diciembre 6, 2022

Nueva Prensa de Oriente

Encuentre los últimos artículos y vea programas de televisión, reportajes y podcasts relacionados con Venezuela.

Obispos venezolanos y colombianos visitan «Infierno de Darién» / desde el mundo / inicio

Lo llaman «el infierno de Darien» y realmente lo es. Inmigrantes ilegales de Venezuela, Ecuador, Haití, Cuba, Colombia, India y una treintena de países americanos, africanos y asiáticos cruzan la peligrosa selva de 160 km de largo y 50 de ancho en la frontera entre Colombia y Panamá en un intento de ingresar a Estados Unidos. Dependen de los contrabandistas, notorios Coyote relacionados con delitos domésticos, pagando entre $3,000 y $5,000. Enfrentan graves riesgos y violaciones de derechos humanos, documentados por organizaciones humanitarias: violencia sexual, robos, abusos de todo tipo, enfermedades y muerte. Aquellos que perdieron la vida durante el viaje residen allí en el bosque. Este año hubo un récord absoluto de pases, más de 200.000 entre enero y octubre. En octubre eran 59.000, de los cuales al menos 10.000 eran niños y adolescentes. Los números cada vez mayores —el 70% de los migrantes son de Venezuela que huyen de la crisis económica y política— ahora están disminuyendo porque Estados Unidos anunció el 12 de octubre que expulsaría a todos los que llegaran a México después de cruzar las fronteras de Panamá o México. . Y tantas personas, incluidas familias enteras, se encuentran atrapadas en la frontera.

Para ver esta situación con sus propios ojos, los días 21 y 22 de noviembre una delegación de los obispos de Colombia y Venezuela se desplazó a Niccolò, Urabá, diócesis de Apartadó, en Colombia. Esta es la segunda reunión de las dos conferencias episcopales sobre el tema de la inmigración.

Los obispos emitieron un comunicado el 22 de noviembre describiendo las historias de aquellos que enfrentaron todos los altibajos de la peligrosa travesía en el Bosque de Darién. Lanzaron un llamamiento a «respetar el derecho a la movilidad humana, acoger al extranjero, superar todas las formas de nacionalismo cerrado y violento, y frenar cualquier actitud xenófoba, desprecio y maltrato a los extranjeros». En particular, exigen a las instituciones acompañar a los migrantes en todos los sentidos «para evitar la trata de personas, la violencia de género, la explotación laboral y sexual de niñas, niños y adolescentes», con «oportunidades de integración individual y familiar» y para promover «la seguridad y la ordenar». Canales de tránsito informados y organizados que respeten los derechos humanos.” Lo hablamos con monseñor jose luis mis maridosArzobispo de Maracaibo en Venezuela y Presidente de Caritas América Latina y el Caribe, estos días en Roma para participar en la reunión de Caritas Internacional.

READ  Cuando Giorgia Meloni quiso trasladar inmigrantes a Venezuela

¿Por qué los obispos de Venezuela y Colombia fueron a las puertas de Darién?

Para entender los mecanismos de opresión detrás del camino de estas personas, escucharlos y tomar decisiones sobre cómo organizar un mejor servicio desde la Iglesia, pasaron por las Conferencias Episcopales y Caritas en Colombia, Venezuela y Panamá. Estados Unidos ha impuesto recientemente restricciones debido a la afluencia masiva de inmigrantes venezolanos, así como de otros países centroamericanos. Entonces hay mucha gente que se queda en el bosque. Lobos Los guían por los caminos y los ayudan a cruzar la frontera a cambio de dinero, con tarifas que van desde $3,000 a $5,000, dependiendo de la ruta. Es un caso de gran injusticia porque el bosque está lleno de peligros y si alguien muere lo dejan ahí. Hay familias y muchos niños fugitivos.

¿Qué está haciendo realmente la iglesia para ayudar a las personas que intentan caminar en esperanza?

La iglesia está tratando de educar a la gente para que comprenda que esta no es la mejor manera de salir del país. Pagarle a alguien no da garantías, porque detrás hay una especie de mafia, corres un gran riesgo. Las imágenes y testimonios que nos llegan son verdaderamente inhumanos. Desafortunadamente, la situación venezolana resulta en todo esto, ya que hay muchas personas que quieren irse del país y no evalúan los riesgos que pueden correr para asegurar la supervivencia de la familia. Tratamos de hacerles la vida más fácil: conocemos los corredores migratorios hacia Estados Unidos y hacia el sur (Perú, Chile, Argentina). Con la red de Caritas y las iglesias locales de cada país abrimos una casa de paso, una casa de tránsito para migrantes en tránsito, donde pueden comer, dormir, lavarse, recibir atención médica, ayuda con documentos y otros servicios. La mayoría de los venezolanos se quedan en Colombia. han sido abiertos casas de paso También en Ecuador, en Maracaibo en Venezuela, en México y en la frontera con Paraguay. Caritas siempre está presente y brinda ayuda humanitaria sin problemas. Por ejemplo, si sabemos que viaja un grupo de venezolanos, informamos a Caritas Honduras, que se está preparando para recibirlos y brindarles asistencia y una generosa acogida.

READ  Correos electrónicos de John Croton: Dimaris Smith se pregunta si fue incluido en noticias racistas