¿Por qué los perros entienden hacia qué dirección apuntamos, pero no hacia qué?

cargando

A las personas que conviven con un perro les suele pasar que quieren llamar su atención señalando con el dedo un objeto situado a cierta distancia, como también ocurre en muchas interacciones humanas normales. Por lo general, no pasa mucho tiempo antes de que su perro alcance el objeto indicado, ya sea una galleta o un juguete familiar. La mayoría de los perros generalmente dirigen su atención en la dirección correcta, pero les lleva un tiempo entender qué es el objeto puntiagudo y, a veces, no lo entienden en absoluto.

En uno Estancia Publicado recientemente en una revista científica. Ética Un grupo de investigación húngaro del Departamento de Etología de la Universidad Eötvös Loránd de Budapest ha intentado explicar el hecho de que los perros, cuando se les señala algo, normalmente entienden en qué dirección debe centrarse su atención, pero no en qué. Tras realizar una serie de experimentos, el equipo planteó la hipótesis de que este comportamiento se basa en la prioridad que los perros suelen asignar a la posición más que a la forma de los objetos.

Es el resultado no sólo de la forma en que ven, sino también de la forma en que “piensan”. Algunas personas con capacidades cognitivas especiales son capaces de cambiar su enfoque y aprender a procesar información de forma más humana, para reconocer objetos tanto por su apariencia como por su ubicación.

Reconocer objetos a partir de una señal que indica su ubicación es una capacidad que aparece muy tempranamente en los humanos durante la evolución. Generalmente se acepta descrito En los estudios sobre comunicación, lenguaje y pragmática (el estudio de la relación entre los signos y sus usuarios) como efecto de compartir un símbolo común y sobre todo un contexto lingüístico, sin el cual cualquier definición “ostensible” quedaría indeterminada. En ausencia de tal contexto, definir una tabla haciendo referencia a ella, por ejemplo, no permitirá que el interlocutor comprenda cuál de varias piezas de información vale la pena desarrollar: color, forma, parte de la tabla (parte inferior de la tabla). ) en lugar del conjunto, es el más relevante, con toda la información disponible.

READ  "Un psiquiatra polaco que estaba junto a Juan Pablo II en agonía" - Corriere.it

El equipo de investigación húngaro escribió que la capacidad de comprender la intención comunicativa detrás de los gestos que indican la ubicación del cuerpo es una de las diferencias más notables en la reacción de los niños a esos gestos en comparación con la reacción de los perros. Mientras que los bebés de nueve meses interpretan el gesto como una referencia a un objeto específico, los perros interpretan el mismo gesto como una señal direccional general. Independientemente de la intención de la persona que realiza el gesto, el significado del gesto para niños y perros varía.

Los investigadores han definido el «sesgo espacial» como la tendencia de los perros a priorizar el procesamiento de información sobre la ubicación, la distancia y las relaciones espaciales entre objetos, a menudo a expensas de las propiedades de los objetos. Para estudiar este comportamiento, realizaron dos experimentos diferentes en una sala vacía del departamento de etología de la universidad con 82 perros (39 hembras, 43 machos) de diferentes razas, entre ellas el border collie (19), el braco húngaro (17) y el Whippet (6). Cada uno de ellos estuvo acompañado de su amigo, quien participó en los experimentos.

En el primer experimento, los perros tuvieron que reaccionar ante un gesto de su dueño y aprender en cuál de dos platos colocados en extremos opuestos de la habitación, uno a la derecha y otro a la izquierda, se colocaba una recompensa (recompensa). Desde el inicio de la prueba, tuvieron 15 segundos para llegar al plato correcto, y un máximo de 50 intentos para aprender la tarea que se les había encomendado.

Experiencia con perros 1

(Eneko Copini/Ética)

El segundo experimento implicó utilizar sólo una tabla a la vez, colocada centralmente en el extremo opuesto de la habitación. A cada perro se le entregó la recompensa en un solo tipo de plato: ya sea un plato redondo y blanco, o un plato cuadrado y negro. La alternancia entre los dos tipos de tableros fue semialeatoria: el mismo tipo de tableros no se utilizó más de dos veces seguidas. En la práctica, la tarea de los perros en este segundo experimento fue aprender a reconocer un objeto por sus características (forma y color) y no por su posición. En el primer y segundo experimento, los investigadores midieron la velocidad a la que el perro corría hacia el plato «correcto».

Experiencia con perros 2

(Eneko Copini/Ética)

Los resultados mostraron que los tiempos de aprendizaje de los perros en el primer experimento fueron más cortos que los del segundo experimento, y los perros generalmente tuvieron más dificultades para memorizar el objeto correcto. Para obtener información sobre la flexibilidad mental de los perros, los investigadores repitieron los experimentos con aquellos que obtuvieron los mejores resultados, pero invirtieron el tratamiento en comparación con pruebas anteriores. En un experimento, lo pusieron en el plato de la derecha, en comparación con todos los perros que lo pusieron en el plato de la izquierda en el primer experimento. En otro experimento, lo colocaron únicamente en el plato negro cuadrado, para perros que previamente lo habían recibido en el plato blanco redondo.

READ  UU., 65 años después de que se encontrara un bebé muerto en la caja

Algunos perros pudieron superar la tarea con mayor facilidad y rapidez que otros, demostrando una mayor capacidad para modificar conductas aprendidas previamente en función de nueva información. Los perros que fueron capaces de identificar el plato más fácilmente que otros por su forma y color tendieron a ser los que tenían mayor capacidad para superar el sesgo espacial, al que las propias capacidades sensoriales de los perros de diversas maneras, particularmente visuales, no contribuyen. uno ya Lección en investigaciones anteriores, sino también las capacidades cognitivas individuales.

Los autores del estudio explicaron que las capacidades visuales de los perros difieren entre razas, según la forma de la cabeza. “Los perros con cabeza corta, científicamente conocidos como braquicéfalos, desarrollan una visión similar a la de los humanos”. Él dijo Zsófia Bognár, una de las coautoras del estudio, porque la estructura de su retina indica una visión más nítida y enfocada que la de los perros de razas con cabezas más largas. Como medida aproximada de la calidad de la visión en los perros, se utiliza una medida de la forma de la cabeza llamada «índice cefálico», que se calcula dividiendo el ancho del cráneo por la longitud del cráneo: cuanto más corta es la cabeza, más alta índice.

Sin embargo, basándose en los resultados generales de los experimentos y evaluando otras características de los perros mediante pruebas cognitivas de memoria, atención y perseverancia, el estudio concluyó que los perros con mejor rendimiento cognitivo son capaces de superar las limitaciones sensoriales y conectar la información con los objetos más fácilmente. También lo vinculan a puestos. Si los perros normalmente no entienden el objeto que señalamos sino sólo la posición en la que se encuentra, al final depende principalmente de los límites de visión relacionados con las características físicas de la raza: límites que generalmente determinan una mayor atención hacia el movimiento. objetos en su lugar. Como los fijos. Pero en segundo lugar, también depende de las capacidades cognitivas individuales de cada perro.

READ  Explosión en el aire a 110 km de Moscú "dron potencial" - el mundo

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to Top