«Aquí hacemos investigaciones fronterizas y en Italia sólo recibiré 1.200 euros al mes».

Bombardear átomos con haces de protones y desarrollar nuevas técnicas para producir nanomateriales que podrían alimentar computadoras cuánticas o tratar tumores. ¿A quién debería confiar esta difícil tarea? Evidentemente, la Generación Z. Esto se aplica a investigadores como Valentina Berlin, de veinticinco años, que voló desde Mestre al CERN de Ginebra pasando por el Politécnico de Milán y tiene dos experiencias en Europa, y que habla inglés con fluidez (pero sin desdén). para francés), y domina el idioma inglés. El deseo de alcanzar altas metas, como un recién graduado que ha cumplido dos años en uno de los principales centros de investigación del mundo. «Aquí hay muchas oportunidades para los recién graduados y también para aquellos que han completado su bachillerato. Las grandes investigaciones confían en los jóvenes».

Valentina Berlín, ¿qué haces en el CERN?
“Mi equipo es responsable de desarrollar materiales que se utilizarán como objetivos para la radiación de haces de protones. Cuando los protones chocan con el material objetivo, la colisión produce haces de isótopos radiactivos que pueden ser estudiados más a fondo en los laboratorios del CERN.

¿Cuál es el impacto de los usos de estas experiencias en la vida diaria?
“Desde las baterías hasta los ordenadores cuánticos y la última generación de pantallas de teléfonos móviles, todo funciona con nanomateriales. Muchas pinturas y revestimientos que contienen nanopartículas ya están disponibles en el mercado, junto con muchos otros materiales capaces de mejorar propiedades como la resistencia al rayado, la protección UV, el aislamiento térmico, la capacidad de autolimpieza y la acción antibacteriana. También hay estudios sobre la aplicación de nanomateriales en el campo médico”.

READ  "Aprenden canciones en lugar de matemáticas y ciencias".

¿Algunos de los ensayos están relacionados con posibles tratamientos contra el cáncer?
«Sí. Los investigadores de Medicis, una de las instalaciones dependientes de los laboratorios del CERN, están contribuyendo a la investigación médica produciendo una nueva generación de radioisótopos con potenciales aplicaciones en medicina de precisión, tratamiento y diagnóstico. Se espera que en el futuro estos radioisótopos no sean utilizados». capaz de «No sólo ayudará a diagnosticar tumores y otras enfermedades, sino que también proporcionará dosis precisas de radiación para tratar las células enfermas sin destruir el tejido sano circundante. Los primeros resultados parecen muy prometedores».

Recientemente recibió en el Cern a un grupo de estudiantes de Itis Zuccante de Mestre. En cambio, asistió a la escuela secundaria clásica Franchitti.
“No desdeño los estudios clásicos, aunque no me llevo bien con las traducciones griegas. En cambio, me di cuenta de que realmente disfrutaba las lecciones de química. “Me interesaban los materiales, aplicar la química a algo que podía tocar, y elegí Ingeniería de Materiales y Nanotecnología en el Politécnico de Milán”.

¿Cuándo descubriste Europa?
“Pasé mi último año de universidad en Bélgica, a pocos kilómetros de Bruselas, en el programa Erasmus para hacer mi proyecto de tesis. Encontré un grupo para desarrollar nanomateriales para sensores de gas. Cuando regresé me dije: tengo que buscar trabajo, elevemos nuestra meta. ¿Y qué es más alto que el CERN? Hace unos años, el Cern abrió nuevas oportunidades para los recién graduados, que son programas específicos para recursos con menos de dos años de experiencia laboral. La gente nueva aporta nuevas ideas, por lo que para fomentar la rotación, los contratos son por dos o tres años. Pero también existen programas cortos para quienes estudian en la universidad, como el Summer Student Programme, en el que a los participantes se les asignan proyectos específicos durante dos o tres meses.

READ  La estación espacial se expande con una nueva unidad rusa: espacio y astronomía

Ella tiene 25 años. ¿Edad promedio en su grupo de trabajo?
«¡Me siento vieja! (Risas). En mi departamento la edad promedio de las personas con mi contrato es de 25 años, y somos uno de los departamentos con mayor número de mujeres. Si miramos a todo el grupo, la media la edad sube hasta los treinta y cinco años “Aquí se da confianza a los jóvenes y eso es algo que agradezco”.

¿Por qué decidiste viajar y trabajar en el extranjero?
“Nuestra formación no incluye un aspecto práctico muy fuerte, pero a nivel teórico estamos muy bien formados y aquí en Ginebra hay muchas oportunidades laborales para quienes siguen este enfoque. El ciclo de expatriados continúa y el nepotismo no puede existir. Y luego… el salario. En lugar de ganar 1.200 euros por un doctorado en una ciudad cara como Milán, aquí puedo vivir bien con un salario acorde al alto coste de la vida. «Tengo colegas en Alemania que pueden regresar a casa y mantener la misma relación».

¿Volverá a Italia?
«Volveré más tarde. Pero no de inmediato».

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to Top