Diagnosticado por teléfono, el paciente tratado muere de gastroenteritis. El Tribunal de Casación condena al guardia médico: “Debería haberlo visitado en su domicilio”.

El derecho a la salud requiere la obligación del médico que ejerce funciones públicas de protegerla. Por este motivo, las visitas domiciliarias se han vuelto obligatorias. Al menos para los pacientes.

oferta especial

Mejor oferta

anual

79,99€

19euros
Por 1 año

Elige ahora

mensual

6,99€

1 euro al mes
Durante 6 meses

Elige ahora

oferta especial

oferta especial

mensual

6,99€

1 euro al mes
Durante 6 meses

Elige ahora

-o-

Regístrese para obtener una suscripción pagando con Google

oferta especial

Lea el artículo completo y el sitio web ilmessaggero.it

Un año por 9,99€ 89,99€

o
1 euro al mes durante 6 meses

Renovación Automática. Desactiva cuando quieras.


  • Acceso ilimitado a artículos en el sitio web y la aplicación.
  • Boletín de buenos días a las 7.30h.
  • Boletín Ore18 para las actualizaciones de hoy
  • Los podcasts son nuestra firma
  • Información y actualizaciones en vivo

El derecho a la salud requiere la obligación del médico que ejerce funciones públicas de protegerla. Por este motivo, las visitas domiciliarias se han vuelto obligatorias. Al menos para los pacientes que informan experimentar síntomas graves. Esto ha sido establecido Corte de CasaciónCon una decisión que podría cambiar los hábitos de los médicos generales y guardias médicos que se han vuelto menos disponibles para las visitas domiciliarias.

El médico es «castigado» por la autoridad sanitaria local porque le recetó demasiados medicamentos

Diagnóstico telefónico: el paciente muere

Los jueces confirmaron la pena de cuatro meses de prisión e inhabilitación para ejercer la profesión por el mismo período para el médico de guardia que se limitó a brindar asesoramiento por teléfono, tras una llamada de urgencia, en lugar de comprobar el estado del paciente que sufría. . De una fuerte sensación de ardor en el esternón acompañada de dolor irradiado en brazos y dedos. El diagnóstico fue gastroenteritis y, en cambio, un infarto provocó la muerte del hombre. El médico de Bolonia acabó siendo juzgado por homicidio, del que fue absuelto y declarado culpable de negarse a ejercer sus funciones oficiales, sentencia que el Tribunal Supremo confirmó.

READ  Estimadas facturas, gimnasios en Treviso ducha cercana: 'Nos costó mucho'

la decisión
Los jueces se refirieron a una norma de 1991 según la cual el médico de guardia debe permanecer disponible «para llevar a cabo las intervenciones domiciliarias regionales que se le requieran» y durante el turno «debe realizar todas las intervenciones lo más rápido posible». Los usuarios lo solicitan directamente. Precisan en la sentencia: “Constituye, por tanto, un criterio interpretativo unificado de este tribunal, según el cual la conducta del médico de guardia en caso de urgencia médica, que a pesar de su solicitud decide no realizar la operación, constituye el delito de negativa del funcionario a realizar una visita urgente al domicilio para comprobar el estado real de salud del paciente, a pesar de la aparición de síntomas graves en él, como falta peligrosa ajena al estado de salud del paciente, en términos específicos, menos grave de lo que se podría haber previsto. En esencia – explican los jueces – el delito se comete cuando el médico de turno, funcionario público, ante el agravamiento de los síntomas y una solicitud de ayuda, que presenta rasgos inequívocos de peligro y ansiedad, niega el acto que no puede ser castigado. . Diferidas, como la realización de un examen clínico cuidadoso destinado a determinar el estado real del paciente”.

la historia
El caso examinado por el Tribunal también fue objeto, en primera instancia, de un peritaje colectivo que determinó que “la negativa obstinada a realizar una visita domiciliaria debía calificarse como negativa a realizar un trámite oficial”. La recurrida, en su recurso de apelación, afirmó que no hubo dolo, pero los jueces de la Corte Suprema enfatizaron que: “Los argumentos presentados por el tribunal de instancia se basan propiamente en la negativa injustificada y deliberada por parte del recurrente a llevar a cabo realizar la intervención “de urgencia a domicilio”, en ausencia de Otras necesidades de servicios (como, por ejemplo, solicitudes simultáneas de intervención urgente), teniendo en cuenta la gravedad y claridad de los síntomas que aparecen, para comprobar personalmente, incluso en caso de duda. , las condiciones reales del paciente y la situación potencialmente peligrosa en el lugar en el que se encontraba o no, con base en el examen clínico directo”. Concluyeron que: “El delito impugnado se encuadra dentro de los delitos cometidos contra la administración pública, como permite la negativa deliberada del médico a tomar medidas, sin demora, para proteger el derecho a la salud, que constituye, de conformidad con el artículo 32 de la Constitución, un derecho “básicamente”. El derecho del individuo y el interés de la sociedad, y por por esta razón, responsabiliza al prestador de servicios de salud de las funciones públicas.

READ  Ucrania: Ministerio de Regiones, Hisopados y Vacunas para Refugiados - Salud

© Todos los derechos reservados

Lea el artículo completo en
Profeta

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to Top