octubre 1, 2022

Nueva Prensa de Oriente

Encuentre los últimos artículos y vea programas de televisión, reportajes y podcasts relacionados con Venezuela.

Padre Mario Pedino: “Mi labor pastoral en Venezuela”

Don Damián Raspo y el Padre Mario Pedino

De nuestro periódico lo conocí la última vez (Hace tres años), la situación en Venezuela no ha cambiado. El padre Mario Bedino di Beovani había sido sacerdote durante casi cincuenta años, la mayor parte de los cuales los pasó como misionero en este país, que no había logrado salir de sus contradicciones y de sus dificultades sociales y económicas, y que, habiendo recibido una atención primaria en la medios internacionales, había caído en la más absoluta indiferencia.

Algunos de los problemas de esta nación latinoamericana, compartidos por el sacerdote el viernes 12 de agosto, al final de la misa de la mañana, en la Capilla de Salles en Fossano. Una parroquia ya tiene una sensibilidad misionera propia, también por el compromiso del párroco, el padre Damián Raspo, que dedicó sus primeros años sacerdotales en Brasil. Por eso, al presentar a don Bedino a los diversos creyentes que se quedaron para escucharlo y hacerle una oferta recaudada a favor de su servicio, destacó la belleza de ser, como Iglesia católica, que es cósmica, «profundamente unida en la fe «, aunque sea remota, «incluso a los problemas de una nación como Venezuela».

Durante el breve, pero intenso y amistoso encuentro, Don Pedino siguió su camino misionero Comenzó en Madrid donde estudió teología, luego se quedó en España para patrocinar una carrera en el Instituto Consolata, del que era en ese momento. Luego fue enviado a Venezuela «para difundir el Evangelio», explicó, «a pesar de que sus habitantes no están ausentes del cristianismo, tanto que hoy soy el único italiano trabajando, mientras florecen las vocaciones locales». Se le asignaron muchas tareas: los Andes y la Península de la Guajira en el Mar Caribe para trabajar con los indígenas, y finalmente en las afueras de la densamente poblada ciudad de Barquisimeto. Un área misionera que luego el Instituto Consulata decidió abandonar, por lo que el padre Mario solicitó y obtuvo del obispo ser posteriormente encarcelado en la diócesis, es decir, pasar a formar parte del clero diocesano. Así comenzó un nuevo camino sacerdotal que continuó teniendo principalmente obligaciones pastorales, bajo la dirección del Centro de Estudios Clérigos durante varios años, y luego en algunas parroquias.

READ  El nuevo auricular de HTC se ha filtrado y puede parecerle un error

Actualmente sirviendo a Nuestra Señora de Fátima (20.000 habitantes), que se levanta en las afueras de la ciudad, zona dividida en otras siete parroquias. Una difícil aglomeración urbana por los diversos problemas económicos que atraviesa Venezuela, y la carencia de diversos bienes y servicios necesarios para el normal desarrollo de la vida cotidiana, como “agua, luz, seguros, medicinas y gasolina”, disponibles en gran medida en dólares, que «no hay, sino para unos pocos. En esta situación», explicó, «hay de todo, pero ¿quién puede comprar? Además, muchos de los ricos ya se fueron, la clase media desapareció, la los pobres se han vuelto más pobres y la violencia está en la agenda”.

Pero “la oposición política ya no existe porque está dividida”. Y la Iglesia, si no toma partido, si no hace pública su posición sobre las opciones de gobierno, «es libre de actuar». ¿Cómo? “También ayuda con gestos tangibles, pero nunca dando dinero directamente, sino comprando cosas necesarias que la gente pide, como medicinas, pero en casos desesperados, alguien lo toma y luego lo revende a otros”.

Este estado de urgencia, además de dificultar la vida, genera pocos problemas sociales. Además de la violencia que mencionas, «hay un problema enorme para los alcohólicos, que sobre todo sufren las familias y las mujeres». Mientras la pobreza engendra ladrones, desesperados, «roban cobre en particular» para poder venderlo. La degradación se puede combatir con la difusión de la cultura, pero desafortunadamente esto también sufre un retroceso, ya que está mayoritariamente al alcance de los ricos, ya que las universidades públicas ya no reciben fondos para permitir la participación gratuita y accesible de los jóvenes. para continuar sus estudios.

READ  El viernes con Bélgica, Delfino desafía a Venezuela - Deporte

A pesar de ello, la labor pastoral no decae, sino que se realiza con empeño “gracias a la ayuda de laicos bien preparados, y de ministros extraordinarios que viven la celebración eucarística, realizando —casi— toda la Misa, exponiendo la palabra de Dios y el recuerdo de los muertos, momento que sentí más especial en los ritos religiosos venezolanos». Estos registran siempre una «presencia enorme», con una «participación activa, cantada y gozosa», que refleja a un pueblo, en la fe, renovando su esperanza de salvación hacia un futuro mejor.