«Si Europa tuviera un ejército, Putin no habría atacado a Ucrania».

¿Es mejor liderar la Comisión Europea o ser Primer Ministro en Italia?
“Depende de los momentos. En Bruselas tuve una idea clara de que nuestro trabajo estaba destinado a pasar a la historia. Por tanto, la Comisión fue verdaderamente la fuerza impulsora de Europa. Nunca negué que quería quedarme allí. Pero cuando terminó mi mandato, el ciclo terminó. El gran impulso hacia una Europa orgánica desapareció con el rechazo francés del proyecto de constitución europea.

Romano Prodi responde ante un público compuesto principalmente por estudiantes, en el salón principal de la Universidad La Sapienza de Roma, con motivo de Objetivo 5el evento que organizaste a las 27 en punto, soy una mujer y los medios cívicos Le Contemporanee, a la luz de la votación europea de junio.

Profesor, ¿cómo fue su vida en Bruselas? ¿Más «aburrido» que en Roma?
“Necesitamos ponernos de acuerdo sobre lo que significa aburrido. Roma es el acontecimiento, el lugar donde todo cambia constantemente. Bruselas está en otro meridiano: la organización es diferente, con horarios fijos, procedimientos que pueden ser complejos, pero caracterizados por una agenda. La agenda está fijada ahí. Bruselas es el lugar ideal para hacerlo bien, también porque es una ciudad bastante abierta. Un hecho que no es secundario para un político europeo: no hay presión del gobierno belga”.

Ha citado la Constitución europea. El conflicto también giraba en torno a las raíces judeocristianas, que Francia nunca reconocería. París, también en nombre de su secularismo fundacional, acaba de incluir el aborto en la constitución. ¿Estás de acuerdo?
“El verdadero conflicto para los franceses no fue sobre las raíces judeocristianas, sino que llevó al rechazo de la constitución debido a la combinación de la oposición popular al presidente de la república, que era partidario, y el gran impulso nacionalista que siempre impulsó imperios anteriores. Sin embargo, en materia de aborto, una cosa es reconocerlo como un derecho y otra incluirlo en la Constitución.

«¿La ampliación? No fue una exageración, como muchos afirmaban. Si hoy nadie toca a Polonia es porque está dentro de la Unión Europea».

READ  Se acerca al tigre para tomarle una foto, pero el animal reacciona de manera inesperada

Según los últimos datos del Eurobarómetro de Ipsos, el 47% de los europeos tiende a confiar en la Unión Europea, frente al 45% que no suele confiar. La tendencia general no es particularmente negativa, pero ciertamente no puede definirse como una explosión de amor. Parafraseando a Thomas Eliot, que habló de la Iglesia y de la humanidad, ¿es la Unión Europea la que corre el riesgo de abandonar a los europeos o viceversa?
«La respuesta es simple. La gente ama a Europa cuando Europa está allí. Cuando en Bruselas empezamos a trastear, a jugar a tonterías, a exagerar las mediaciones, la gente se pregunta: ¿Qué está haciendo Europa aquí? ¿Para duplicar las reglas? Se necesitan grandes ambiciones. Yo decía que Europa tiene buen pan, el mejor de todos, pero está medio cocido y medio crudo. «Si no lo cocinamos del todo, la gente se cansará».

Es una Europa que también se está ahogando en sus propias reglas.
«Afirmación. Cuando una decisión debe tomarse por unanimidad, no se adopta. No todos podemos estar de acuerdo en los problemas más importantes. Es inconcebible que un número de los 27 eclipse a todos los demás. 12 de nosotros entramos en el euro porque no era necesario por unanimidad Ya llegamos a 20”.

En este contexto tan contradictorio, el nivel de aprobación de la moneda única se mantiene en niveles elevados: el 71% de los europeos la apoyan.
“Por supuesto, porque el euro existe. Cuando las cosas se hacen, la satisfacción sigue. El dinero y el ejército son los pilares de cualquier estructura política. Todavía recuerdo las negociaciones bilaterales con China en las que el presidente chino sólo se interesaba por el euro y preguntaba: ¿Puedo llevar su moneda a mi reserva? De este modo se reconoció el papel de Europa como uno de los principales actores del mundo».

Ursula von der Leyen dice: La guerra no es imposible y Europa debe armarse. ¿Estamos asistiendo a una escalada o la guerra inminente dará a Europa, como ocurrió con el Covid, una nueva conciencia de sí misma?
“Realmente creo, incluso si no tuviera pruebas, que si Europa tuviera un ejército, Rusia no habría atacado a Ucrania. El ejército europeo debe construirse inmediatamente. La gente pregunta: ¿Hasta qué punto me garantiza esta Europa? Si nos quedan 27 ejércitos y 27 estados mayores, ¿a dónde creemos que iremos? «El dinero está perdido».

READ  Dos tercios de los investigadores infectados

¿Las palabras «armas» y «ejército» son tabú en la izquierda?
“No, la defensa es un capítulo esencial para Europa. Lo que falta, y no ahora, es la capacidad de mediación que conduzca a la paz. Ésta es la gran misión de Europa».

El presidente francés, Emmanuel Macron, se muestra particularmente activo en esta etapa. Hasta el punto de suponer que se enviarían fuerzas occidentales a Ucrania. ¿A qué juega París?
“Al presidente francés le gusta estar a la cabeza de la clase. Yo digo: ¿Podemos pensar en un ejército europeo en el que un país, concretamente Francia, posea un arma nuclear y poder de veto en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, y los demás países no lo posean? No puedes ser el mejor estudiante de tu clase y negarte a entender cuáles son sus tareas”.

¿Existe el peligro de que la “narrativa rusa”, el peligro de que las elecciones europeas se vean infiltradas con desinformación?
“Por supuesto que existe. Pero hay que ser intelectualmente honesto. Se trata de mecanismos que son trágicamente normales en el mundo actual. Rusia se está organizando como lo hacen los imperios para lograr este objetivo. Pero no son las únicas personas. Desafortunadamente, los imperios pueden hacer esto con más fuerza. Y aquí volvemos a Europa. No somos capaces de afrontar juntos estos nuevos sistemas de comunicación y fe. Las 20 empresas digitales más grandes del mundo son casi todas estadounidenses o chinas”.

En el PSE, y sobre todo en el secretario del Partido Demócrata, Elie Schlein, existe la amenaza de no apoyar a Ursula von der Leyen si llega a acuerdos con los conservadores en el Consejo Europeo. Acuerdos que no parecen improbables, dadas las excelentes relaciones entre el presidente de la Comisión de la UE y Giorgia Meloni.
“La posición de nuestro gobierno es maravillosamente ambigua. Si es necesario, apoyará a von der Leyen y le hará pagar, pero al mismo tiempo estará con el señor Orban. Creo que von der Leyen seguirá siendo Presidenta de la Comisión y actuará como tal. Caminando, abrazándonos y besándonos”.

READ  Viven en esta pequeña casa aislada, y la razón por la que fueron elegidos es increíble.

¿Todo lo que está sucediendo –la guerra en Ucrania, la campaña expansionista de Putin, el crecimiento de movimientos populistas anti-UE en Polonia y Hungría– prueba que la expansión hacia el este que usted tan desesperadamente deseaba (y obtuvo) fue correcta o incorrecta?
“Los acontecimientos de hoy me dan toda la razón. Alguien me dijo: Has ido demasiado lejos con la expansión. Hoy la misma gente se pregunta: si Polonia fuera como Ucrania, ¿cómo habría terminado? «Nadie toca a Polonia porque es miembro de la Unión Europea».

Irónicamente, ¿deberíamos esperar una victoria de Trump para que una Europa más aislada se vea obligada a tomar su destino en sus propias manos?
“Europa no puede estar sola porque la OTAN es indispensable para defender juntos el mundo democrático. Pero la Unión Europea debe tener voz en la OTAN. Nunca nos hemos unido en decisiones importantes como la guerra en Irak o la intervención en Libia. Francia y Gran Bretaña, con el negligente apoyo de Italia, ni siquiera habrían logrado derrotar a Gadafi si no hubiera sido por los estadounidenses que les proporcionaron municiones, comunicaciones y apoyo logístico.

¿Fue el Pacto Verde, el paquete de iniciativas de la UE para la transición verde, que ha provocado tantas protestas, una medida imprudente?
«El Pacto Verde avanza en la dirección correcta, pero el sentido común también debe estar presente en el Pacto Verde».

¿Por qué los jóvenes europeos deberían ir a votar?
“Porque si ganan los euroescépticos, se seguirán haciendo pequeñas cosas. Si bien necesitamos un sindicato que funcione. Tenemos que tomar las grandes decisiones. Tal como ocurrió cuando nació Europa. Y luego con el euro, la ampliación, la construcción del mercado común. Y Erasmus, que es una gran inversión de futuro”.

© Todos los derechos reservados

1 de abril de 2024

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to Top