Cuando no había café en Alemania Oriental

Supermercado de Berlín Oriental en 1974 (Bundesarchiv, Bild, vía Wikimedia Commons)

En la década de 1970 se volvió demasiado caro y el gobierno decidió no comprarlo más, con consecuencias que todavía se sienten hoy.

En 1977, Alemania Oriental se quedó sin café, uno de los productos básicos que la población alemana consideraba más importantes en ese momento. Después de una mala cosecha en Brasil, que ya estaba entre los productores de café más grandes del mundo en ese momento, el precio subió mucho en casi todas partes: en las economías de mercado, el precio podía subir libremente y los consumidores podían elegir si pagarlo. O no; En países planificados como Alemania Oriental, que en ese momento estaba bajo la influencia de la Unión Soviética, esto no era posible, porque todas las compras estaban centralizadas y dirigidas por el estado, que tenía que decidir si aceptaba precios tan altos.

La vulgar dinámica del mercado puso de relieve importantes diferencias en la vida entre Alemania del Este -como comúnmente se llama a la República Democrática Alemana (RDA en alemán), el estado socialista que existió de 1949 a 1990 en territorio alemán asignado a la entonces Unión Soviética- y Alemania Occidental, Es decir, la República Federal de Alemania, que preservó su soberanía y adoptó el modelo de economía de mercado occidental. En Occidente nunca hubo escasez de café, mientras que en Oriente el Estado decidió no comprar café caro y sustituirlo por mezclas de baja calidad, lo que provocó resentimiento y tensión entre los ciudadanos, que se vieron privados de un producto esencial. mercancía para el pozo. – ser todos los días.

READ  Ucrania y Rusia, noticias de hoy | Zelinsky: el puente de Crimea se usa para la guerra y debe ser neutralizado

Alemania Oriental, como la mayoría de los países europeos, no producía café en sí, sino que lo importaba: después de la Segunda Guerra Mundial se volvió muy difícil de encontrar y su principal proveedor fue la Unión Soviética, que continuó enviándolo hasta 1954, cuando decidió que el país debería independizarse para este tipo de compras. El gobierno se dispuso entonces a reservar parte de sus divisas para la compra de bienes importados esenciales, como café, azúcar y tabaco, que siempre habían sido un lujo para los ciudadanos alemanes porque no había suficientes y solo se encontraban a precios altos

No obstante, el café siguió siendo un producto muy utilizado por los alemanes orientales: el consumo per cápita era de 3,6 kilogramos al año y los ciudadanos gastaban más en él que en ropa o muebles. Muchas necesidades fueron cubiertas por paquetes de regalo enviados por amigos o familiares desde Occidente.

En la década de 1970 la situación empeoró: a la crisis del petróleo de esos años, que hizo que los precios del petróleo y la energía fueran demasiado altos para el estado, se unieron los aumentos en los precios del café, recogidos después de 1976 en Brasil. En 1977, el gasto en importaciones de café se quintuplicó y el gobierno tuvo que decidir recortar los volúmenes si quería seguir teniendo los recursos para importar el otro producto de mayor precio, el petróleo.

Por lo tanto, el gobierno de Erich Honecker tuvo que pensar en soluciones creativas para no privar de café a la población de Alemania Oriental, aunque solo fuera para no despertar la percepción, que de todos modos estaba muy extendida, de que la economía planificada no era capaz de satisfacer las necesidades de los ciudadanos y procurar su bienestar.

READ  Referéndum sobre Putin, casi el 90%. Protestas y paradas en las urnas Zar: Seremos más fuertes y nadie nos intimidará - Noticias

Primero, el gobierno ha buscado acuerdos con otros países productores de café, como Angola y Etiopía. Se estableció una junta militar en Etiopía durante varios años, que acordó suministrar café a Alemania Oriental a cambio de armas y material de guerra. Sin embargo, después de un tiempo, los interlocutores etíopes demostraron ser poco confiables y el acuerdo quedó en nada.

Por lo que pronto fue necesario cambiar la producción: se interrumpió la producción de la calidad «Costa» más extendida y subieron los precios de las calidades más valiosas. Luego se introdujo el «Kaffee Mix» de calidad a un precio asequible, una mezcla compuesta por la mitad de café de mala calidad y la otra mitad de centeno, achicoria, remolacha azucarera y guisantes. Si bien era la única cualidad que el ciudadano promedio podía tolerar, no funcionó: el sabor era horrible y todos los extras, además del café, obstruían las máquinas. La mezcla pronto se denominó «Erichs Krönung», una referencia al nombre del presidente de la República Democrática Alemana Erich Honecker y la famosa marca de café de Alemania Occidental Jacobs Krönung.

Paquete de Kaffee Mix (Ilustrado jc a través de Wikimedia Commons)

Los ciudadanos rechazaron Kaffee Mix y sufrieron escasez de café como otra privación de la economía planificada. En Alemania Occidental, donde en cambio existía una economía de mercado, no había escasez de café y, como resultado del aumento de los precios, los consumidores simplemente optaron por consumir variedades más baratas. Hubo muchas protestas en Oriente y en solidaridad en esos años aumentaron los envíos de café a medida que aumentaron los obsequios de los ciudadanos de Occidente.

READ  ¿Rusia despliega tropas en la frontera? Ucrania se defiende con memes

El problema permaneció en el este de Alemania durante años, aunque el precio del café en los mercados internacionales ha vuelto desde entonces a sus niveles anteriores. A principios de los años 80, el gobierno decidió intentar solucionarlo estructuralmente, intentando abrir un mercado con un socio comercial ahora unificado: Vietnam, con el que la RDA tenía buenas relaciones.

Los dos países firmaron dos acuerdos, en los que Alemania Oriental se comprometió a proporcionar a Vietnam el conocimiento y el capital para cultivar y producir café. A cambio, Vietnam se comprometió a suministrar la mitad de su producción. El plan tenía dimensiones importantes: la RDA suministró camiones, maquinaria y equipo a Vietnam, lo ayudó a multiplicar por diez su área de plantación, educó a la población sobre el cultivo y las técnicas de producción de café, y construyó viviendas e infraestructura para todos los que se mudaron allí. al éxito del proyecto.

La primera cosecha fue en 1990, cuando ya había caído el Muro de Berlín y Alemania se había reincorporado a la Unión. Si bien ya no era urgente garantizar el suministro de café a Alemania, ya que la economía planificada ya había desaparecido del territorio alemán, el proyecto tuvo un impacto significativo en Vietnam: desde entonces, el país se ha consolidado como el principal productor mundial de café, en segundo lugar. sólo a Brasil Muchos productores africanos se quedaron sin negocio. En términos de café, Alemania sigue siendo su mayor importador.

continuar publicando

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to Top