noviembre 26, 2022

Nueva Prensa de Oriente

Encuentre los últimos artículos y vea programas de televisión, reportajes y podcasts relacionados con Venezuela.

Diabetes y riesgo de infarto. Studio Gemelli predice quién arriesga más

La presencia o ausencia de complicaciones microvasculares puede dirigir a los cuidadores a un tratamiento profiláctico personalizado basado en una identificación clínica más precisa de un paciente con diabetes tipo 2. Los hallazgos de la investigación se publicaron en Diabetes enfermedad cardiovascular.

31 de octubre La diabetes es un factor de riesgo importante para las enfermedades cardiovasculares, como ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares y enfermedades arteriales periféricas. Pero el curso de la enfermedad que conduce a un infarto, un verdadero terremoto en la vida humana, no es el mismo para todas las personas con diabetes tipo 2. Identificar dos grupos diferentes de diabéticos tipo 2, que a lo largo de dos años desarrollan diferentes tipos de cardiopatía isquémica para ellos.Rocco Antonio MontoneDirector Médico de la Unidad Operativa de Cuidados Intensivos Cardiacos Complejos del Policlínico Universitario Agostino Gemelli Irccs y MD en Cardiología de la Universidad Católica, y Darío BetokoD., Director de la Unidad de Diabetología de la Fundación Complejo Clínico Universitario Agostino Gemelli Irccs y Profesor de Endocrinología de la Universidad Católica.

Lo que marca la diferencia es la presencia o ausencia de complicaciones microvascularesLos. Un parámetro que puede permitir estratificar a los pacientes diabéticos ante la aparición de un infarto y así orientar al médico hacia el mejor tratamiento preventivo de forma personalizada. Esta es la primera vez que se distinguen estos dos grandes grupos de personas con diabetes tipo 2, que desarrollan dos tipos diferentes de aterosclerosis: una más difusa y estable, la otra más «grave». La investigación acaba de ser publicada en el Journal of Cardiovascular Diseases.

“El análisis de los hallazgos de la angiografía coronaria, integrado con el estudio OCT (tomografía de coherencia óptica) – explicamos en una nota del Dr. Rocco Antonio Montone, cardiólogo – ha destacado dos tipos diferentes de pacientes en la población diabética: aquellos con un tipo significativo de Pacientes con diabetes Placa aterosclerótica, rica en grasa y por lo tanto lista para romperse (del tipo que se encuentra en la base del infarto más grave, probablemente alrededor de los 50-60 años) y aquellos con calcificaciones extensas y muchas placas pequeñas ‘cicatrizadas’ esparcidas por todo el sistema coronario. árbol, que da síntomas crónicos de angina de pecho en lugar de un ataque cardíaco agudo».

READ  Costos de salud mental: necesito ayuda, mi vida está en juego

«Los pacientes del primer grupo – agrega Dario Pettoko, diabetólogo – son generalmente más jóvenes, obesos, dislipidémicos, diabéticos caracterizados principalmente por resistencia a la insulina, no por deficiencia. En el otro grupo, los pacientes son generalmente mayores. Somos delgados y tenemos un páncreas empobrecido y por lo tanto, necesitan someterse a terapia con insulina. Al analizar la presencia o ausencia de complicaciones microvasculares, destacamos una asociación entre las complicaciones microvasculares de la diabetes, el tipo de aterosclerosis y los eventos cardiovasculares en el seguimiento».

Los autores del estudio inscribieron a 320 pacientes con diabetes (mediana de edad 70 años) con cardiopatía isquémica, en el primer evento de arteria coronaria y se sometió a una angiografía coronaria para este propósito; La OCT también se ha utilizado en un subconjunto de pacientes, un tipo de microscopio que le permite ver los detalles de la pared de la arteria coronaria «desde adentro». Los pacientes se dividieron en diferentes grupos según la presencia o ausencia de complicaciones microvasculares (retinopatía diabética, nefropatía y polineuropatía). Todos también fueron seguidos a lo largo del tiempo para registrar la aparición de más eventos cardiovasculares mayores (MACE). El estudio mostró que los pacientes con complicaciones microvasculares de la diabetes tienden a tener cardiopatía isquémica caracterizada por múltiples calcificaciones y las llamadas placas «cicatrizadas» (un tipo de «cicatriz» que indica que un ataque al corazón era inminente pero nunca ocurrió). Por el contrario, los individuos sin complicaciones microvasculares tienden a tener cardiopatía isquémica caracterizada por la presencia de grandes placas ateroscleróticas grasas. En el período de seguimiento, el grupo de pacientes con micromalformaciones presentó un mayor número de MACE, conformando así una población con cardiopatía isquémica más propensa a ser hospitalizada por reingreso.

«Dentro del grupo de personas con diabetes tipo 2 -comenta el profesor Pitoko- hay dos grandes grupos de pacientes: los que tienen resistencia a la insulina y los que tienen deficiencia de insulina. También desde el punto de vista de las complicaciones vasculares, distinguimos a los pacientes que sufren principalmente de Complicaciones microvasculares, es decir, de pequeños vasos arteriales (retinopatía que puede conducir a daño severo de la visión, nefropatía que puede conducir a insuficiencia renal, neuropatía diabética que puede favorecer lesiones en los pies y neuropatía autonómica) y otras que no padecen este tipo de complicaciones. Ambos grupos pueden presentan complicaciones coronarias, pero con mecanismos diferentes, comenzando por la formación de placas esclerosantes arteriales.Los que presentan complicaciones de microangiopatía tienen una composición de placas diferente en comparación con los diabéticos sin complicaciones de microangiopatía. i La presencia de calcificaciones con microangiopatía e insulina, es decir, por la capacidad de la insulina fibrosa (las células del músculo liso de los vasos se transforman en células similares a las óseas, capaces de depositar calcio en las paredes de los vasos). Estos mismos pacientes desde el punto de vista del fenotipo metabólico tienen deficiencia de insulina y por lo tanto requieren terapia insulinodependiente”.

READ  Vacuna para niños, bombardeo mediático: el estado envía pediatras por televisión

“En este estudio -continúa Munton- destacamos dos categorías de pacientes: aquellos sin insulina con diabetes tipo 2 de larga data, aquellos en terapia con insulina, aquellos con problemas microvasculares y aquellos con aterosclerosis más prevalente en la angiografía coronaria y pacientes ‘metabólicos’ con enfermedad central obesidad, resistencia a la insulina, que están en tratamiento con metformina y que tienen ataques cardíacos importantes porque tienen placas ricas en lípidos e inestables Síntomas En resumen, todos los pacientes con diabetes en su primera afección coronaria ‘estable’ o ‘aguda’ Insulina- Los pacientes libres con arteriopatía coronaria más extendida pero más estable (más fibrosis, más calcificaciones) en la primera coronariografía pasan a tener cardiopatía isquémica ‘estable’ durante el seguimiento. El otro grupo, representado por pacientes diabéticos con enfermedad central (‘abdominal’ ) obesidad, resistencia a la insulina, tratado con metformina, tiene un perfil lipídico alterado y tiene eventos más severos.”

placa aterosclerótica En esta investigación, se estudió mediante OCT, que detectó placas fibrosas estabilizadoras de la calcificación más grandes en las placas sin insulina y más sebáceas con ‘calcificaciones intermitentes’ (pequeños puntos de calcio que conducen a la ruptura de la placa, inestabilidad) en la resistencia a la insulina.

«En ausencia de insulina -explica Munton- también encontramos muchas placas ‘cicatrizadas’, una especie de ruptura ‘abortiva’, que no se demostró clínicamente. En definitiva, el paciente sin insulina tiene mayores mecanismos de estabilización de la placa a través del calcio, fibrosis y placas curadas, en comparación con el paciente resistente a la insulina.

Así, la TC y la caracterización clínica del paciente (sin insulina ni resistencia, con o sin complicaciones microvasculares) podrían convertirse en herramientas para graduar el riesgo de eventos coronarios en el futuro. Los resultados de este estudio también indican una actitud de tratamiento divergente hacia estos dos tipos de pacientes con diabetes tipo 2. “En el tipo de microangiopatía -explica Pitoko- el tratamiento de la hipoglucemia debería ser más intensivo, en el fenotipo resistente a la insulina, más atención debe prestarse al tratamiento de todos los factores de riesgo asociados (dislipidemia, obesidad e hipertensión)».

READ  Human Technopole, la medicina del futuro pasa de los orgánulos: 'Así estudiamos las enfermedades cerebrales'

«Medicina personal – Concluye filipo creaDirector del Departamento de Ciencias Cardiovasculares y Respiratorias de la Fundación Clínica Universitaria Agostinho Gemelli IRCCS y Profesor de Cardiología de la Universidad Católica – es el objetivo final de la medicina moderna. Esta es de hecho la realidad clínica de las enfermedades caracterizadas por un solo cambio genético. Para enfermedades complejas, como la cardiopatía isquémica y la diabetes, resultantes de la interacción de cambios poligénicos y factores de riesgo ambientales, el primer enfoque mediador es la medicina personalizada. Esto significa que los pacientes con las mismas manifestaciones clínicas, por ejemplo, diabetes o cardiopatía isquémica, se dividen en grupos homogéneos con un mecanismo de enfermedad similar. El estudio publicado por Montone y Pitocco muestra claramente que entre los pacientes con diabetes y cardiopatía isquémica, es posible identificar dos subgrupos con diferentes mecanismos de enfermedad que requieren diferentes tratamientos: esta es la medicina de clase.

31 de octubre de 2022
© Todos los derechos reservados


Otros artículos en Ciencia y Drogas

Foto 1

foto_2

foto_3

foto_4

foto_5

foto_6