“Venezuela, como Rusia, juega con el miedo y la propaganda, pero esto puede resultar contraproducente”: Entrevista a Estefania Meléndez

Publicamos la entrevista – traducida al italiano – a Estefanía Meléndez, publicada en el sitio web Deliberación Editado por Álvaro Peñas.

Estefania Meléndez es una activista opositora venezolana, quien fue designada por la Asamblea Nacional, durante la crisis presidencial en Venezuela en 2019, como embajadora de Venezuela en Bulgaria con misiones “simultáneas” en Macedonia del Norte, Montenegro y Albania.

¿Quiénes son los principales partidarios de Maduro en el exterior?

Los principales patrocinadores de Maduro son Rusia e Irán. Pero a diferencia de Rusia, que se pone abiertamente de parte de él, Irán mantiene una relación más discreta en los medios de comunicación, aunque ha asumido gran parte de las operaciones del sector petrolero, participando por ejemplo en la renovación de refinerías.

¿Qué importancia tiene la relación entre Rusia y Venezuela?

Para Rusia, Venezuela es una de sus grandes alianzas, no sólo por sus recursos, sino también como forma de expandir su propaganda a través de medios como Telesur. Los medios rusos hablan mucho de Venezuela y, por ejemplo, le han dado amplio espacio al conflicto de Guyana. Cabe señalar que Venezuela es un país muy rico, lo que reafirma la imagen de Rusia como potencia internacional.

Por otro lado, Maduro siempre ha sido muy claro en su apoyo a Rusia, apoyo que ha aumentado desde el inicio de la invasión y también han aumentado las visitas de alto nivel. De hecho, la primera llamada telefónica que recibió Putin después de la invasión fue de Maduro. Es cierto que al comienzo de la guerra hubo cierta tensión en torno a las relaciones económicas con Rusia y el problema que podrían causar las sanciones, pero ahora el régimen está muy tranquilo.

READ  Venezuela. "Las acusaciones hechas por la misión internacional de investigación son falsas y sin fundamento".

¿Podría ser esto resultado de la política de reconciliación de Estados Unidos hacia Venezuela?

Estados Unidos ha hecho uso de todas sus cartas de presión al cancelar todas las sanciones impuestas a Maduro. Hace unas semanas llegó a Venezuela un petrolero ruso. Este petróleo se diluye con petróleo venezolano y eventualmente, como petróleo venezolano, se vende a Estados Unidos. Los líderes europeos y estadounidenses que levantaron las sanciones deberían imaginar que, en última instancia, los intereses de Maduro también se dirigen a Rusia. En otras palabras, por un lado se imponen sanciones a Rusia y, por otro, se le permite eludirlas a través de Venezuela.

Fue Juan González, asesor de seguridad de la Casa Blanca de origen colombiano, quien levantó las sanciones a Maduro y, a cambio de varios presos políticos estadounidenses y venezolanos, entregó a sus hermanos narcotraficantes y a Alex Saab, líder de Maduro, que también se formó en Rusia. De hecho, hubo una enorme campaña mediática internacional a favor de su liberación, que finalmente resultó muy conveniente para el régimen.

¿Y la posición europea?

La posición de Europa, especialmente España, ha sido muy indulgente con el régimen de Maduro. Por eso me sorprende escuchar las palabras de Josep Borrell sobre Venezuela y Cuba. Parece que en Occidente no entienden que no se trata de democracias en las que los ciudadanos tienen derechos, sino de dictadores que están dispuestos a matar a su pueblo. . Es lo mismo que con Rusia. Muchos países han mostrado una terrible ingenuidad hacia Putin y ahora estamos viendo las consecuencias.

¿Es el principal problema de Occidente a la hora de hacer frente a estas amenazas su falta de resolución?

Sí, porque este nuevo eje del mal, que incluye a Rusia, China, Irán, Corea del Norte, Cuba, Venezuela y Nicaragua, tiene muy clara su posición y se sitúa en el tablero geopolítico. Pero Occidente no lo hace con la misma determinación. Cuando estaba en el gobierno interino era muy difícil explicarles a nuestros aliados que Venezuela es parte del juego ruso y trataban de mirar a Maduro con otros ojos. Y todo ello a pesar de que del otro lado dicen claramente cuáles son sus planes.

READ  Conaicop-Pcoa, el brazo y la voz antiimperialista en la Revolución Bolivariana en Venezuela - un mundo multipolar

Sin embargo, a pesar de sus clarísimas declaraciones, su propaganda dice lo contrario, y todavía convence a muchos.

Eso es cierto, pero si quiere tener claras sus intenciones, simplemente escuche a Medvedev. No está loco, pero expresa claramente las intenciones del Kremlin: Ucrania no existe y las fronteras de Rusia aún no están definidas. Lo que pasa es que la máquina mediática es enorme, sabe vender muy bien desinformación y decirle a cada uno lo que quiere oír. Incluso si Rusia pierde la guerra en Ucrania, de alguna manera podrá vender la derrota como una victoria.

¿Cómo ve la expansión del grupo BRICS?

Lo miro con mucha preocupación, porque lo que nació como una iniciativa económica del Sur Global, aunque Rusia no tuviera nada que ver, se ha convertido en el foco de la confrontación geopolítica. Venezuela será el nuevo miembro después de que Argentina, afortunadamente, decidiera tras la victoria de Miley no unirse al grupo BRICS. Este fue uno de los temas de la reciente visita de Lavrov a Venezuela y es un nuevo objetivo para Maduro, ya que otorga legitimidad a su régimen.

Primero, dijo, Maduro se siente muy cómodo. ¿Cambiará la situación en Venezuela si Rusia es derrotada?

Independientemente de los factores externos, el régimen venezolano mantiene su estabilidad mediante una violencia brutal. Si Rusia pierde, será un golpe para Venezuela, pero no será suficiente para sacudir al régimen a menos que se aplique una fuerte presión desde el exterior. En cualquier caso, independientemente de lo que ocurra en Ucrania, es muy difícil lograr un cambio real en Rusia, porque la oposición está fragmentada y porque gran parte de la sociedad rusa adopta una mentalidad heredada de la Unión Soviética. La única posibilidad de un cambio real es que el propio régimen, las personas más cercanas a Putin, retire su apoyo. Obviamente, esto no sucederá por deseo democrático, sino sólo por los intereses económicos de la oligarquía que no quiere perder el poder. Pero lo ocurrido con el levantamiento de Prigozhin demostró que el poder de Putin no es tan fuerte como parece, y esto es muy importante porque desmantela la imagen de un líder omnipotente. Ésta es su debilidad: el pueblo ruso lo ve como un líder débil. En Occidente, aunque existe cierto consenso sobre la necesidad de apoyar a Ucrania, mucha gente no se atreve a pensar en la completa derrota y humillación de Rusia. Mostrarle esta debilidad a Putin es como echar más leña al fuego. Lo mismo se aplica a la política interna en Venezuela. Ahora tenemos a María Corina Machado que está directamente en contra del régimen, pero veamos cómo le impiden presentarse a las elecciones. Los venezolanos están indefensos porque Maduro no permite que su poder sea amenazado. Venezuela, al igual que Rusia, juega con el miedo y la propaganda, pero esto podría resultar contraproducente si el miedo, tanto interno como externo, se apacigua y se enfrenta.

READ  Previa Fútbol Sala - Libertadores, sorteo abre el viernes 28 de abril: luz verde en Venezuela a partir del 21 de mayo

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to Top