octubre 8, 2022

Nueva Prensa de Oriente

Encuentre los últimos artículos y vea programas de televisión, reportajes y podcasts relacionados con Venezuela.

El negocio puede extenderse a los propietarios de viviendas.

La caducidad del Bono Rehabilitación de Vivienda, prevista en el Súper Bono 110%, podrá extenderse a los propietarios de viviendas, sin perjuicio del derecho a beneficiarse del Bono.

Esta será una nueva prórroga, adicional a la prórroga previamente acordada hasta el 30 de junio de 2022, para permitir el cumplimiento de los requisitos de la primera fecha de vencimiento, fijada por el Ministerio de Transformación Ambiental (Mite).

Actualmente, hay muchos obstáculos que enfrentar para llegar a la primera fecha de vencimiento, y lo que complica todo son las alzas de precios que se han producido en los últimos días y las peculiaridades financieras que deben respetarse.

En todo esto, los contribuyentes tendrán que pagar por la eficiencia energética.

Los riesgos económicos son mayores para las empresas constructoras, que correrían el riesgo de quiebra por ser inasequibles, en ausencia de préstamos garantizados.

El aumento de los precios de las materias primas, los controles de la Agencia Tributaria a los bonos y el repunte de la inflación hacen cada vez más difícil cumplir con los requisitos para la primera fecha de vencimiento del Superbono 110%. Después de obtener la prórroga con la Ley de Presupuesto de 2022, los propietarios reciben una prórroga de gastos Superbonus del 110 % hasta el 31 de diciembre de este año solo si pueden demostrar que han realizado el 30 % del trabajo total antes del 30 de junio. La relación que es difícil de alcanzar, aunque sea baja, porque los gastos deben estar dentro de la lista de precios soñada, así como también determinar el logro de la relación antes mencionada.

READ  Muestras de ventas con super promociones

De hecho, es posible llegar a un porcentaje inferior al 30% si existen gastos en el total del depósito que no se pueden deducir. Un riesgo que podría convertirse en realidad. Además, debido a los gastos y la apertura continua de los sitios de construcción, puede haber problemas logísticos en las obras, lo que puede dificultar el inicio rápido de los sitios de construcción.

Precisamente este es el principal problema de las villas, complejos de apartamentos que no contienen más de 4 unidades de vivienda, incluidas las viviendas unifamiliares. No hay solución a este problema. Se intentó reducir los períodos de burocracia, elevar la lista de precios y agilizar la construcción, pero no se obtuvieron resultados.

El decreto de reinicio, que contiene las reglas para el bono de reestructuración, garantiza un fácil acceso al bono incluso para los constructores: como especifica Melina Gabanelli en el informe del Corriere della Sera, para aprovechar el bono de reestructuración, fue suficiente registrar el Ateco Código, sin mostrar documentos u otros certificados. Lo mismo para aquellos que solicitan Superbonus 110%, especialmente para asignar crédito, que se puede usar para asignar crédito varias veces.

Esto dio ventajas a quienes no realizaron ningún pago por reformas que se acogieron al Superbonus 110%, facilitando el aumento de los fraudes fiscales a la Agencia Tributaria y al Estado en más de 4.500 millones de euros.

Ahora, por tanto, el peso de los controles financieros por parte de las autoridades fiscales y la limitada posibilidad de otorgar crédito a un máximo de dos intermediarios, ambos recaen sobre los hombros de los hogares. Por tanto, es necesario intervenir en los plazos de las intervenciones en viviendas unifamiliares: la prórroga actualmente vigente, hasta el 31 de diciembre de 2022, debe dejarse sin efecto para dar más tiempo a la realización de las obras aceptadas en el Superbonus.

READ  El nuevo estudiante Rivian colapsa en Nasdaq y regresa a menos de 100 mil millones de capital

Esta prórroga incluye no solo villas, sino más edificaciones como condominios y el ex Iacp, siendo su fecha límite cambiada del 30 de junio de 2023 al 31 de diciembre de 2023. Modificación de la legislación sobre villas solicitada por la mayoría del Parlamento, tras la entrada en vigencia del Decreto Sostegni Ter, que introdujo nuevas restricciones a las prórrogas y cesiones de crédito.

Otra prórroga a considerar es la del vencimiento de Sal: podemos suponer que la Vista de estado de progreso comercial se pospondrá hasta septiembre de este año, para tener la oportunidad de aprovechar el Superbonus hasta finales de febrero de 2023.

La lista de obras aceptadas para Superbonus 110% no está sujeta a cambios para 2022. Se puede solicitar para obras de eficiencia energética y para todas las intervenciones en las que sea posible reemplazar e instalar dispositivos que permitan el salto a dos clases energéticas.

Las modificaciones se centran en la legislación sobre el ámbito tributario, sobre la deducción y sobre la opción de cesión de crédito, que vuelve a estar activa tras el cese de solicitudes que serán remitidas a la Agencia Tributaria hasta el pasado 17 de febrero. Por tanto, se podrá otorgar crédito un máximo de dos veces a intermediarios autorizados, es decir, bancos, agencias y sociedades financieras inscritas en registros profesionales.

A cada saldo se le asigna un código de identificación que debe indicarse en el momento de remitir las comunicaciones a la Agencia Tributaria. El código permitirá rastrear el crédito y rastrearlo hasta el primer remitente.

Las nuevas disposiciones se aplicarán a las solicitudes que se enviarán a la Agencia Tributaria a partir del 1 de mayo.

READ  Las células solares HJT, LONGi rompen su propio récord en 3 días

Finalmente, en cuanto a las sanciones, se prevén multas de 50 mil a 100 mil euros, suspensión de crédito y suspensiones de 2 a 5 años en caso de declaración falsa y reembolso de los gastos modificados en las cantidades.