enero 29, 2023

Nueva Prensa de Oriente

Encuentre los últimos artículos y vea programas de televisión, reportajes y podcasts relacionados con Venezuela.

Guaidó y el ‘Reino de Narnia’: En Venezuela hay quienes se preocupan por los saqueos – guerras e imperialismo

¿Cómo desmantelar una fantasía que todos querían creer a pesar de que sabían que era ficción? Eso sí, no todos, dado que son 193 países, mientras que los gobiernos que reconocieron la proclamación de Juan Guaidó como «presidente interino» de Venezuela fueron «unos 60», luego fueron disminuyendo paulatinamente al igual que la izquierda latinoamericana. Volviendo a ganar en las economías más importantes de la región, e incluso en Europa, que estaba estirada por la imposición de Estados Unidos, los verdaderos objetivos de la pandilla traspasaron la pantalla protectora.





Pero en cuanto al imperialismo, solo los estados dependientes dependen, por supuesto, de los estados occidentales. Son ellos los que tienen derecho a «bautizar» o «excomulgar» a gobiernos y caciques. Ellos son los únicos que tienen la «licencia» para asfixiar al pueblo con «sanciones», y para eludir esas normas, a las que el pueblo debe someterse siempre y en todo caso. Entonces, por el bien de la jugada irrevocable, aparece otra inmediatamente.

Era realmente surrealista que un forastero hablador se declarara jefe en una plaza pública sin ser llevado a un manicomio y luego se le permitiera hacer tanto daño. Fue surrealista que un grupo de delincuentes que huyeron a Colombia se declararan «tribunal en el exilio» y otros, atrapados al azar, se hicieran pasar por «embajadores» ante gobiernos e instituciones sin poder siquiera firmar un recibo. Era un argumento irónico que mientras en el país se aprobaban leyes concretas, en un parlamento que tenía su propia sede histórica había un grupito de alucinados que se habían reunido a «legislar» en un bloque de pisos.

Pero lo que está sucediendo ahora está más allá del sentido común. Parece una horrible matrioska. Ya se conoce el «fin» de Guaidó. Estaba ampliamente frustrado por su banda (el llamado G3), que consideraba vencido su «mandato» porque no traía a casa los objetivos: un golpe de estado, o mejor dicho, «democracia». Entre esos entusiastas del esquema también hubo quienes, como el partido Causa R, acusaron al G3 de un «delito» legal, el asesinato legal del «jefe», es decir, eliminar la gallina de los huevos de oro.

READ  “Con la verdad seremos Venezuela”. Porque Kalinda está mintiendo.

Epperò, mientras el país real elegía a sus diputados al Parlamento como es habitual en el inicio del nuevo año, reconfirmó -a propuesta de Diosdado Cabello por el Bloque de la Patria- a Jorge Rodríguez como Presidente, Pedro Infante como Primer Vicepresidente, y América como Segunda Vicepresidenta, el imaginario «Parlamento» eligió un comité Un nuevo ejecutivo, integrado por tres mujeres, prometió «luchar contra la dictadura».

Lo dijeron sin miedo al ridículo, considerando que su imaginaria Asamblea Nacional viene perpetuando un simulacro de poder, ya sea virtual o unidimensional, desde 2015. Cabe señalar que en ese momento, la derecha ganó la mayoría en las elecciones legislativas. . Y decidió usar el parlamento -una de las cinco fuerzas que componen el establishment venezolano- como pestillo para desestabilizar el país. Aparte de la democracia. Es verdaderamente el «Reino de Narnia», como lo llamó Diosdado Cabello.

Para avalar al circo en esta nueva gira, aquí llega la sagrada unción en Norteamérica, que fue retomada de inmediato por los medios internacionales: «Nuestro acercamiento a Nicolás Maduro no ha cambiado. No lo consideramos el líder legítimo de Venezuela». dijo un portavoz del Departamento de Estado de EE. UU., y enfatizó que Estados Unidos «continúa reconociendo la autoridad de la Asamblea Nacional de 2015».

Desde Francia, el presidente Macron, quien le estrechó la mano a Maduro durante la COP 27, invitándolo a «reuniones bilaterales», y quien se propuso como «mediador» en las negociaciones en México entre el gobierno y la oposición, se negó a comentar sobre el tema. decisiones tomadas por las «fuerzas democráticas de Venezuela», dijo, que es libre de «organizarse como mejor le parezca», explicando a su vez cuál es su concepto de «democracia».

READ  Venezuela ha acusado sanciones de sofocar la lucha contra el cambio climático

“La oposición y el imperio pensaron que con el uso de la agresión podían tomar las riendas del país, y usaron la violencia y los bloqueos para dañar a nuestro pueblo, pero no lo lograron”, dijo Jorge Rodríguez, quien enfatizó que Venezuela no . Necesito una «confesión». Y la realidad le da la razón, empezando por los resultados económicos que obtuvo Venezuela gracias a las opciones políticas del gobierno bolivariano.

Pero el punto es precisamente este: la economía, los intereses materiales que existen en un país tan extraordinariamente rico en recursos como Venezuela. En efecto, las nuevas «directrices militares» emitidas por el «parlamento» post-Guaidó han dado seguimiento a los (hipotéticos) ofrecimientos de la «democracia»: «proteger» los bienes de Venezuela en el exterior.

Y aquí no se trata solo, para ellos, de trabajar para preservar el decomiso de bienes destinados al pueblo venezolano, como oro o bienes, a nombre de terceros. También se trata de continuar con la transferencia de fondos que se han desembolsado en los últimos años, por ejemplo, para “refugiados y migrantes venezolanos”.

Solo en la última conferencia internacional de donantes, celebrada en Canadá el año pasado, la Comisión Europea decidió destinar otros 147 millones de euros, que se sumarían al «paquete de ayuda» de 319 millones de euros, ya desembolsado por la Unión Europea a partir de 2018 El dinero que dice la Unión Europea lo asigna a las «sociedades de acogida de los países de acogida»: los que han admitido a sus autodenominados, y que han sido enviados allí a cobrar a los «recaudadores de deudas», evidentemente ya están al completo. disposición al cambio en la parte superior.

Parte de estas «donaciones» (al menos 50 millones de euros, según la última sentencia) se destinan a la «cooperación al desarrollo», es decir a un gran número de ONG que intentarán, abrumadoramente, «colonizar» a los usuarios a partir de una dirección que los guía: en el mejor de los casos colocando Las «razones» de los violadores y los violadores están en el mismo nivel.

READ  Viernes negro en Venezuela: Cuando miente la corriente actual - Mundo multipolar

Tanta “generosidad” por parte de gobiernos que dejan morir en el mar a cientos de migrantes porque consideran que la recepción es un costo insoportable, debería, de hecho, hacernos pensar cuando tal “generosidad” se desata repentinamente en una sola dirección. Sobre todo porque el tema de los inmigrantes, como vemos hasta ahora en Estados Unidos, siempre ha sido utilizado por los gobiernos como arma de lucha política.

Y de hecho, en el caso de Venezuela, hay una ventaja, así como en varios niveles, todos ligados a un aumento del umbral de experimentación que puede ser asentado para una nueva etapa y también en otros contextos. Porque incluso si no se nombra un nuevo bufón para poner en marcha la farsa del «Gobierno Provisional», este parlamento ficticio permanece, sin personalidad jurídica, para actuar como un coco: y evoca, como un esquema posible, un término medio entre los muchos «gobiernos en el exilio» creados por el imperialismo después de la caída de la Unión Soviética y el «gobierno en la sombra» en la memoria británica.

En muchos países que adoptan el llamado «Sistema Westminster», empezando por Inglaterra, como sabemos, el «gobierno en la sombra» es una institución política con derecho formal. En otros, suele ser un organismo interno del partido, una especie de club privado sin una estructura real, como también se ha intentado en Italia.

Pero si en las democracias burguesas con sistemas bipartidistas o al menos bipolares los diputados opositores se ejercitan en el parlamento para presionar a los ministros del gobierno con propuestas alternativas, en el caso del “Reino de Narnia” los “parlamentarios” se reúnen en un complejo común. Decidir cuándo y cómo robar su billetera, para entregársela al amo norteamericano. Un movimiento sospechoso, pero que no debe subestimarse.