diciembre 5, 2022

Nueva Prensa de Oriente

Encuentre los últimos artículos y vea programas de televisión, reportajes y podcasts relacionados con Venezuela.

“Venezuela en el centro de un enfrentamiento decisivo”. Entrevista exclusiva al profesor Adán Chávez Frías – L’Intervista de l’AntiDiplomatico

Adán Chávez Frías, el embajador de Venezuela en Cuba, ha ocupado varios altos cargos, primero en los gobiernos de su hermano menor, Hugo Chávez, y luego en los gobiernos de Nicolás Maduro. Actualmente, dirige el Instituto de Posgrado dedicado al pensamiento del líder Hugo Chávez y ha sido reelegido Vicepresidente de Relaciones Exteriores del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), tarea que realizamos al margen de esta entrevista.





Gracias por su tiempo, profesor Adán. Como decíamos, usted ha sido designado nuevamente como Vicepresidente de Asuntos Internacionales del PSUV. ¿Qué proyectos piensa desarrollar para seguir educando al mundo sobre la realidad de Venezuela?

La Dirección Nacional de nuestro partido acordó realizar un “castillo”, un cambio de plaza simultáneo entre mí y la compañera Tania Díaz, quienes respectivamente desempeñaban funciones en las vicepresidencias sectoriales de formación ideológica y en asuntos internacionales. Esto, como parte del proceso de reorganización que lleva adelante el Partido Socialista Unido en todos sus niveles: nacional, estatal, municipal, parroquial y popular. En el último nivel, entre otros, recientemente culminamos la elección de 330.880 líderes de Unidades de Combate Callejero y Comunitario y Bolívar Chávez, así como sus fuerzas de tarea. Es un ejercicio de democracia interna que debe permitir, entre otras cosas, la profundización de la actividad política y social en el territorio con renovado ardor revolucionario.

Entonces, reitero, nuestro nombramiento como Vicepresidente de Asuntos Internacionales, instancia sectorial que lideramos entre marzo de 2017 y mayo de 2022, es parte de la reorganización interna del partido, como parte de los acuerdos alcanzados durante su gestión. Quinto Congreso. El proceso se desarrolla en un contexto que, si bien aún se describe como el reclamo del imperialismo estadounidense y europeo para tratar de acabar con el proyecto de grandes transformaciones que nos legó el líder Chávez, es parte de una realidad geopolítica que difiere de la de hace unos años. Nuevos desafíos se le plantean al país ya los demás pueblos del mundo, en el renovado esfuerzo por consolidar el mundo policéntrico y polar que auguró en su momento el líder bolivariano. Hoy nos encontramos en medio de un enfrentamiento de grandes proporciones, entre quienes históricamente han pretendido dominarnos e intentar a toda costa restablecer su poder hegemónico, y los pueblos empeñados en construir un mundo mejor, más justo y más solidario. . Para el beneficio de todos.

En este escenario, Venezuela sigue jugando un papel fundamental encaminado a defender el derecho de los pueblos a la libre determinación: en el caso de América Latina y el Caribe y más allá, en el Sur Global, promoviendo la unidad. Al mismo tiempo, avanzamos en el fortalecimiento de fuertes alianzas con otros polos de poder mundial, con los cuales reivindicamos la lucha que libramos por la liberación completa y definitiva. Una lucha a la que seguimos apelando a todas las organizaciones políticas, sociales y sindicales que por razones históricas, culturales y de autodeterminación han sido llamadas a la derrota final de la pretensión de supremacía del imperialismo, que ha tratado desesperadamente de imponerse a la estados de la región con particular ferocidad.

READ  Semana 7 Primer vistazo a las líneas

Por eso estamos bajo ataque y se está haciendo todo lo posible para tratar de aplastar la Revolución Bolivariana. Meta, estamos convencidos, que los enemigos de la Patria no podrán alcanzar. Nada ni nadie podrá disuadir a las hijas e hijos de Bolívar y Chávez, ya pesar de la intensidad de la campaña contra el bolivarianismo y la brutalidad de las «sanciones» impuestas al país, la realidad de Venezuela sigue abriéndose paso. .

Hoy en el mundo existe una mayor comprensión de lo que realmente sucede en nuestra Patria: un triunfo de la lucha multifacética y multidimensional que los venezolanos y venezolanas realizamos a diario frente a la criminal agresión que se ha dado desde el inicio de nuestra vida socialista. construcción. Desatar el imperialismo estadounidense con sus aliados.

Han sido años de intensa batalla y profunda acción del partido en el escenario internacional, no solo para denunciar la magnitud de la ofensiva imperial que atravesamos, sino también para mostrar al mundo la realidad de Venezuela. Con este fin, en septiembre, los delegados del PSU participaron en la 46ª sesión de la Festa dell’Avanti, el Partido Comunista Portugués, el Festival dell’Humanité, el Partido Comunista Francés, el Día de la Solidaridad, el Partido de los Trabajadores de Bélgica. Y a finales de septiembre, en el XII Congreso del Frente de Liberación de Mozambique.

Asimismo, participamos en el 26º Seminario Internacional del Partido del Trabajo en México y en la reunión del grupo de trabajo del Foro de São Paulo; Mientras que los representantes de nuestra juventud estarán presentes en la reunión de la Federación Mundial de la Juventud Democrática que siempre se realizará en la casa de Emiliano Zapata y Pancho Villa.

Además, se organiza en Venezuela el XXI Foro de la Juventud; El evento contó con la presencia de representantes de los partidos que forman parte de la Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina y el Caribe.

En un escenario como el descrito anteriormente, ¿cómo calificaría la realidad actual de América Latina y el Caribe?

La historia de la intervención yanqui en América es larga. En las últimas décadas se han producido el golpe de estado contra el líder Chávez en 2002, el intento separatista en Bolivia en 2008, el golpe de Estado contra Manuel Zelaya en Honduras en 2009, así como el golpe fallido contra el compañero Rafael Correa. en Ecuador en 2010. Además, los golpes de Estado promovidos con la complicidad del Parlamento de Paraguay y Brasil, contra Fernando Lugo y Dilma Rousseff, respectivamente en 2012 y 2016, y el intento de derrocamiento del compañero presidente Nicolás Maduro en 2019, y el golpe de estado contra nuestro entonces hermano. El presidente boliviano Evo Morales, en el mismo año.

READ  Venezuela ya no es un problema para la economía internacional, pero podría ser una de las soluciones. Vasapollo y Pasqualina Curcio se encuentran con empresarios (G. Cavalleri)

En cada una de estas tramas estuvo la mano imperial, que en connivencia con la oligarquía apátrida de la región, pretendió impedir el despertar de nuestros pueblos y, en particular, desestabilizar a aquellos gobiernos que no responden a sus esquemas y se niegan a actuar. . Sumisos a los intereses de su pueblo.

Sin embargo, como hemos dicho antes, a pesar de esta feroz embestida imperial, los pueblos de América Latina y el Caribe seguimos tratando de lograr una integración plena, sustentados en la historia común que nos une y los valores que definen nuestra identidad cultural. Al mismo tiempo, demuestran en las calles su férrea determinación de permanecer en perpetua movilización contra la pretensión de imponer las recetas neoliberales y obligar a sus gobiernos a trabajar incansablemente para mejorar su calidad de vida.

Esta es una verdadera revolución que el Líder Eterno describió en 2009 como permanente e imparable. Una revolución cuyo ejemplo más reciente fue el despertar de los pueblos de la región que, por primera vez en la historia de Colombia, llevó a la elección de un líder de izquierda como Gustavo Petro.

Lo que pasó en Colombia es muy interesante. ¿Cómo analiza la nueva situación desde su observatorio en el PSUV?

El nuevo gobierno colombiano enfrenta grandes desafíos. Es una nación donde la derecha fascista se ha entregado a la violencia, al paramilitarismo y al narcotráfico. y una profunda desigualdad social, producto de la exclusión que siguió a la adopción de brutales recetas neoliberales, incluida la mercantilización de derechos básicos como la salud y la educación.

Todo esto condujo a altos niveles de pobreza y, en cierta medida, a una creciente agitación pública. Un fenómeno al que se ha sumado el rechazo a la violación de la soberanía nacional que supuso el establecimiento de bases militares estadounidenses: quizás el ejemplo más visible de una política exterior del imperialismo estadounidense, que aisló a Colombia a nivel regional y global.

En fin, todo este panorama ha disgustado al pueblo colombiano, hermano nuestro, que votó con la esperanza de lograr un cambio profundo. Una ambición que deberá superar los grandes obstáculos para poder solucionar los principales problemas que aquejan al país.

En el frente bilateral, nuestro gobierno avanza en la tarea de lograr el pleno restablecimiento de las relaciones entre ambos países, con interés por la historia común que nos une, y sobre la base de la solidaridad, la fraternidad, la cooperación, la complementariedad y el respeto mutuo. , así lo indicó el compañero presidente Nicolás Maduro. Los venezolanos anhelamos fervientemente que la espada de su libertado padre Simón Bolívar, quien asistió a la toma de posesión del presidente Gustavo Petro a pesar de la desaprobación de la corrupta oligarquía colombiana, siga animando a nuestros pueblos en las batallas que debemos seguir librando por el fin común. .

READ  Venezuela. Maduro: "la Ciudad de México no tiene posibilidades de renegociar con la oposición"

En conclusión, Profesor Adán: ¿Cómo pretende el PSUV seguir impulsando la solidaridad y el internacionalismo en interés de las principales causas humanitarias que Venezuela busca lograr? ¿Cómo se expresa el legado del líder Chávez en el accionar de su partido para lograr este objetivo?

Lo primero que hay que recalcar es que el pueblo venezolano tiene en su código genético la práctica de la solidaridad y el amor, lo que, según ese otro gigante que fue y será por siempre el Comandante Ernesto Che Guevara, es una guía para los verdaderos revolucionarios. Los verdaderos revolucionarios se ven afectados por grandes sentimientos de amor. Esta es una práctica que nuestro pueblo ha desarrollado a lo largo de su historia: aun cuando en Venezuela se impuso el “salve a todos los que puedan”, y el país se rindió a los intereses del imperialismo yanqui durante la Cuarta República.

Estos nobles principios inspiraron el actuar del Padre Libertador Simón Bolívar, y con él el trabajo de las mujeres y los hombres que integraron el Ejército Bolivariano, por citar un ejemplo que tiene mucho que ver con lo que somos hoy como pueblo. Cruzaron nuestras fronteras para liberar a otros países de América Latina del yugo del entonces Imperio Español. Lo mismo hicieron muchos, muchos luchadores en los años setenta y ochenta del siglo pasado.

Ahora bien, ese espíritu internacional se reforzó -y hay que señalarlo- con la llegada del Líder Chávez a la presidencia en 1999. En ese momento se dio un fuerte impulso al compromiso del ejecutivo nacional con las principales causas de la humanidad, y al compromiso que se asume como política de Estado. Desde un principio, nuestra construcción socialista adoptó las banderas del antiimperialismo, el antifascismo y la práctica del internacionalismo. Banderas que siguen encendiendo las batallas que aún libramos con mucha responsabilidad en defensa de las principales causas de los pueblos.

Se manifiesta -por citar algunos- en la defensa inquebrantable de la causa palestina y saharaui, propugnada por la Revolución Bolivariana, y en la condena al genocidio económico y comercial y al bloqueo financiero impuesto a nuestro prójimo cubano. Una. Esto se manifiesta en el apoyo al reclamo por la devolución de las Islas Malvinas al pueblo argentino, en la condena de la intervención imperialista contra otros pueblos de la región y del mundo, en la defensa de su integración y en los derechos de la Madre Tierra.

No cabe duda que Chávez nos dejó una gran enseñanza sobre la dignidad, el coraje y la lucha para seguir por los caminos de Bolívar. Una educación que se extienda a todas las regiones del mundo, y que sea asumida como bandera por quienes estamos convencidos y estamos convencidos de que el mundo mejor al que aspiramos no sólo es posible sino absolutamente necesario.