Acaricia y Ama La 'Cuna' Terapéutica para las Discapacidades Cognitivas – Noticias

La «cuna», la «hamaca» terapéutica, con abrazos, caricias y empatía entre operador y usuario, se utiliza para estimular la producción de oxitocina en el sistema nervioso central, así como para intervenir en alteraciones cognitivas bastante graves. También conocida como la “hormona del amor”, la oxitocina participa en la regulación de las relaciones sociales y los vínculos emocionales. sucediendo en Laboratorio de Investigación en Neurociencia Educativa del Departamento de Psicología y Ciencias de la Educación de la Universidad Pigasso Digital de RomaEn el Centro Fórum Deportivo. El proyecto deseado ha sido implementado y está siendo coordinado por Stefania Morsanotto Profesor Asociado de Educación Especial y Psicología. «Además de los estímulos visuales, auditivos, vibroacústicos, cinestésicos y táctiles – explica Morsanutto – se han dedicado numerosos estudios al uso de una hamaca colgante en un entorno multisensorial. Permite trabajar la zona vestibular y evocar una sensación de calma y relajación a través del movimiento de balanceo. El tejido especial que lo compone, delicado pero de fuerte resistencia, distribuye uniformemente el peso corporal y envuelve con precisión el cuerpo, creando una sensación similar a la de la maternidad protectora y estimulando la producción de oxitocina en El sistema nervioso central, también conocido como “hormona del amorLa oxitocina participa en la regulación de las relaciones sociales y los vínculos emocionales. Los niveles más altos de oxitocina se asocian con sentimientos de confianza, empatía, generosidad y conexión emocional, y pueden ayudar a reducir el estrés y la ansiedad, ya que actúa como un tranquilizante natural y reduce sus niveles. Cortisol, la hormona del estrés.

La profesora Stefania Morsanotto y uno de sus alumnos


La habitación es multisensorial. laboratorio de lluvia Desde la Universidad Pegaso Digital en el Departamento de Psicología y Ciencias de la Educación, dirigida por el Prof. Francesco Belloso Cassese, está reconocida como una de las instituciones académicas europeas líderes en investigación sobre enfoques multisensoriales. Gracias a las herramientas tecnológicas disponibles, automatizadas entre sí, es posible crear protocolos de intervención en sala específicos y personalizados, adaptables en intensidad y frecuencia, con el objetivo de provocar una respuesta conductual significativa por parte de la persona. «Desde el momento de la concepción – explica Morsanutto – el cerebro humano está biológicamente preparado para ser moldeado por la experiencia a través de la formación de sinapsis. Basándonos en este principio hemos desarrollado un entorno destinado a estimular los sentidos para generar respuestas positivas en las personas en circunstancias Demencia, autismo, discapacidades cognitivas, trastorno de estrés postraumático, lesión cerebral, agotamiento ocupacional, mejora del aprendizaje educativo. Las experiencias sensoriales influyen en muchos aspectos de nuestras vidas, incluida la motivación, las actitudes, las emociones, el aprendizaje, las actividades motoras y nuestro bienestar general. El nivel de desempeño individual es el resultado de los estímulos y oportunidades que brinda el entorno que lo rodea. La estimulación multisensorial, si se administra en dosis suficientes en términos de frecuencia, intensidad y duración, puede influir en la actividad cerebral y promover la formación de nuevas vías neuronales en el cerebro, contribuyendo así a mejorar los procesos de aprendizaje.

([email protected])

Reproducción © Copyright ANSA

READ  COVID: Gympie en hospitales (11,1%) e intensivos (28%) - última hora

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to Top