela (UCV), la cifra pasó de 300.000 barriles en 1921 a 700.000 en 1922. Bueno, una predicción confiable la hizo el economista Ramón Pineda, quien trabaja en el departamento de Economía. desarrollo en la Comisión económica para América Latina y el Caribe (Cepal). A su juicio, el PIB de Venezuela (Pib) podrá seguir creciendo (un 5% en el ’23) a pesar de la caída esperada en los precios de los hidrocarburos: Caracas dependerá de un aumento en la producción de petróleo y combustibles, y de la «retirada o flexibilización de algunas sanciones (sanciones económicas)». Los ingresos mineros, que no solo son un estímulo para el erario estatal, sino que son necesarios para financiar las importaciones (tanto de bienes de consumo como de materias primas). Sobre todo en una economía sancionada, históricamente dependiente del sector petrolero, víctima de la desertificación industrial e industrial sacrificada por la burocracia bolivariana.
Sin considerar la inflación, que según el Observatorio de Venezuela de Finanzas (OVF) ha alcanzado una tasa anual de 195,5% (datos de noviembre). Gracias a este círculo virtuoso entre producción e importación de petróleo, las industrias agrícola y farmacéutica lograron resultados satisfactorios en 1922. Estas expectativas positivas (así como el clima de confianza generalizado que las instituciones internacionales comparten con la opinión pública) se basan en la esperanza tangible de que la política El aislamiento puede llegar a su fin en Caracas. Y la autorización de Washington, que permite a Chevron retomar la producción y exportación de crudo del Orinoco, va en esa dirección.

READ  Conflicto entre Estados Unidos y Venezuela por empresario colombiano