octubre 1, 2022

Nueva Prensa de Oriente

Encuentre los últimos artículos y vea programas de televisión, reportajes y podcasts relacionados con Venezuela.

Venecia 79: El coraje de Panahi y la revuelta de Chiara en el Lido – Cultura y Espectáculos

Venecia 79, en vísperas del León de Oro, que entregará mañana por la noche el jurado presidido por Julian Moore durante la ceremonia de clausura del festival de cine que celebra su 90 aniversario, sobre la valentía del director iraní Jaafar Panahi, condenado varias veces. veces y ahora está de vuelta en prisión con una sentencia muy severa, 10 años. Aparentemente su silla estaba vacía en el estreno de los osos no existen (Distribuido por la Segunda Academia el 6 de octubre) Una manifestación rápida a la que asistieron Moore y el director Alberto Barbera, entre otros, fue una forma de llevar la solidaridad a Teherán. La segunda película que marcó el último día de la competición, CHIARA (próximamente con 01), está dedicada a otra película descarnada, Santa Chiara.

Un equipo totalmente italiano liderado por la directora Susanna Nichiarelli, para contar, y casi revelar, el testimonio de la fundadora de las Clarisas, en una reconstrucción enfangada de la Edad Media, entre los trajes de Oscar de Massimo Cantini Parini y la música sacra alegremente relanzada . Un musical de Jesucristo es una estrella

. Oliver Stone llevó el documental a su estreno mundial, fuera de concurso nuclearfruto de dos años de trabajo de investigación y entrevistas para relanzar la energía nuclear como única salida a la crisis energética y sobre todo como arma en la lucha contra el cambio climático.

Chiara «uno de nosotros», Chiara «rebelde», «feminista», Chiara que no está un paso atrás de un hombre que cree en la fraternidad, desafía los cánones con su ejemplo: pobreza en lugar de hermosos vestidos nobles, solidaridad e igualdad en lugar de comodidad zona. Siendo así, revelado en cierto sentido en relación al juicio general, puede ser un revolucionario contemporáneo. Susanna Necchiarilli contó a Niko, musa de Andy Warhol y cantante de Velvet Underground, luego reinterpretó a Eleanor Marks, la hija ideológica de un filósofo capitalino, en clave de punk rock, y ahora con Claro Películas de un tercer personaje femenino, poderoso, a redescubrir, sacar de las cartas sagradas de la patrona de Italia y del cine y dejar vivir hoy, esto es comprensible para quienes, como las jóvenes heroínas, Margherita Matzuco y Andrea Carpenzano, dicen absolutamente nada, en la mayoría de catecismos y feligreses. Es Santa Clara la que se revela e instala en Francisco, “La Iglesia siempre ha dicho su parte, la de sus seguidores, pero los documentos nos dicen otra cosa y es justo hacerle justicia: Clara era una rebelde, una feminista, ella era carismática, todo lo que hizo y pudo hacer, incluso Que una comunidad de mujeres solamente, las que luego se convirtieron en la pobre Clarisse con la regla benedictina, fue algo revolucionario. Ser testigo del evangelio es como un hombre, Francisco. Chiara , hija del conde Favaroni de Asís, tenía 18 años cuando lo dejó todo y partió. Su historia fue increíble”, dice Nichiarelli. La película, que Vivo Film produjo con Rai Cinema y Tarantula, está dedicada a Chiara Frogoni, la gran retornada medieval fallecida este año y que tuvo tiempo de ver la película. Naturaleza y contemporaneidad fueron claves para Matzuco y Carpenzano, la actriz de 27 años del ilustre amigo e imatori serial, de Lovely Boy y La Terra dell’abbanzo. «Están haciendo una revolución, y eso es lo que me encantó de este proyecto. Sabía muy poco de Francesco. La religión no es algo que me interese», admite Carpenzano. “Ella no quería hacerse santa, quería que la despojaran de sus bienes para estar con la gente, casi se asombraba de los milagros y de lo que sucedía a su alrededor, tenía un gran encanto, pero también era a la vez frágil, este aspecto es tan humano para mí que fue primavera para explicarlo”, explica Mazuko.

READ  La actuación de Pif ha sido cancelada

Los osos no están presentes (No oso) Quizá la película más dura, más directa y, por tanto, verdaderamente valiente de Panahi (el León de Oro figura inmediatamente entre los rumores de la prensa), aquella en la que cuenta, abandonadas las insinuaciones y las ironías, sobre los que viven y los que quedan, que cruzan la frontera y que como él elige quedarse y ser testigo de la división en Irán. El propio Panahi es el protagonista en su papel: desde un aislado pueblo fronterizo iraní rueda su película a distancia en Turquía haciendo zoom (que es lo que realmente sucedió). Es huésped de una sociedad arcaica, llena de supersticiones, sujeta a las reglas de los Guardianes de la Revolución: es recibido por una familia sencilla, pero pronto se ve envuelto en un asunto medieval, de cónyuges comunes, juramentados por el Corán. ‘an: la foto que se tome será prueba de Amor, ilegal para ellos, es entre dos enamorados. En la película que dirigió a distancia, hay otros dos actores que quieren irse y buscan pasaportes falsos. No hay compromiso en la película de Panahi sobre el régimen y uno piensa en lo que puede pasar ahora después de verla: el director, que no podía salir del país ni rodar cine, poco antes se pronunció a favor de otro iraní. El artista se convirtió en excusa para una nueva escandalosa detención desde el pasado mes de julio.