mayo 21, 2022

Nueva Prensa de Oriente

Encuentre los últimos artículos y vea programas de televisión, reportajes y podcasts relacionados con Venezuela.

Colombia y Venezuela. La guerra entre Eln y Fark por el control d

Una guerra de «péndulo». “Contra todos”, en ocasiones carece o complica a los gobiernos y alimenta los intereses del narcotráfico, otros tráficos y tráficos ilícitos. En la frontera entre Colombia y Venezuela, y especialmente entre el puerto colombiano de Arauca, en la magnífica y fértil llanura de los «Lanos Orientales», los combates se desarrollan desde hace algún tiempo con diversa intensidad. Estado Apure de Venezuela. La guerra del “péndulo” es porque ahora es en suelo venezolano (como lo fue hace unos meses), ahora en suelo colombiano (a partir de 2022), con episodios diarios de conflicto, asesinatos selectivos, intimidación y violencia de desplazamiento, etc. frontera). Según Defensoría del Pueblo, solo del 1 al 13 de enero de este año se registraron en Aruca 33 homicidios y 170 familias desplazadas. En los días siguientes, dos líderes comunitarios fueron asesinados y un carro bomba explotó en Saravena, el epicentro de la violencia. Y cinco resultaron heridos. El conflicto está entrelazado con los problemas no resueltos de los dos países, la represión y el secuestro de la guerrilla colombiana y los regímenes de Maduro, y el éxodo del pueblo venezolano. Los grupos armados colombianos del Ejército de Liberación Nacional (ELN) y la deserción del Frente 10 de las FARC son todos héroes. Cazados en Colombia, ambos grupos (ambos guerrilleros marxistas) se refugian en el país «amigo» de Venezuela.

Pero los dos, a pesar de tener (los mismos teóricos) orígenes ideológicos comunes, luchan duramente por el control del territorio y el contrabando ilegal.

Las razones inaceptables también están llevando a los militares y guardias nacionales venezolanos a apoyar ahora la existencia de bases guerrilleras y ahora chocar con ellas.

Terrorismo en Arauka, Llamamiento del Obispo. El año pasado, el terrorismo se desencadenó por enfrentamientos entre la Guardia Nacional y el Eln en Venezuela. Desde principios de enero, las dos guerrillas han vuelto a pelear encarnizadamente en suelo colombiano, especialmente entre los municipios de Saravena, Fortule, Dame y Arokita. El domingo 16 de enero, el presidente de Colombia, Evan Duc, estuvo en Araucas y prometió presencia y seguridad del Estado. Pero en los últimos días se han sucedido hechos de violencia, con asesinatos selectos diarios y actos de intimidación. El pastor más cercano es la Sra. Jaime Cristóbal Abril González, Interviniendo el martes 18 de enero, por segunda vez en pocas semanas, llamando al elenco en vivo del conflicto

READ  Venezuela aumenta la producción de petróleo desafiando el "asedio criminal" de EE. UU.

“Se busca alejarse de las acusaciones mutuas y responsabilizar solo a la otra persona por los hechos, crear excusas para las acciones de represalia, la autorreflexión, el análisis pacífico de los hechos, el esclarecimiento de los hechos para esclarecer los hechos y detener el desarrollo. asesinato, violencia y amenazas”.

Al mismo tiempo, hizo un ferviente llamado a las autoridades civiles para que traten de proteger la vida y la integridad de las personas, así como para que implementen a cabalidad los planes de emergencia y asistencia humanitaria.

Por lo tanto, la respuesta no puede ser solo militar, sino también «integrada» porque los operadores de organismos eclesiásticos, humanitarios y de derechos humanos que actúan con denuedo en la región lo confirman directamente al SIR.

La militarización no es la solución. La voz viene de Arauka Sonia Sonia López, Presidente de la Fundación Joel Sierra. “La situación actual -explica- se enmarca en un contexto de diez años de conflicto y causas estructurales.

Esta es una zona estratégica, para el beneficio de los recursos, el petróleo de partida y los contrabandistas.

Es presa de hechos que promueven el liberalismo desenfrenado por un lado y los grupos ilegales por el otro. Todo ello, en el histórico abandono del Estado, a nivel de educación, salud y políticas sociales. Llevamos muchos años viviendo agresiones a defensores de derechos humanos y ha habido 150 ejecuciones extrajudiciales. Alrededor de 350 líderes comunitarios han sido encarcelados.

La situación actual tras la escalada de violencia a principios de 2022 es preocupante: “Desde principios de este año ha habido 33 víctimas mortales, 5 ataques y muchas familias han sido desplazadas de sus hogares.

READ  Venezuela Beato Dr. José Gregorio Hernández Cisneros - Domingo Bienvenida al Memorial del Mensajero Beligno

La lógica detrás de los grupos armados es difícil de explicar, con Eln y Fark culpándose mutuamente por la desviación. La situación en Venezuela también se está utilizando como excusa para escalar la militarización de la región.

Pero esta no es la respuesta que se necesita aquí. Buscamos el trabajo en red como una realidad para proteger los derechos humanos, promover la vida digna y la conservación del territorio y la biodiversidad.

Escuela de Paz de Sinip. Durante al menos 12 años Cinep (Centro de Investigación y Educación Popular) – Proyecto por la Paz, Expresión de los Jesuitas. carlos eduardo petrasa, en el municipio de Arauquita, se encuentra a nivel local entre los impulsores de la escuela mixta que impulsa la institución: “No hay otro camino -dice- la conversación, sino el respeto mutuo”. El trabajo aguas abajo y de largo plazo, que incluye educación para la paz y actividades agrícolas de pequeña escala, “involucrando así tanto a la población local como a los inmigrantes venezolanos” y está siendo cuestionado por olas de violencia hoy. “Definitivamente la situación es tensa -explica- especialmente en Saravena, donde se han producido desplazamientos y en algunos casos incluso las autoridades locales se han retirado.

Hay dos versiones del conflicto entre Eln y el ex Fark. Algunos dicen que la deserción de Fark habría matado a un líder del ELN, pero lo que es más creíble es el conflicto por las formas de narcotráfico.

Para salir de esta situación, se necesitan inversiones reales para mejorar la economía de la región.

Lo que está pasando le hace eco. Carmenza Muñoz Sáenz, Coordinador de proyectos en Aroca de Bogotá a Cinep,

“Este es un tema de control regional y narcotráfico”.

READ  Chile y Venezuela, elecciones "serias" - no renuncié # 414

La situación es difícil, “pero no queremos rendirnos, no lo vamos a permitir. Estamos en deuda con la población local por su increíble resiliencia. Desde hace 12 años nuestro programa se ha basado en dos nacionalidades porque de hecho los colombianos y venezolanos en la frontera son la misma población. Trabajamos en red, diócesis, iglesias, pero también con otras iglesias cristianas y realidades sociales, a nivel educativo, con cursos de educación para la paz, con el apoyo de la comunidad, con la condena. Se ha creado conciencia para la gente”.

Preocupaciones desde Venezuela. Mientras tanto, la situación en Venezuela ha estado tranquila en las últimas semanas, pero no está claro cuánto tiempo estará actuando el ejército para contrarrestar las posibles acciones de la guerrilla. Una oportunidad para eso eduardo soto barra, jesuita, párroco en El Nula, a pocos kilómetros de Saravena: “Meses atrás, en La Victoria, poco antes de Aurochita, se desató un feroz combate entre las Fuerzas Armadas de Venezuela y el Eln. Muchos han huido a Colombia, y ahora algunos regresan de la guerra de Sarawana. Estos incluyen áreas históricas de tráfico, rutas de tráfico de drogas y otros tráficos ilegales. No queremos una presencia militar permanente aquí como hace meses.

Con el tiempo, la Iglesia de El Nula se ha convertido en una especialidad ante la ausencia del Estado, por su continua búsqueda del diálogo y la paz, y por sus iniciativas humanitarias.

El objetivo es, como mínimo, la “paz relativa”. Incluso en el contexto de persecución de líderes comunitarios que promueven la democracia y la participación. Como lo confirma el reportero alex medina, Vía Radio Fe y Alegría: “Detenciones arbitrarias, ejecuciones extrajudiciales y asesinatos más recientes de defensores de derechos humanos, como el asesinato de un destacado vocero. Desafortunadamente, somos muy pocos los periodistas que podemos documentar lo que está sucediendo en estas áreas.

Periodista «Vida Popular»