En Gaza, el hambre se convierte en un arma – Mehul Srivastava

Todavía era de noche cuando unas tres docenas de camiones cargados con suministros de alimentos llegaron a un puesto de control israelí en Rasheed Road en la ciudad de Gaza, un tramo de la carretera costera que hace cuatro meses estaba lleno de hoteles, salones de recepciones y puestos de helados. Alrededor de las 4 de la madrugada del 29 de febrero, como muestran vídeos compartidos por algunos palestinos, la calle se convirtió en un escenario miserable, con gente hambrienta trepando por los escombros de los edificios destruidos por el ejército israelí, encendiendo hogueras para mantenerse calientes y buscando algo para comer. – Comedor para familias. Se difundió la noticia de la llegada de un convoy de ayuda. Amin Abu Al-Hassan, de 40 años, caminó durante dos horas para encontrar algo con qué alimentar a su esposa y sus tres hijos. El precio de un saco de harina en el mercado negro es ahora de 500 dólares.

Las Naciones Unidas han advertido que unas trescientas mil personas padecen hambre y viven desde hace semanas al borde de la hambruna en el norte de la Franja de Gaza. Las madres utilizan forraje de burro para hacer pan, mientras los niños mastican hojas rotas, dicen funcionarios de la ONU que llevaron a cabo una rara misión de reconocimiento en el área devastada por la campaña militar.

El orden público está colapsando. La policía palestina desapareció después de que sus oficiales murieran en ataques aéreos israelíes. Grupos de jóvenes deambulan por las calles y se abalanzan sobre los niños cargados de cosas para comer. Algunos de ellos sufren hambre extrema, otros son robados para venderlos en el mercado negro.

Temprano en la mañana del 29 de febrero, cuando los camiones pasaban el puesto de control israelí, se formó una multitud de personas. Desde el cielo, un dron israelí lo vigilaba todo. En imágenes editadas y publicadas por el ejército israelí, se puede ver a cientos de personas rodeando los camiones. Luego escucha el sonido de armas automáticas. En un vídeo filmado por un periodista de Al Jazeera, balas trazadoras iluminan el cielo oscuro y se escuchan decenas de disparos. El dron graba a personas esquivando y corriendo. Una fotografía muestra al menos diez cadáveres en el suelo, a pocos metros de un tanque israelí.

READ  Advertencia de sequía en Kenia: La impactante foto de seis jirafas muertas, un símbolo de África sedienta

Hassan dijo que se escapó al comienzo del tiroteo, sin entender por qué. Recuerda las «escenas horribles». Cuando salió el sol, decenas de personas yacían en el suelo sin vida. Los funcionarios de salud en Gaza anunciaron que el número de muertos llegó a al menos 118 personas. Muchas víctimas fueron transportadas a hospitales que apenas funcionaban en carros tirados por burros que la gente quería utilizar para transportar suministros. Según los médicos, muchos de ellos presentaban heridas de bala.








El ejército israelí admitió que las fuerzas que acompañaban al convoy de ayuda dispararon “disparos de advertencia” contra miles de personas que se acercaban, pero negó cualquier responsabilidad por las muertes. «Algunos de la multitud empujaron violentamente a otros, incluso pisoteando a otros hasta la muerte, para saquear suministros humanitarios», dijo el portavoz del ejército israelí, Daniel Hagari.

Los funcionarios palestinos y testigos presenciales hablaron en lugar de una masacre de gente hambrienta, culpando a las fuerzas israelíes que dispararon contra la multitud. El incidente se ha convertido ahora en el foco de atención internacional, y Francia y Alemania han pedido una investigación. El presidente estadounidense, Joe Biden, y Hamás -grupo armado con el que Israel está en guerra- advirtieron que estas muertes podrían poner en peligro las conversaciones encaminadas a liberar a rehenes israelíes a cambio de prisioneros palestinos, a la luz del alto el fuego del Ramadán. Estados Unidos también comenzó a enviar ayuda desde el cielo y a explorar la posibilidad de abrir “corredores marítimos” para brindar asistencia.

En una entrevista con el Financial Times, algunos funcionarios occidentales encargados de mejorar el suministro de alimentos y medicinas en Gaza dijeron que la desesperación de la gente había sido evidente durante semanas, si no meses. Desde que estalló el conflicto entre Israel y Hamás el 7 de octubre, la Franja ha recibido tan poca ayuda que, según las Naciones Unidas, una gran parte de su población de 2,3 millones se enfrenta a una grave inseguridad alimentaria. La organización no gubernamental Save the Children afirma que Gaza está «asistiendo a una matanza masiva de niños en cámara lenta, porque ya no queda nada para comer».

READ  La decisión que trastocó la guerra contra el Covid - Libero Quotidiano

La crisis humanitaria se ve exacerbada por factores directamente bajo el control del ejército israelí, explica Jamie McGoldrick, Coordinador Humanitario de la ONU. Según McGoldrick, el problema más urgente es llegar a un acuerdo con las fuerzas israelíes para distribuir ayuda en la Franja: «Debemos hablar con el corazón de los soldados y entender si podemos iniciar un diálogo».





Multitud alrededor del camión de ayuda, en un vídeo filmado por el ejército israelí. Gaza, 29 de febrero de 2024
(Anatolia/Getty)


Además, dicen dos funcionarios occidentales que visitaron recientemente Gaza, Israel no permite que la policía palestina –que es conceptualmente diferente de Hamas– regrese a trabajar y garantice la seguridad durante las entregas de ayuda.

El 6 de febrero, un avión israelí atacó un coche de policía palestino que escoltaba un convoy de ayuda. Una publicación publicada después de la redada mostraba el automóvil destruido con la leyenda: “Nuestro mensaje es: los servicios de seguridad israelíes no permitirán que el aparato de Hamás continúe operando”.

Aún no se ha llegado a un acuerdo según el cual Israel podría permitir que la policía regrese a trabajar sin uniformes ni armas. En este caso, la falta de orden público convirtió la desesperación en anarquía, advirtieron los funcionarios entrevistados.

El ejército israelí dijo que el convoy del 29 de febrero era el cuarto convoy privado al que se le permitía ingresar al norte de Gaza esa semana. Los funcionarios de la ONU señalan que a sus camiones de ayuda se les ha negado la entrada durante semanas y que en al menos tres casos en los últimos meses, las fuerzas israelíes han disparado contra convoyes. Hasta ahora, Israel se ha negado a abrir cualquier cruce fronterizo que no sea Kerem Shalom y Rafah. Además, impone largas inspecciones a cada carga. El ejército también redujo el número de carreteras transitables en la Franja. Según funcionarios de la ONU, la única manera de llevar ayuda al norte es a través de la carretera Al-Rashid, donde los camiones ya habían sido saqueados antes del 29 de febrero.

READ  "Polonia desaparecerá con el choque entre la OTAN y Rusia"

Esto hizo que las personas vulnerables tuvieran más hambre, especialmente los ancianos, los heridos y las familias sin hombres capaces de llevar bolsas de 50 libras a casa, dijo McGoldrick. Según la Oficina de Coordinación de Acciones Gubernamentales, el organismo militar israelí responsable de los asuntos civiles en Gaza, las Naciones Unidas y otras organizaciones deberían haber aumentado sus capacidades logísticas para satisfacer las necesidades derivadas de la guerra. Hajari, el portavoz del ejército, dijo que Israel no pone límites a la cantidad de ayuda que puede entrar a Gaza. Sin embargo, muchas personas familiarizadas con las dificultades de las operaciones humanitarias en Gaza creen que Israel debería proporcionar “una mejor gestión de los convoyes de ayuda, más seguridad y, en general, ser más flexible”. Según Philippe Lazzarini, director de la Agencia de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina (UNRWA), la ayuda no llega a quienes más la necesitan. «Si miramos el número promedio de camiones que llegan, vemos que el número disminuyó a la mitad en febrero», dijo. Y añadió: «Si los suministros a Gaza disminuyen, el dolor, la desesperación y el caos empeorarán».

Hassan pasó horas buscando a las personas con las que fue a Al-Rashid. Finalmente los encontró en el hospital. En una noche de caos y muerte, sólo pudieron obtener un saco de harina de veinticinco kilogramos. ◆ característica

Internazionale publica una página de mensajes cada semana. Nos gustaría saber tu opinión sobre este artículo. Escríbanos a: [email protected]

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to Top