septiembre 30, 2022

Nueva Prensa de Oriente

Encuentre los últimos artículos y vea programas de televisión, reportajes y podcasts relacionados con Venezuela.

No soy un fax en el campo y reclamo la igualdad de oportunidades con la ciencia- Corriere.it

Desde Giuffredo Puccini

Las manifestaciones de las tendencias minoritarias a la disidencia a menudo están teñidas por la violencia verbal que muchas veces precedió a la violencia física.

La pregunta muy precisa que planteó Sergio Mattarella en uno de los últimos discursos públicos de su mandato: «Desigual» es la cobertura mediática que se le da al facsímil, señaló, diluyendo su alivio con un «tal vez».. Sin embargo, en otro sábado de penitencia para los italianos, los activistas antivacunas relanzaron su protesta, difícil de ignorar especialmente para los ciudadanos que sufren las consecuencias: con pancartas y consignas elocuentes («Abajo el estado fascista», «vacunas asesinas» ) intentaron las numerosas procesiones, que infiltrados al margen de las manifestaciones por los extremistas habituales en servicio permanente, penetraron en los centros de Milán y Roma, pero esta vez en vano gracias a la respuesta de la gendarmería y la policía.

Cada paso de la comunidad nacional hacia una postura responsable y compartida destinada a frenar el contagio, corresponde a una vociferante aceleración de una minoría hacia formas de disidencia muchas veces teñidas por la violencia verbal que fue una y otra vez precursora de la violencia física (desde innumerables agresiones sobre periodistas hasta el sensacional ataque de octubre contra CGIL). Es obvio enfrentarse a matones: pero ¿cómo y cuándo es correcto ocultar un fenómeno potencialmente disruptivo?

El problema definitivamente afecta en primer lugar al sistema de información. O al menos esto, por así decirlo, de los medios impresos y las televisiones tradicionales: ya que en las redes sociales, lejos de estar organizadas por alguna efectividad, los magos y acróbatas por sí solos ocupan mucho más espacio. Además, la información no llega por sí misma, no es un bolsillo impenetrable de los impulsos de la sociedad civil y las reacciones de la comunidad política. Es probable que el ámbito que el Presidente se ha fijado en su mente sea mucho más amplio y su circunferencia pueda ampliarse hasta corresponder, a grandes rasgos, a la de nuestra democracia, para la representación y aceptación de opiniones (incluso las más malas, engañosas e incluso obsceno, cómo se puede decir de los ataúdes vacíos de Bérgamo) y, en definitiva, con la búsqueda de un equilibrio, siempre difícil de encontrar, entre la libertad individual y la protección del interés colectivo, ambos centrales en nuestra carta. Salvo las odiosas tentaciones de la censura al frente, la cuestión es hasta qué punto esas opiniones (recordemos: desagradables, engañosas, incluso escandalosas) deben encontrar un lugar en el debate público en pie de igualdad con las demás. A nadie se le priva de un rincón de oradores en Hyde Park, pero ese no es el punto: aquí el juego incluye a quienes ven la sombra opresiva del Leviatán en las medidas para proteger la salud pública; Esto explica por qué algunos destacados pensadores y filósofos se sienten obligados a lanzarse al conflicto, poniendo en peligro su reputación y convirtiéndose en un punto de referencia para las masas enfurecidas, que también están enfurecidas por la nueva pobreza.

READ  Gaia Padovani, la primera persona ciega con un título de médico, no tiene que volver a examinar la especialidad de la escuela de psiquiatría- Corriere.it

Muchos italianos que se encuentran perdidos en una convulsa etapa histórica de nuestra república quedaron atónitos ante cierto discurso de los malos maestros. Hubo un tiempo, alrededor de la década de 1970, en que los espacios de democracia y participación popular se expandieron como nunca antes, apoyándose en la izquierda histórica y sindical más fuerte de Europa Occidental: sin embargo, En esos años, élites de cierta ingrata astucia se convencieron de estar en el Chile de Pinochet.. En sus inolvidables indagaciones sobre servicio de mensajeríaWalter Tobaji contó cómo los jóvenes educadores en sus periódicos distritales establecieron el objetivo de “conducir a los nuevos rebeldes a un movimiento político contra el estado”, para “superarlos y destruirlos”. También como resultado de esa prédica, la Italia republicana se encontró frente a la elección, unida y solidaria, de limitar la difusión de palabras y acciones hostiles a los valores de su constitución: en el momento más dramático, hasta ahora. Por considerar la publicación como prueba de criminalización y despojo a los medios de comunicación de las declaraciones de quienes atentan contra la convivencia democrática.

Seamos claros: a nadie se le ocurriría comparar unos cuantos millones de antitoxinas italianas con pequeños grupos de enemigos del régimen republicano, si bien es cierto que en ese vasto mar de inciertos y aterradores cardúmenes nadan peligrosamente peces subversivos (investigaciones de varias agencias). Y nadie puede atreverse a agacharse fuera de la oficina Las patentes son como un mal maestro, porque el contexto es realmente otra cosa. Ese profesor que se aventura a decir desde el teatro de Turín que “el régimen fascista era demasiado parecido al del dragón”, y así, sube a restablecer… CLN, además de llevarse la sagrada paliza de Anpi, merece al menos más una sonrisa vergonzosa. Pero ojo, no todo el mundo puede darse cuenta de que la historia al repetirse muestra un lado cómico.

READ  Para bajar el colesterol de forma natural y reducir la probabilidad de enfermedades del corazón, estas son las legumbres que debemos comer y cuántas veces a la semana

El río kárstico que discurre en el subsuelo específico de un país siempre sensible al poder estatal (recaudador de impuestos extranjero hasta hace menos de dos siglos, tirano matador en la primera mitad del siglo pasado) hace que los intérpretes intelectuales vayan de la mano mano en el campo de Carl Schmidt y los musculosos seguidores de Giuliano Castellino, unidos en la burla de los «periodistas terroristas» que arriesgan su seguridad para ir a documentar los batornes y en el odio a la «dictadura sanitaria» tan «feroz» que hasta ahora ha permitido a muchos eludir las reglas y prohibiciones a bajo precio. No es cuestión de no hablar más o de dar la espalda, cuesta creer que Mattarella estuviera pensando: en ese río hay que sumergirse de todos modos. Es una cuestión de contexto. Para ayudar a distinguir las declaraciones de la ciencia (siempre abiertas a revisión, por supuesto) de la inconveniencia y el folclore, mientras aún deben ser contadas y representadas, pero enmarcadas sin afirmaciones ridículas sobre la igualdad de oportunidades. Y esta misión interpela a todos, como hace muchos años, aunque en circunstancias incomparables. Se trata de políticos, llamados a sofocar los miedos en lugar de montarlos (basta de Orwell, por favor…), y quizás mirar un poco más allá de la próxima encuesta. Y es de los periodistas, invitados a profundizar, verificar y desmentir las mentiras: argumentarlas y responsabilizarse de ellas. Se trata de los italianos. Sola no sale. Si dos años de calvario no nos han enseñado, la historia está ahí para recordárnoslo.