diciembre 6, 2022

Nueva Prensa de Oriente

Encuentre los últimos artículos y vea programas de televisión, reportajes y podcasts relacionados con Venezuela.

Colombia: El gobierno y Ellen anuncian la reapertura del diálogo de paz en Caracas

delegaciones gubernamentales a Colombia Y elEjército de Liberación Nacional (Eln) Reunidos en ellos Venezuela Anunciaron la reanudación del diálogo para un posible acuerdo de paz. Las dos partes leyeron un documento de tres puntos, reubicando sus delegaciones negociadoras para iniciar, desde mediados de noviembre, un diálogo retomando de la agenda del 20 de marzo de 2016, el documento que derivó en la firma de acuerdos con las Fuerzas Armadas Revolucionarias. Colombia (FARC). Así lo dio a conocer el Centro Cultural La Casona Aquiles Nazoa, el antiguo palacio presidencial en Caracas. A la reunión asistieron Iván Cepeda, senador del izquierdista Partido Carta Histórica, el Alto Comisionado para la Paz de Colombia, Danilo Rueda y Monseñor Fabio Henao, representantes de la Iglesia Católica.

Ayer, la delegación del Ejército de Liberación Nacional partió de Cuba, donde se encontraba desde hace algún tiempo, para aterrizar en Venezuela. El anuncio de hoy se suma a la decisión del presidente de Colombia, Gustavo Petro, de abrir el camino a una «pacificación total» del país. ذهب مفاوضو جيش التحرير الوطني إلى كوبا للتفاوض – كما فعلت في الماضي القوات المسلحة الثورية لكولومبيا (فارك) – اتفاقية سلام محتملة وكانوا في هافانا بشكل دائم بعد أن شنت الجماعة المسلحة هجومًا على شرطة بوغوتا في يناير 2019. المدرسة ، مما أسفر عن مقتل 23 شخصًا por lo menos. El gobierno del entonces presidente Iván Duque supervisó la medida no solo cerrando todas las posibles negociaciones de paz, sino también enviando un pedido de extradición de negociadores a Cuba, que nunca fue aceptado.

Petro rescindió la orden de captura internacional contra la delegación del ELN a mediados de agosto y un mes después pidió a Venezuela que se reincorporara al grupo de países que garantizan las negociaciones. La oferta, acogida con beneplácito por el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, de devolverle el favor a Caracas, después de años de aislamiento, es una potencial nueva centralidad en la región. En primer lugar, Petro pidió a Venezuela acoger a los negociadores, permitirles reunirse con enviados del gobierno colombiano y acordar con al-Qaeda los detalles de un posible acuerdo. En efecto, no debemos olvidar que los rebeldes, y no solo del Eln, son frecuentemente denunciados en las zonas fronterizas y en territorio venezolano. Los movimientos han sido denunciados en varias ocasiones como prueba de presuntos contactos entre el gobierno chavista y grupos armados y bandas dedicadas al narcotráfico. Finalmente, el gobierno colombiano también anunció la suspensión temporal de las solicitudes de extradición de negociadores a Estados Unidos.

READ  De perla venezolana a pueblo fantasma. migración de personas.

Desde el inicio de su mandato, el presidente Petro ha ofrecido una iniciativa para una «pacificación total» del país, trabajando para revitalizar las conversaciones con varias fuerzas irregulares, pero también para cambiar el enfoque general en temas de defensa y seguridad. Un objetivo que se centra en ofrecerse a negociar con todas las bandas armadas, incluso aquellas sin talla política. Hacemos un llamado a todos los militantes a dejar sus armas en el pasado. “Aceptar los beneficios legales a cambio de la paz, a cambio de que la violencia no se repita permanentemente, y actuar como dueños de una economía pujante pero legal que ponga fin al rezago en los territorios”, dijo Petro. Colombia debe «poner fin por fin y por fin» a seis décadas de «conflicto armado». “Implementaremos el acuerdo de paz”, dijo el mandatario en referencia al estrecho acuerdo a finales de 2016 entre el gobierno del entonces presidente Juan Manuel Santos y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

“Cumpliremos a cabalidad con las recomendaciones del informe elaborado por la Comisión de la Verdad”, una de las herramientas previstas en el acuerdo. Un texto nos dice que por lo menos 800.000 colombianos y colombianas murieron a consecuencia de la violencia. No podemos continuar en la tierra de la muerte. «Debemos construir un país de paz», agregó. “Es toda la sociedad la que debe debatir cómo no matarnos: para que la paz sea posible, debemos dialogar, dialogar mucho, entendernos, encontrar caminos comunes y hacer cambios”.

El objetivo de pacificar el país es inseparable de un cambio en la política antidrogas, luego de 53 años de “fracasos”: la guerra contra las drogas, iniciada en Colombia a principios de la década de 1970 con un aporte decisivo de Estados Unidos, ha fortalecido a las mafias, Estados debilitados, llevados a los Estados a delinquir y evaporado el horizonte de la democracia. ¿Queremos esperar a que muera otro millón de latinoamericanos o que las muertes por sobredosis en Estados Unidos lleguen a 200.000 anuales? La propuesta es cambiar la visión del consumo de drogas, pasando de una visión de “lucha” a una visión de “prevención”, que inevitablemente debe incluir al mayor número posible de personas en el mundo.

READ  Venezuela / Cartas / Navidad vista desde casa

Para implementar el programa, Petro también cuenta con una serie de actores importantes. De hecho, Petro asignó el Ministerio de Defensa a Iván Velásquez, un ex juez que se hizo famoso sobre todo por la llamada investigación de “Parapolítica”, que reveló conexiones entre políticos, bandas criminales y militares, que terminó con la detención de más de 50 parlamentarios. Al tomar posesión del nuevo Comandante en Jefe de la Policía, Henry Sanabria Seely, Petro afirmó que la seguridad ya no tenía que medirse «en base al número de muertos o detenidos», sino «en base al número de vidas». . Ni hablar de la promesa de Petro de reescribir el tema de la lucha contra los narcotraficantes, abandonando la estrategia de «quiebra» de la «guerra contra las drogas». En Colombia se lanzó un enfoque a principios de la década de 1970 con un aporte decisivo de Estados Unidos, que «fortaleció la mafia y debilitó a los Estados, llevó a los Estados a delinquir y se evaporó del horizonte de la democracia».