octubre 1, 2022

Nueva Prensa de Oriente

Encuentre los últimos artículos y vea programas de televisión, reportajes y podcasts relacionados con Venezuela.

A 3 años de la toma de poder de Guaidó, Colombia devuelve una petroquímica estatal a Venezuela – MONDO MULTIPOLARE

Según informes de las autoridades de Caracas, el Estado venezolano recuperó el control de la empresa petroquímica Monómeros, con sede en la ciudad colombiana de Barranquilla.





Con esta decisión, la junta directiva designada por el presidente venezolano, Nicolás Maduro, tomará el control de la empresa luego de que esta terminara en las garras del equipo designado por el exdiputado opositor Juan Guaidó, quien se ha autodenominado «presidente» en los últimos años. en 2019.

La decisión se tomó el lunes durante una reunión entre el director comercial de Colombia, Pele Escobar, el embajador de Venezuela en Bogotá, Félix Placencia, y el presidente de la estatal Petroquímica de Venezuela (Pequiven), Pedro Rafael Tellechea Ruiz. Durante la reunión se firmó un acta de resolución de la empresa.

El embajador de Venezuela en Colombia, Félix Plasencia, explicó: “Se está restableciendo la normalidad, el orden y la legitimidad y se traspasan algunas cosas. Se acabó toda esta construcción malvada, equivocada y agresiva, que afectó también los intereses de los pueblos venezolano y colombiano. Este es el fin de un acuerdo negativo para dañar y atormentar y hacer sufrir al pueblo venezolano”.

Plasencia dijo que gracias al liderazgo del gobierno del presidente Maduro se logró poner fin a la conspiración que perjudicaba a la población venezolana.

Por su parte, el supervisor de negocios colombiano, Billy Escobar, afirmó que su país reconoce la designación de un nuevo directorio de la empresa y que esta medida está amparada por el marco legal colombiano. “Nosotros refrendamos la voluntad del gobierno venezolano de nombrar un directorio, y esto corresponde a la legitimidad que se administra en el Estado colombiano respecto a los dueños de la empresa que tienen la posibilidad de elegir a sus directores”, afirmó. .

READ  Venezuela: Se amplía el mandato del presidente interino de Quito

El presidente de Petroquímica de Venezuela (Pequiven), Pedro Rafael Tellechea Ruíz, anunció a los trabajadores de la petroquímica que tras el nombramiento oficial de la nueva junta directiva, habrá novedades en la gestión de una empresa saqueada y utilizada como CAJERO AUTOMÁTICO. por el líder de la pandilla Guaidó golpista.

El titular de Pequiven señaló que en 2017 Monómeros vendió 1 millón de toneladas de productos, pero tras la adquisición ilegal en 2019 las ventas alcanzaron solo 600.000 toneladas.

Monómeros en manos de Guaidó

En los últimos años, Caracas llamó a la empresa “El Robo” cuando el gobierno de Iván Duque, su principal aliado en la región, asumió la jefatura de Guaidó. La operación coincidió con la «confiscación» de muchos bienes venezolanos en el exterior, que fue promovida por la oposición y apoyada por Washington como medida de presión para obligar a Maduro a renunciar.

Sin embargo, con la llegada de Gustavo Petro a la presidencia, el regreso de la empresa a manos del gobierno de Caracas, que sufrió una fuerte caída en la producción mientras dirigía el equipo designado por el exdiputado golpista, se aceleró al punto que la intervención del Las autoridades colombianas eran necesarias.

Los datos muestran que la producción de Monómeros en 2018 superó las 800.000 toneladas de fertilizantes y agroquímicos y alcanzó el 92% de su capacidad operativa total. Un año después, la cifra se redujo a 176.000 toneladas, con un 20% funcionando a su potencial.

El regulador empresarial colombiano ejerció un régimen de supervisión sobre Monomeros que venció en agosto luego de que la empresa lograra «normalizar» «situaciones legales y administrativas» que la ponían «en riesgo de quiebra». El siguiente paso fue el nombramiento de la junta directiva por parte del gobierno venezolano.

READ  "El inmigrante Italiano" terminó el concurso

El valor estratégico de Monomeros

La empresa recuperada por el gobierno venezolano tiene un alto valor estratégico. Una de las consecuencias económicas más graves de la situación en Ucrania fue el aumento global de los precios de los alimentos. La producción agrícola y ganadera mundial se ha visto afectada porque Rusia y Ucrania producen una gran cantidad de fosfato, que es necesario para la producción de fertilizantes y piensos agrícolas.

El colapso de la cadena de suministro está provocando inflación en todo el mundo. América Latina incluida.

En este contexto, Petroquímica Monómeros, que opera en Barranquilla, tiene un valor estratégico particular para Colombia, Venezuela y, muy probablemente, para todo el continente americano. En sus plantas de Barranquilla y Buenaventura, Monomeros produce fertilizantes, entre ellos uno de los más populares en la Colombia rural, la urea, además de fosfato de calcio para forrajes y nailon, entre muchos otros productos.

La compañía ha jugado un papel vital en la seguridad alimentaria de la región.

Se llama Monómeros Colombo-Venezolanos porque las dos naciones lo fundaron y eran socios comerciales. Colombia tuvo poco más del 47%, pero también fue el mayor beneficiario de la producción de la planta. Venezuela tenía una proporción similar y era proveedor de muchas materias primas. Un tercer socio minoritario fue un grupo holandés con alrededor del 5%.

El gobierno de Álvaro Uribe decidió entonces vender la participación de Colombia en Monomeros a Venezuela.

Los accionistas directos son el Instituto de Fomento Industrial (IFI) y Ecopetrol.

En 2006, el gobierno bolivariano de Venezuela compró IFI, Ecopetrol y la empresa holandesa. De esta forma, Venezuela se queda con el 100% de las acciones de la empresa estratégica.

READ  El odio es más fuerte que cualquier cosa. Marco Rubio impulsa una ley contra la normalización entre Estados Unidos y Venezuela (A. Puccio)

Para el 47%, Colombia recibió unos $56 millones.

Las cosas se complicaron cuando el presidente de Colombia, Iván Duque, decidió reconocer a Juan Guaidó como presidente de Venezuela. En 2019, Guaidó tomó el control de Monomeros y nombró la junta directiva y los directores de la empresa.

Una decisión que no tiene base legal y por lo tanto es completamente ilegal.

En ese momento colapsó la producción de Monómeros, se paralizaron algunos pagos millonarios y se paralizaron los suministros agrícolas que necesitaba Colombia y los demás países que la abastecían. Al respecto, el gobierno de Maduro ha denunciado reiteradamente corrupción e incompetencia en la gestión de la empresa.