Tres ataques contra la alta tecnología en Israel. La guerra erosiona así el historial industrial.

«Existe un riesgo enorme. Israel no puede volver a producir sólo naranjas. Sin tecnología avanzada, volveremos a una economía del tercer mundo». Tres semanas después de que comenzara la guerra, Tomer Simon, director del centro de investigación y desarrollo de Microsoft en el Estado judío, expresó su preocupación. en un mensaje Dirigida al hombre que dirige el Consejo de Seguridad, Tzachi Hanegbi. No recibió respuesta. Sus ideas sobre el futuro del sector tecnológico de Israel todavía están sobre la mesa. La alternativa es quemar una década de crecimiento económico, impulsado por la alta tecnología, principal protagonista y motor de esta aceleración. “El país debe crear un horizonte positivo para que las empresas multinacionales sigan creciendo”, prosiguió Simón, recordando la ecuación que explica el papel que juegan estas empresas: por cada empleo en el sector tecnológico, se crean cinco empleos más.

En Israel todo se detiene hasta el 7 de octubre. Detengámonos en ese sábado en el que se desató la brutalidad de Hamás y que cambió la historia del país, hasta el punto de que hasta que no se declare el fin del conflicto, habrá poco espacio para más debates. Sin embargo, «la guerra ha creado un importante vacío de mano de obra. Este escenario es especialmente evidente en las empresas multinacionales, donde la proporción de empleados reclutados en las fuerzas de reserva es mucho mayor que la media nacional».

Las pandemias que han azotado al sector tecnológico se pueden resumir en una trinidad fatal para cualquier campo: dificultad para encontrar capital, bajos ingresos y escasez de personal.

El precio que pagan las empresas se refleja automáticamente en el desempeño de la economía nacional, ya que nadie depende del dinamismo de la alta tecnología como Israel. Su peso en el PIB es del 18% (para Estados Unidos es inferior al 10% y para la Unión Europea es del 6%) y se jacta de que el 14% del total de sus empleados son israelíes. Las exportaciones también mostraron un papel estratégico, representando el sector tecnológico el 50% del total de las exportaciones. Pero la contribución que hacen en la guerra no es menos importante, incluso en términos humanitarios, ya que el 15% de los trabajadores son llamados al frente y sólo las mujeres los representan. Un tercio de la fuerza laboralMientras que los árabes tienen un pequeño porcentaje de alrededor del 2%. Empresa de microchips Corporación Intelque abrió su centro de producción en Israel en 1974 (el primero fuera de los Estados Unidos de América) y que ayer recibió luz verde para construye otro Cerca de la Franja de Gaza, se vio obligada a despedir a unos 400 de sus 3.300 empleados.

READ  Zelensky en Berlín, posible visita a Roma el domingo y encuentros con Meloni y el Papa

Ninguna empresa es inmune a los efectos del conflicto. En una de sus investigaciones, dijo:Autoridad de Innovación de Israel Informó que de más de 500 empresas entrevistadas, más del 80% enfrentaron problemas en su negocio, incluidas algunas empresas cuyos empleados fueron desplazados (43%), algunas que obtuvieron financiamiento (14%) y otras (27%). Además, siete de cada diez empresas tuvieron que posponer o cancelar pedidos. Luego, la guerra llegó al final de un período turbulento para la alta tecnología israelí, que había sido socavada por los acontecimientos durante más de un año. En 2022, los inversores se sintieron frustrados por las altas tasas de interés, sumadas a un colapso general del mercado de valores y miles de despidos impuestos por los líderes de las grandes empresas tecnológicas; Sin embargo, a principios de 2023, el obstáculo para las startups a la hora de encontrar recursos extranjeros (que representan el 80% de las inversiones de capital riesgo) se debió a la muy discutida reforma judicial patrocinada por el gobierno de Benjamín Netanyahu, que se ha llevado a cabo desde principios de 2023. 2023. guerra. el resultados Lo son claro: este año hubo una caída en las exportaciones tecnológicas (-56%), en el número de operaciones (-38%), y en el valor promedio de estas últimas (-29%).

Un conflicto por el que Israel está pagando un alto precio, incluso en el sentido literal de la palabra. Después de dos meses y medio, el costo diario de financiar operaciones militares es de unos 246 millones de dólares, y las perspectivas para el próximo año están lejos de ser halagüeñas. Suponiendo -sin ninguna evidencia- que todo pueda completarse durante el primer trimestre, el Ministerio de Finanzas espera gastar algo menos de 14 mil millones de dólares, que se invertirán en defensa, fortalecimiento de las fuerzas de seguridad y fronterizas y transporte de ciudadanos. Una de las zonas más tensas y para alimentar la economía que quedó congelada por el conflicto.

READ  Ucrania y los rusos bombardearon la central nuclear más grande de Europa - el mundo

«Incluso hoy, la economía se ha mantenido firme también porque el banco central está invirtiendo mucho», explica al Huffpost Ugo Trembally, asesor principal del ISPI y corresponsal en Jerusalén a finales de los años 80. “A pesar del colapso inicial, el shekel permaneció casi vinculado al dólar y al euro gracias a los 10 mil millones inyectados. El principal daño no es tanto el dinero sino el hecho de que el gobierno israelí está demostrando a las agencias de calificación, que deben juzgar la credibilidad de la deuda, que no quiere pagarla. En comparación con antes, la relación deuda/PIB alcanzó el 65%, mientras que antes era del 60%. Los costes del último período son cómplices, como los relacionados con el mantenimiento de 350.000 reservistas arrancados de su vida cotidiana -y por tanto de la producción- para obligarlos a tomar las armas. Con el gasto en guerra duplicándose y el crecimiento per cápita estancado, las agencias ya lo están situando por debajo del umbral de credibilidad.

El temor de que Israel ya no pueda ser una tierra en la que invertir es una preocupación bastante generalizada. Especialmente en el sector tecnológico, continúa Trambally, donde «la inversión internacional se ha detenido» y hay escasez de mano de obra, «con trabajadores extranjeros que ya no llegan y palestinos con prohibición de entrar en Israel», aunque de momento «ése no ha sido todavía el principal problema». » para el país. Que esto sea así depende sólo de Tel Aviv. «Esto se basa en la apertura del país». Y en nuestro caso, «hasta qué punto puede seguir siendo secular y hasta qué punto puede volverse religioso». El Estado judío ha demostrado que es capaz de recuperarse de las crisis mejor y más rápidamente que otros. Gran parte de este éxito se debe al dinamismo de la industria tecnológica, que es capaz de relanzar la economía después de períodos como la segunda Intifada en principios de siglo, el colapso de Wall Street diez años después y finalmente el Covid-19. La economía israelí estaba acostumbrada a estar en medio del conflicto. Se estima que durante los ataques terroristas de la Segunda Intifada, Tel Aviv La Bolsa perdió cierta cantidad de dinero, pero al día siguiente volvió a sus niveles anteriores, gracias a la alta tecnología. Una prueba de estrés constante, debido a las tensiones habituales en la región.

READ  Terremoto de magnitud 5.3 en Rumania se sintió desde Bucarest hasta Moldavia: situación

Y Tecnología También en esta ocasión podrá dar en el blanco.Pero tenemos que ver cuánto durará la guerra contra Hamás y qué pasará con Benjamín Netanyahu. «Ahora ya no es así, nos enfrentamos a un problema estructural. Las empresas israelíes, como la sociedad en su conjunto, se unen cuando hay peligro. Las verdaderas preocupaciones para Israel vendrán después de la guerra, cuando tendrá que afrontar una crisis». comité de investigación para determinar la responsabilidad del 7 de octubre, con Netanyahu «que se aferrará al poder y no dimitirá, como hizo Golda Meir después de la guerra de Yom Kippur. Por lo tanto, habrá presión para celebrar nuevas elecciones, habrá reforma judicial y la Los israelíes tendrán que empezar a pensar en el futuro de los palestinos, cuestiones que dividirán al país y podrían alejar a los inversores.

Por lo tanto, el juicio sobre el destino del sector tecnológico israelí está pendiente, a la espera de que quede claro el destino del país. Lo que es seguro es que cuanto más dure el conflicto, menos interés habrá en apostar por el futuro del Estado judío y menos la aterradora idea de que podría convertirse en un Estado religioso extremista, dejando atrás a las comunidades de colonos. Con impunidad por actuar incitando al odio mutuo, que ya es parte integrante de Tierra Santa. La industria tecnológica puede hacer mucho, pero no milagros.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to Top