febrero 5, 2023

Nueva Prensa de Oriente

Encuentre los últimos artículos y vea programas de televisión, reportajes y podcasts relacionados con Venezuela.

Ucrania, Biden: hablo con Putin si demuestra que quiere poner fin a la guerra – Europa

Una apertura hacia posibles negociaciones de paz sobre Ucrania y la posibilidad de «hablar con Putin», unas hipotéticas correcciones a las subvenciones estadounidenses a las renovables y un compromiso sobre China. En su encuentro en la Casa Blanca, la primera visita de Estado durante la era Biden, Emmanuel Macron y el presidente estadounidense mostraron una imagen de amistad indiscutible, entre palmaditas en la espalda y simpatía que las dos primeras damas también abrazaron, pero hablaron con franqueza sobre sus diferencias, como corresponde a viejos amigos. “Estados Unidos no podría pedir un mejor socio para trabajar”, ​​comenzó Joe Biden, elogiando los principios franceses de “libertad, fraternidad y fraternidad” cuando él y la primera dama Jill dieron la bienvenida a los Macron al South Lawn. En medio de fanfarria en medio de 21 rondas de artillería y el himno nacional y fanfarria. Macron respondió: «Nuestro destino común es responder juntos a los desafíos globales». Biden se hizo eco de que «nuestras dos naciones son hermanas en su lucha por la libertad», y enfatizó que el conflicto en Ucrania requiere que Estados Unidos y Francia «vuelvan a ser camaradas de armas». Tras bromas, los dos mandatarios se encerraron en el Despacho Oval durante más de tres horas para discutir todos los expedientes espinosos, y se pusieron de acuerdo en aquellos en los que había más tensiones. El resultado fue una declaración conjunta muy larga que esbozó posiciones comunes, empezando por Rusia, con el compromiso de garantizar la ayuda a Kyiv «mientras sea necesario» sin forzar la paz y enjuiciar a Moscú por crímenes de guerra. Pero el líder francés, quizás también de cara a una conferencia internacional en París el 13 de diciembre para recaudar ayuda para Kiev (Rpt: recaudar ayuda para Kiev), sigue manteniendo la puerta abierta a Putin, con quien anunció su intención de hacer asi que. En los próximos días, convencido de que «aún es posible negociar». Y el propio Biden repitió en la rueda de prensa que estaba «preparado para hablar con Putin si da señales de su deseo de acabar con la guerra», al tiempo que subrayó que «todavía no lo ha hecho». Los dos líderes también encontraron puntos en común sobre la Ley Antiinflacionaria de EE. UU. que, según Macron, con su apoyo «extremadamente fuerte» a las energías renovables, «amenaza con dividir a Occidente». Las preocupaciones compartidas por los europeos también fueron expresadas por el líder francés a los parlamentarios estadounidenses. Se decidió discutir «medidas prácticas para sincronizar enfoques» sobre la cadena de suministro y la economía verde, desde semiconductores hasta hidrógeno y baterías para vehículos eléctricos. Los dos presidentes se comprometieron a implementar una transición ambiental «mutuamente beneficiosa» y fortalecer la asociación entre Estados Unidos y la Unión Europea en materia de energía y clima. Biden dijo que no quería disculparse por la ley antiinflacionaria, pero dejó en claro que no era su «intención de dañar a Europa o que Estados Unidos volviera a encarrilarse a expensas de Europa» y que «se pueden hacer ajustes para obtener más países europeos involucrados». Una mano extendida, entonces. De inmediato fue recogido por Macron, quien, por su parte, instó a Europa a «moverse más rápido y más fuerte» para tener «la misma ambición industrial» que Estados Unidos. «Queremos tener éxito juntos, no uno contra el otro», agregó. Entre las hipótesis, según los medios, también se encuentran algunas exenciones para las empresas europeas. El compromiso con Beijing es más general, con «coordinación continua sobre las preocupaciones sobre los desafíos de China al orden internacional, incluidos los derechos humanos», pero también cooperación en temas globales como el cambio climático. En este expediente, Francia no ha querido una línea dura y participa en la Unión Europea más abierta. En cambio, Biden y Macron levantaron un muro contra Irán, prometiendo evitar que Teherán adquiera armas nucleares y mostrar «respeto» por las protestas del pueblo iraní, especialmente las protestas «valientes» de jóvenes y mujeres. Tras una cena privada para cuatro en una marisquería italiana de Georgetown y un intercambio de regalos entre las parejas, la visita concluyó con una suntuosa cena formal con un menú made in USA, desde quesos de Oregón hasta vinos de California. Pero en gafas de fabricación francesa, siempre bajo la bandera del compromiso.

READ  Putin Xi, reunido en Samarcanda. César sobre el ataque de Occidente - el mundo

Hay una figura importante en la administración estadounidense con la que Rusia querría negociar una solución al conflicto ucraniano: John Kerry, un político que ya ha demostrado que es capaz de «diálogo respetuoso». Así lo afirmó el Ministro de Relaciones Exteriores de Moscú, Sergey Lavrov, quien estuvo en larga asociación con Kerry en el momento en que era Ministro de Relaciones Exteriores, y se opuso a Rusia y Estados Unidos en otra guerra, la que fue en Siria. Hoy, sin embargo, Estados Unidos y la OTAN luchan directamente en Ucrania contra Rusia, se queja Lavrov, y también cuestiona a Italia, que vuelve al remitente, negando cualquier implicación. Dijo el jefe de la diplomacia rusa en una conferencia de prensa de dos horas y media, que se dedicó en gran medida a denunciar lo sucedido y calificar la aspiración de la OTAN de «dominación global». No solo eso, el entrenamiento lo llevan a cabo «cientos de instructores occidentales» directamente sobre el terreno en Ucrania, donde también envían una gran cantidad de mercenarios y agentes de inteligencia para informar a los «batallones nazis» ucranianos de los objetivos de ataque. Palabras desmentidas por el Ministerio de Defensa de Roma, que explica que «no realizó ningún entrenamiento en Italia» para el ejército ucraniano. “La defensa ha enviado hasta el momento -afirma en una nota- sólo 4 miembros de las fuerzas armadas a Alemania como parte del Grupo Europeo de Formación, que, en este momento, están planificando posibles cursos de formación en el futuro”. Incluso el secretario general de la OTAN rechaza las acusaciones de Moscú de que «la OTAN no es parte del conflicto, y no permitimos que Putin se involucre en el conflicto», afirmó Stoltenberg, afirmando en cambio que la «misión» de la alianza es apoyar a «Ucrania y evitar una escalada que vaya más allá de Ucrania» porque si Rusia gana «esto animará a otros regímenes autoritarios a usar los mismos medios». por milicianos de Wagner y Chechenia Ramzan Kadyrov, en la región oriental de Donbass todavía es noticia. El Ministerio de Defensa ruso dijo que otro pueblo, Kurdyumovka, fue capturado en las últimas horas en la región de Donetsk, después de que los ucranianos perdieran Andreyevka, Belogorovka y Berchi. Travnya el día anterior. El objetivo, según Kiev y los occidentales, es capturar Bakhmut, una ciudad que tiene una población de más de 70.000 habitantes, lo que, según varios analistas militares, no tendría un valor estratégico equivalente a las enormes pérdidas que los rusos podría incurrir para invadirlo. Así que podría ser más que un saqueo simbólico, Para celebrar la liberación de Moscú después de la retirada, se vio obligada a hacerlo entre septiembre y octubre en la cercana región de Kharkiv y luego también en Donetsk con la pérdida de Liman. Mientras tanto, hay un nuevo intercambio de prisioneros, con 50 liberados de cada lado. Pero por ahora, las negociaciones parecen limitarse a eso. El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, dijo, durante una visita a Beijing, que le había pedido al presidente chino, Xi Jinping, que «usara su influencia para poner fin a la guerra de Rusia contra Ucrania». Desde Washington, Emmanuel Macron dijo confiar en que la mesa de negociaciones con Putin «todavía es posible». Pero Lavrov se queja de que a pesar de las declaraciones públicas del presidente francés sobre su deseo de hablar con el presidente ruso, éste aún no ha comparecido. Luego hubo algunas «declaraciones» del canciller italiano Antonio Tajani, pero no hubo «propuestas concretas». En cuanto a la iniciativa del Vaticano, el canciller ruso volvió a las palabras del Papa sobre la especial crueldad de los soldados chechenos y buriatos en Ucrania. Lavrov las llamó «declaraciones no cristianas» que «no ayudan a fortalecer la autoridad de los Estados Pontificios». Por lo tanto, la única persona que puede salvarse del gobierno de Moscú es Kerry. Lavrov, el actual enviado climático presidencial de EE. UU., dijo que entiende que «las negociaciones no deben apuntar a reprimir al enemigo sino a lograr resultados a través de un diálogo respetuoso». «Nos hemos reunido más de 50 veces», subrayó el ministro ruso, que precisó a «John como una persona que está sinceramente interesada en los resultados y dispuesta a resolver los problemas juntos». En cuanto al anuncio de la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, de un plan para crear un tribunal ante el que Rusia tendrá que responder por sus acciones en Ucrania, Moscú lo rechaza sin muchas palabras. El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, dice que son solo intentos que «no tienen legitimidad».

READ  Ucrania, choque en Naciones Unidas. Barcos rusos frente a Italia