enero 31, 2023

Nueva Prensa de Oriente

Encuentre los últimos artículos y vea programas de televisión, reportajes y podcasts relacionados con Venezuela.

Venezuela. Juicio por el ataque a Maduro, tres sentencias de 30 años de prisión

Fue condenado a 30 años de prisión (la pena máxima en el país) por tres personas acusadas de intentar asesinar al presidente venezolano Nicolás Maduro el 4 de agosto de 2018 con drones explosivos. Los militares retirados Juan Carlos Marofo y Juan Francisco Rodríguez, mayor y coronel respectivamente, y María Delgado Tabosque fueron declarados culpables de «terrorismo, traición a la patria y asociación para delinquir».

La sesión comenzó el jueves por la noche y concluyó en las primeras horas de la mañana del viernes.

María Delgado Tabosque, de 48 años, venezolana y española, es hermana de Usman Delgado Tabosque, residente en Estados Unidos que ha sido acusado por el gobierno de Maduro de financiar el intento de asesinato del presidente del país latinoamericano. Supuestamente proporcionó dos drones que explotaron cerca del podio donde se encontraba Maduro mientras presidía una ceremonia militar el 4 de agosto de 2018 en Caracas.

Juan Carlos Marofo, de 52 años, italiano de ascendencia venezolana, es el esposo de la Sra. Delgado-Tabosky. Nunca se ocuparon de los hechos. Una fuente dijo a la AFP que fueron arrestados simplemente porque son familiares de alguien supuestamente vinculado al ataque.

En agosto, otros 17 acusados ​​involucrados en el caso, incluido el exdiputado opositor Juan Requesens, fueron condenados a penas de prisión que oscilan entre los 5 y los 30 años.

Este fue un intento de matarme. Hoy intentaron asesinarme”, pocas horas después del atentado fallido del 5 de agosto de 2018 con motivo de un desfile militar, el propio Jefe de Estado declaró -en un discurso a la nación- que había evadido el atentado contra su vida. Durante el desfile militar en Caracas con motivo del 81 aniversario de la Guardia Nacional, un ataque con un dron explosivo que hirió a siete Maduro atribuyó inmediatamente a la extrema derecha venezolana la colaboración con «conspiradores» en Miami y Bogotá, incluido el presidente colombiano, Juan Manuel Santos.

READ  Mercosur: Lula alienta el regreso de Venezuela y presiona por un tratado con China - un mundo multipolar

Lo destacable de este episodio criminal es el alto nivel tecnológico del intento de magnicidio. De hecho, se utilizaron dos drones M600, cada uno con un kilogramo de explosivo C4, capaces de operar a cincuenta metros de la detonación. Sin embargo, los drones fueron interceptados por miembros de la guardia presidencial antes de que pudieran lanzar su carga mortífera hacia la pista donde estaba Maduro.

El grupo terrorista Soldados de Franila se atribuyó la autoría del ataque, presuntamente compuesto por algunos soldados desertores. Ciertamente no fue una fabricación del gobierno. La decisión de lanzar un ataque terrorista manifiesto contra el presidente venezolano fue una reacción temeraria pero evidente a la rápida sucesión y repetición de las derrotas políticas sufridas por las fuerzas anti-Chávezá (asamblea constituyente, elecciones regionales, elecciones municipales, elecciones presidenciales), que determinan la perspectiva de una permanencia estable en el poder había sido antes de que el partido de Maduro y el partido de Chávez, el Partido Socialista Unido de Venezuela, presionaran a los grupos de oposición de «línea dura» para que recurrieran al terror abierto. Cabe destacar que esta es la primera vez que se utilizan drones para acciones de este tipo.

Lo que es más obvio, escribió en ese momento el experto legal Fabio Marcelli, son las ramificaciones políticas internacionales y la complicidad en el ataque. Maduro, en una declaración que hizo después del incidente, inmediatamente señaló con el dedo al actual presidente colombiano.

Marcelli postula que “aún detrás de este atentado hay una pequeña mano de la CIA, lo cual no es nuevo, como lo demuestra su historia de más de setenta años, para empresas de esta naturaleza y especialmente para organizar atentados y asesinatos de ejecutivos y jefes que no cumplan con las directivas de Washington.

READ  McFruit, una misión a Sudamérica concluida en Venezuela

La decisión de recurrir a estos métodos de corte abiertamente terrorista tras el fracaso de las llamadas guarimba (motines en buenos barrios de Caracas y otras ciudades venezolanas contra el gobierno) indica la aparente incapacidad de los opositores de Maduro para oponerse al gobierno. El campo político, circunstancia ya ilustrada por la serie de continuas derrotas políticas y electorales que sufrieron estos opositores durante el último año.

irina smirnova