febrero 1, 2023

Nueva Prensa de Oriente

Encuentre los últimos artículos y vea programas de televisión, reportajes y podcasts relacionados con Venezuela.

Brasil: Partidarios de Bolsonaro asaltan el parlamento en el edificio del Congreso – el mundo

voltaje ascendente Brasil dónde está ella Un partidario del expresidente Jair Bolsonaro, que no aceptan la victoria del nuevo presidente Iñácio Lula da Silva, asaltaron los edificios de las principales instituciones del Estado en una incursión similarmente recordada hace dos años en el Capitolio de Washington por fanáticos de Trump. La policía usó gases lacrimógenos para tratar de contener a miles de personas, pero logró romper el cordón de seguridad alrededor del Parlamento en Brasilia al final de una manifestación en apoyo del expresidente. Muchos lograron subir la pendiente del edificio para ocupar el techo y desde allí se metieron dentro.

Los bolsonarios también atacaron el edificio del Planalto, sede del poder ejecutivo, y, según informó «CNN Brasil», también atacaron el edificio del Tribunal Supremo Electoral (TSE). La sede de la Corte Suprema también fue atacada. El actual presidente, Luiz Inácio Lula da Silva, no se encuentra en Brasilia en este momento pero se encuentra en el estado de São Paulo visitando algunas de las zonas inundadas. Lula sostuvo una reunión de emergencia con los ministros ejecutivos después del ataque. Medios locales informaron que a la reunión asistieron los ministros de Defensa, Justicia y Relaciones Institucionales.

Los manifestantes, que vestían uniformes amarillos y verdes y, según informa O Globo, cometieron actos de vandalismo. Los videos publicados por personas dentro de la corte, escribió el periódico brasileño, muestran a personas rompiendo asientos en la sesión plenaria.

READ  Austria, líder de No Vax muere de Covid: se trató a sí mismo con dióxido de cloro. No podía respirar, pero se negó a ir al hospital.

En el Palazzo Planalto, en la plaza donde se encuentra la residencia presidencial, el Parlamento brasileño y la Corte Suprema, «se rompieron ventanas». En total, habrá miles de bolsonarios dentro de los edificios del poder político y administrativo brasileño con fuerzas policiales, antidisturbios, listos para asaltar el Parlamento ocupado. Los funcionarios del gobierno esperaron a que fueran evacuados por aire. Exactamente dos años después del ataque al Capitolio, se repitió lo mismo, con modalidades y alianzas prácticamente idénticas: los luchadores de derecha de Bolsonaro, al igual que los leales a Trump, decidieron no respetar la respuesta de las encuestas de opinión que daban la victoria a la ‘izquierda’. ‘. Y se pasa a la ofensiva armada en un momento en que Bolsonaro corre el riesgo de ser arrestado por gestionar la emergencia del Covid.

Contra el expresidente, en su momento objeto de una comisión parlamentaria de investigación (CPI) sobre la pandemia, senadores primero en la oposición y ahora en el gobierno pretenden volver a presentar denuncias: de hecho, el líder de la derecha ya no disfruta el fuero privilegiado, que es el derecho de los más altos cargos del Estado a no ser perseguidos penalmente por las cortes generales. Pero Bolsonaro, que no felicitó a Lula por su elección, salió de Brasil el 30 de diciembre, dos días antes del final de su mandato, y abordó el avión presidencial de la Fuerza Aérea rumbo a Florida, en Estados Unidos. «Este vano intento de imponer la voluntad por la fuerza no prevalecerá. El gobierno del Distrito Federal dice que habrá refuerzos. Las fuerzas a nuestra disposición están trabajando. Estoy en la sede del Ministerio de Justicia», tuiteó el ministro de Justicia de Brasil. Flavio Dino.El Senado, Rodrigo Pacheco, condenó los «actos terroristas» vistos en Brasilia y aseguró que los golpistas deben «someterse inmediatamente a todo el rigor de la ley». Pacheco también dijo que escuchó al gobernador de Brasilia, Ibañes Rocha, por teléfono. “Hablé hace un rato, por teléfono, con el Gobernador del Distrito Federal, Ibáñez Rocha”, quien le informó que estaba “enfocando los esfuerzos de todo el cuerpo policial para controlar la situación”. Están involucrados el Distrito Federal -confirmó Rocha- junto con una unidad de la Policía a disposición del Parlamento.

La policía militar dispara pistolas paralizantes y balas de goma desde helicópteros para dispersar a los manifestantes pro-Bolsonaro que invadieron edificios institucionales en Brasilia, Según informan medios locales. Todas las ventanas del primer piso del Senado fueron rotas y algunos manifestantes ya habían ingresado al segundo piso. Aunque la policía legislativa y el escuadrón antibombas habían recuperado la rampa de acceso al congreso, la parte superior del edificio aún estaba ocupada.