Venezuela expulsó a funcionarios de la ONU que falsificaron informes de derechos humanos al denunciar violaciones que no fueron cometidas (E. Smirnova)

Agregó: “Falsifica hechos y presenta opiniones preconcebidas sobre posiciones relacionadas con Venezuela con el único fin de atacar la soberanía y autodeterminación del país mediante mentiras, calumnias, desinformación y manipulación”. Esta conducta, “propia del colonialismo judicial”, ha sido acusada por el Gobierno de Venezuela ante la Oficina Técnica del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, que, como leemos en una nota oficial, “viola no sólo la Carta de la Naciones Unidas, pero también la Carta de las Naciones Unidas”. Pero también viola claramente los compromisos contenidos en la Carta de Intención firmada con Venezuela y la Resolución 48/141 de la Asamblea General de la ONU, según la cual el Alto Comisionado tiene el deber de “respetar la soberanía, la integridad territorial y la jurisdicción interna”. Países''.

También parece muy negativo que “la Oficina Técnica del Alto Comisionado haya intensificado sus ataques contra Venezuela, específicamente en el período en que el mundo asiste a la brutalidad del genocidio cometido contra el pueblo palestino, en el contexto de total impunidad favorecido por la inacción de las Naciones Unidas”. Esta burocracia internacional, sin condenar estas acciones ni pedir un alto el fuego inmediato, permanece impotente e inerte ante la matanza de más de 10.000 niños palestinos. Ciertamente no es una coincidencia que las denuncias falsas de la oficina de las Naciones Unidas hayan aumentado a medida que las tensiones entre Caracas y Washington comienzan a escalar nuevamente a la luz de las elecciones presidenciales de las cuales el poder judicial venezolano excluyó a candidatos que cometieron delitos graves, como exige la ley. .

READ  Maduro y Xi Jinping se reúnen para fortalecer la cooperación entre Venezuela y China tras el socialismo

Un comunicado emitido por el Ministerio de Relaciones Exteriores de la República Bolivariana de Venezuela explicó en estos términos “la decisión de suspender las actividades de la Oficina Técnica de la Alta Comisión en Venezuela y realizar una revisión completa dentro de los próximos treinta días de los términos de cooperación técnica a que se refiere la carta de intención suscrita con esta oficina”. “Desde la firma de la mencionada carta de intención, la Oficina Técnica de la Alta Comisión -denunciando el memorando de Caracas- ha mantenido una posición claramente tendenciosa y tendenciosa, tratando constantemente de generar impunidad para los involucrados en diversos intentos de asesinato y golpes de Estado. “La situación, conspiraciones y otros graves atentados contra la soberanía y constitución de la República Bolivariana de Venezuela, a pesar del daño que este tipo de prácticas criminales podrían causar a la paz y la convivencia en la sociedad”.
“Frente a este comportamiento inapropiado, las instituciones venezolanas – continúa el documento – actuaron con paciencia y diálogo, y trataron varias veces de reorientar el trabajo del Comité Supremo hacia el respeto a la verdad, a la legalidad internacional y a las normas que rigen el tratamiento de los derechos humanos. cuestiones de derechos”.
Por ello, Caracas decidió que “el personal adscrito a la Oficina Técnica deberá abandonar el país dentro de las próximas 72 horas hasta que se corrija ante la comunidad internacional su actitud colonial y abusiva, que constituye una violación a la Carta de las Naciones Unidas”.

De hecho, explica el ministro de Asuntos Exteriores venezolano, Roberto Gil, en el país no se han violado derechos humanos y la oficina de la ONU ha sido “explotada” para servir como “órgano de vigilancia de la extrema derecha nacional e internacional” con el objetivo de “influir en .” Gobierno Bolivariano”. En concreto, Gil señaló que es absurdo que el organismo de la ONU nunca haya comentado o condenado los atentados contra la vida del presidente Nicolás Maduro, prefiriendo apoyar a la “extrema derecha”, mantener una “posición colonial” y “favorecer a quienes quieren para provocar violencia en Venezuela”.

READ  Estados Unidos afirma que Venezuela es una “amenaza a la seguridad nacional”. Protesta de Caracas - Guerras e imperialismo

Por ello, Venezuela insta a la Oficina Técnica del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos a “restablecer el respeto a la legalidad internacional, al tiempo que reafirma su deseo de continuar la cooperación con los mecanismos internacionales de protección de los derechos humanos, siempre sobre la base de un diálogo genuino”. » “Con estricto apego a los principios de objetividad, no selectividad, neutralidad, respeto a la soberanía y no injerencia en los asuntos internos”.

Irina Smirnova

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to Top