Todavía sabemos poco sobre los efectos de los tatuajes en la salud

Según estudios recientes, el sistema inmunitario está constantemente ocupado en deshacerse de él y existen precauciones con respecto a los riesgos asociados con los tumores.

En Italia, más de 7 millones de personas tienen al menos un tatuaje y la práctica de decorar la piel con escritura y diseños permanentes se sigue cada vez más en muchas regiones del mundo. Aunque los tatuajes se encuentran entre los procedimientos de modificación corporal más practicados, todavía no hay muchos datos claros sobre sus efectos en la salud, por qué a veces se desvanecen y sobre todo sobre qué determina su presencia para nuestro sistema inmunológico, que está hecho para destruir lo extraño. entra en el cuerpo.

La forma de tatuaje más conocida y extendida es el tatuaje de «aguja», en el que se inserta tinta en la piel con una aguja que hace muchos agujeros diminutos. es tecnologia extendido durante miles de años Que en su principio básico no ha cambiado sustancialmente salvo por el interés por la limpieza. Una vez insertadas en la piel unos milímetros de profundidad, las partículas de tinta quedan atrapadas entre las células donde permanecerán para siempre, haciendo visible el tatuaje. Pero la tinta es una sustancia extraña y su presencia provoca una reacción del sistema inmunológico que quiere deshacerse de ella. Cómo y por qué esto falla ha sido un tema de debate durante algún tiempo, pero en los últimos años algunas investigaciones han aportado nuevos datos y evaluaciones, como Decir Recientemente, Catalina J. Woo enatlántico.

Un grupo de búsqueda internacional tiene, por ejemplo, Lección La presencia de ciertas sustancias, como el zinc y el cobalto, en los pigmentos utilizados en las tintas para tatuajes. Cuando terminan en la piel, provocan una reacción de los macrófagos, células del sistema inmunitario que tienen la tarea de engullir y luego destruir patógenos (como virus y bacterias) y, en general, limpiarlos. Los macrófagos también intentan hacer lo mismo con las partículas de tinta, pero son demasiado grandes para digerirlas.

– También escucha: Episodio de tatuajes de «Toma Nota»

La vida útil de un macrófago puede variar según las condiciones, pero en promedio es de unos pocos días o semanas. Cuando la célula inmune muere, la tinta que logró capturar se libera nuevamente y se convierte en presa de nuevos macrófagos, que a su vez intentarán sin éxito destruir esas moléculas extrañas. A su muerte, alguien más se hará cargo, etc. Probablemente durará de por vida, aunque no está claro si se adaptará a la situación después de un cierto período.

Este proceso puede ser una de las razones por las que, con el tiempo, los contornos de los tatuajes se vuelven menos claros y la escritura y los gráficos aparecen casi borrosos. Los nuevos macrófagos cercanos, que heredan la tarea de abordar el problema de sus predecesores, mueven un poco las moléculas de pigmento, cambiando su ubicación en unas pocas fracciones de milímetro. Quizás el cambio en el tatuaje con el tiempo se deba a otros factores adicionales, por ejemplo la modificación de las células de la piel, que envejecer Suelen estar menos tonificados y encorvados por efecto de la gravedad.

READ  10 alimentos para llevar a la mesa para bajar el colesterol

En cambio, hay otras investigaciones resaltado Cómo las células inmunitarias pueden transportar pequeñas partes de un tatuaje a los ganglios linfáticos, que son estructuras muy importantes para el sistema inmunitario. En sujetos muy tatuados se ha observado decoloración de algunos de sus ganglios linfáticos, sospechada precisamente por la migración de pigmentos. También en este caso, los estudios son actualmente parciales y no hay elementos para evaluar los efectos potenciales de este cambio en la salud.

La dificultad de obtener elementos claros se basa en una condición bastante común en medicina: todos somos muy diferentes y reaccionamos de manera diferente a las muchas sustancias con las que entramos en contacto y a las que estamos expuestos. En las primeras horas y días después de tatuarse, algunas personas sienten molestias leves, mientras que otras experimentan irritaciones cutáneas más graves, que tienden a resolverse con el tiempo. Esto se deriva de tensiones mecánicas de la aguja a la piel y por la respuesta del sistema inmunitario, lo que conduce a i El tejido se inflama con el fin de hacerlo inhóspito para agentes que pudieran infectarlo, como las bacterias.

Mayormente una infección bacteriana Están interesados Hasta alrededor del 6 por ciento de las personas se hacen tatuajes (las estimaciones varían ampliamente) y, por lo general, pueden resolverse aplicando cremas antibióticas u otros medicamentos según las indicaciones de un médico. Las complicaciones son mucho más raras que en el pasado, gracias principalmente a la mejora de las técnicas utilizadas y una mayor atención al uso de materiales estériles. La reacción de los primeros días al tatuaje da paso a una condición que parece constante, pero es de una entidad secundaria, ligada a la actividad de los macrófagos y otras células inmunitarias.

Algunos estudios han encontrado que las personas que se tatúan con más frecuencia Ellos tienden Para niveles más altos de anticuerpos y otras sustancias del sistema inmunológico, en comparación con las personas que se tatuan menos. Una hipótesis es que con cada tatuaje se estimula el cuerpo para aumentar la actividad inmunológica, pero no se puede descartar que la asociación sea inversa, es decir, las personas con un sistema inmunológico más activo tienden a tatuarse más seguido porque experimentan menos placer. Efectos, como días de inflamación y picor en la zona afectada de la piel.

Tampoco está claro si el estrés constante de tener la tinta distrae partes del sistema inmunológico de otras actividades. Investigación reportada por Wu y publicada el año pasado en mayo mencionado Que los pigmentos del tatuaje pueden interferir con ciertas proteínas, que los macrófagos utilizan para comunicarse con otras células, que por tanto estarán menos preparadas para hacer frente a posibles amenazas. Sin embargo, el sistema inmunitario es muy complejo y articulado, y puede aumentar mucho sus capacidades en caso de que se requiera una intervención a gran escala, por lo que parece poco probable que otros patógenos o procesos peligrosos puedan escapar de él, mientras que una parte de lidia con los tatuajes.

READ  Según la ciencia, hay un hijo favorito: las consecuencias para el otro son terribles

Debido a las grandes incertidumbres y dificultades para realizar estudios que deben prolongarse durante años, las tintas para tatuajes están muy reguladas y sujetas a muchos principios de precaución. En 2015, por ejemplo, la Comisión Europea solicitó a la Agencia Europea de Sustancias Químicas (ECHA, por sus siglas en inglés) que llevara a cabo una evaluación de los riesgos para la salud de los productos químicos que se encuentran en las tintas para tatuajes y el llamado “maquillaje permanente”, que todavía son tatuajes. Tras unos cinco años de trabajo, en julio de 2020, la ECHA propuso a la Comisión algunas restricciones sobre los productos utilizados hasta entonces. Con base en esos indicadores, el comité definió nuevas reglas que entrarán en vigencia a principios de 2022.

Los técnicos de la Agencia Europea de Sustancias Químicas han evaluado algunas sustancias de forma puramente cualitativa, sin indicar la dosis máxima ya que no existen umbrales de seguridad para estas sustancias. Estas incluían sustancias conocidas por ser cancerígenas, causar mutaciones en el material genético o contener trazas de plomo. En cambio, los análisis semicuantitativos incluyeron varias otras sustancias para las que se disponía de datos toxicológicos. Por último, la ECHA realizó análisis de exposición porque no todos los tatuajes son iguales y la exposición a ciertos materiales varía según su tamaño.

Las restricciones finalmente afectaron a unos 4.000 artículos, en medio de protestas de varios operadores del sector. La entrada en vigor de la nueva normativa les obligó a deshacerse de parte de su stock de tintas que ya no eran utilizables, y les costó encontrar nuevas porque los productores tuvieron que cambiar fórmulas y aprender a trabajar con nuevos tipos de tintas. tintas, por lo tanto con rendimientos y propiedades diferentes a sus antecesores, también en cuanto a la pigmentación.

Como en muchas otras circunstancias, la Agencia Europea de Sustancias Químicas ha mantenido un enfoque precautorio, a la espera de nuevas investigaciones para introducir agentes más sólidos en algunas de las sustancias a las que ha puesto restricciones, lo que puede resultar en el futuro innecesario o demasiado importante. La atención en los últimos años se ha centrado principalmente en los riesgos asociados con el cáncer, pero ¿cómo Él recuerda La Organización Mundial de la Salud (OMS) hasta ahora no ha podido decir si las personas tatuadas tienen un mayor riesgo de desarrollar cáncer.

La Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC), parte de la Organización Mundial de la Salud, ha comenzado algunos importantes estudios epidemiológicos sobre los tatuajes. Sin embargo, los análisis llevarán décadas, precisamente para poder notar los efectos a largo plazo de los tatuajes, por lo que aún no estarán disponibles por mucho tiempo. Por ello, el principio de precaución prevalece con algunas sustancias, que ya han sido observadas y estudiadas en otras áreas relacionadas con la evaluación del riesgo en cáncer.

READ  Svante Papu, premio Nobel de medicina- Corriere.it

Como todo lo que implica un cambio en nuestro cuerpo, bien temporal como la toma de un determinado medicamento o de larga duración como en el caso de las prótesis o los tatuajes permanentes, es importante que la persona implicada esté informada y consciente de los riesgos. Además de asegurar las condiciones sanitarias del equipo con el que se dibujará el tatuaje, puede ser de ayuda familiarizarse con los tipos de tintas que se utilizarán y cuáles deben tener una lista de los materiales de los que están hechos.

En el caso de la Unión Europea, para poder ser vendidas y utilizadas, las tintas deben cumplir con las últimas normativas. El empaque debe llevar indicaciones como “preparación para uso en tatuaje y maquillaje permanente” y se debe informar el lote de producción, que permita rastrear el fabricante y el momento en que fue preparado. Las tintas que no cumplan con las indicaciones de la UE deben tener una indicación explícita: «No para uso en la Unión Europea».

Para las personas que han estado tatuadas durante mucho tiempo, siempre es imposible saber qué materiales se utilizaron. Sin embargo, los colores pueden proporcionar algunas pistas. Los tatuajes monocromáticos generalmente usan solo negro que se produce con pigmentos de hierro o carbón; Los colores más brillantes se obtienen de tintes orgánicos, mientras que los colores más viejos y opacos pueden contener mayores cantidades de minerales.

Es importante recordar que el hecho de que algunas sustancias sean estudiadas, analizadas y sujetas a restricciones no significa necesariamente que supongan un riesgo para la salud. Se necesita una investigación exhaustiva para verificar esto y los resultados mismos pueden cambiar con el tiempo, en función de nuevos estudios y sistemas de análisis más refinados.

Sin embargo, hacerse un tatuaje significa hacer un cambio permanente en su cuerpo, que no se puede recuperar incluso si el tatuaje se elimina después. Como siempre explica la Organización Mundial de la Salud, todavía no existen métodos seguros para la eliminación de tatuajes, incluso si algunas técnicas se consideran menos riesgosas que otras. El método más popular es el uso de un láser: el procedimiento permite destruir los pigmentos inyectados en la piel, pero también hace que una gran cantidad de sustancias tóxicas lleguen al resto del cuerpo.

No hay mucha investigación todavía, pero se cree que destruir los pigmentos es probablemente más peligroso que mantener los mismos pigmentos en su forma más «persistente» y poco soluble en la piel. Además, el láser es más eficaz en algunos tipos de pigmentos que en otros, por lo que puede ser necesaria más de una sesión para eliminarlo, con resultados que no siempre coinciden con los deseos de quienes quieren hacer desaparecer el tatuaje. La Organización Mundial de la Salud tiene un consejo bastante claro al respecto: «La forma más segura de evitar tener que quitarse un tatuaje es simplemente no tatuarse».

continuar publicando

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to Top