Venezuela: a pocos meses de la farsa de votación que confirmará al presidente Maduro, la economía se derrumba y la fuga al exterior no se puede detener

Los siguientes acontecimientos parecen cada vez más una farsa. Elecciones presidenciales en VenezuelaEstá previsto para el 28 de julio, pero de momento sólo hay un candidato efectivo, el presidente saliente. Nicolás Maduro. De hecho, la semana pasada el régimen actual bloqueó la candidatura de la contendiente más confiable, María Corina Machado, quien ganó las primarias de la oposición, y su candidata alternativa, Corina Llores, y concedió la inscripción para la contienda sólo al ex embajador Edmundo González Urrutia. Sin embargo, es un candidato temporal. Situación suscitada Crisis diplomática En toda Sudamérica, el presidente brasileño Lula, un aliado histórico del chavismo, se vio obligado a distanciarse, mientras que la reacción más dura fue la del presidente argentino, Javier Miley, quien pidió elecciones libres y democráticas y ofreció asilo a los opositores del chavismo. Su homólogo venezolano. Y nuevamente en los últimos días, Miley -por otras razones, en una entrevista con CNN España- criticó al presidente socialista de Colombia, Gustavo Petro, llamándolo «asesino terrorista». En el tumulto también participó el presidente de México, López Obrador, mientras que Colombia expulsó a diplomáticos argentinos, y todo el asunto está siempre bajo la atenta mirada de Estados Unidos, que ha prometido a Caracas el fin de las sanciones petroleras a cambio de transparencia. Maduro insiste en su deseo de anexar el Esequibo, una parte del territorio de Guyana rica en reservas de petróleo en alta mar, en la que ya ha puesto sus manos la empresa estadounidense Exxon.

La profunda crisis en Venezuela

Esta es la última ciencia científica unos meses después de la votación, pero es extremadamente importante para el equilibrio geopolítico en la región y más allá. Pero ¿bajo qué condiciones se presenta Venezuela para presentarse a las elecciones? Tras la muerte del expresidente Hugo Xaviz, ahora, desde hace 11 años, la situación en el país se ha ido deteriorando paulatinamente, alcanzando el pico de la crisis económica y social en 2018, cuandoinflación económica Aumentó a más del 130.000%, la cifra más alta del mundo, y luego cayó al 76% en febrero de este año, un resultado mejor que el logrado por Argentina. La relativa recuperación fue posible porque Maduro reabrió la economía al mercado a partir de 2019, por ejemplo volviendo a permitir la circulación del dólar estadounidense. Sin embargo, este aumento del costo de vida en 2018, que continuó en 2021, dejó cicatrices: el PIB per cápita de Venezuela, que había superado los 10.000 dólares en 2015, se desplomó en 2018 a 2.400 dólares. Desde entonces, ha seguido cayendo, pero de forma menos brutal, y se estabilizó en 1.600 dólares en 2022, según estimaciones de la UCAB. el La recompensa mínimo En Venezuela es de 3,6 dólares al mes, el más bajo de América Latina y uno de los más bajos del mundo: un empleado público gana en promedio 64 dólares y un empresario no mucho más de 200 dólares. Por eso, es claro que el índice de pobreza sigue siendo muy alto, aunque levemente inferior respecto a 2021, cuando alcanzó el 65%: hoy, nuevamente según la UCAB, el 52% de los venezolanos vive por debajo de la línea de pobreza, es decir, más de la mitad. En 2015, el porcentaje era del 41%.

READ  Lago de Maracaibo en Venezuela visto desde el espacio

Bajo el peso de la desigualdad: Venezuela se divide entre la fuga y la represión

Y también el índice de Gini, que mide desigualdad, todavía preocupante: 51,2. En Brasil es aún mayor, 52,9, pero por ejemplo en Uruguay es 40,8 y si tomáramos como coeficiente un país europeo como Italia, nuestro número es 35,2 (o mejor dicho 0,352, siendo 0 la igualdad absoluta). El régimen intentó abordar esta situación, al punto que el 80% de los venezolanos recibe ayuda estatal, pero esto no impidió La gran escapada al extranjero En los años pasados. Debido a las dificultades económicas pero también a la represión (más de 15.000 opositores políticos, incluidos militares, han acabado en prisión desde 2014), según Naciones Unidas, alrededor de 7 millones de venezolanos viven hoy fuera de Venezuela, casi una cuarta parte de la población. La mayoría eligió países vecinos, especialmente Colombia y Brasil. Un país profundamente desgarrado, al borde de una crisis humanitaria, tendrá la oportunidad de expresarse dentro de unos meses: pero ¿realmente se le dará esta oportunidad?

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to Top