diciembre 5, 2022

Nueva Prensa de Oriente

Encuentre los últimos artículos y vea programas de televisión, reportajes y podcasts relacionados con Venezuela.

Negociaciones creíbles para poner fin a la guerra: regístrese por correo electrónico

Unirse al llamado de los intelectuales por «negociaciones creíbles para detener la guerra» crece por horas. Ahora es posible apoyar y sumarse a la iniciativa escribiendo directamente a la dirección de correo electrónico

[email protected]

la llamada

Querido director,

La amenaza de un apocalipsis nuclear no es nada nuevo. El maíz ya se ha usado. No es imposible que se repita. Este caso ha sido ampliamente contemplado en los manuales de estrategia. Ante esta amenaza, la opinión pública parece peligrosamente adicta. Ni una fuerte reacción popular ni una voluntad convincente y racional para impedirlo. Existe una peligrosa sensación de inevitabilidad y capitulación, o peor aún, la idea de que solo la «confrontación» puede dar lugar a un orden mundial nuevo y estable.

Pero hoy ninguna guerra puede imponer un orden que no quede bajo los escombros del planeta, de los pueblos y de toda la humanidad. No podemos renunciar a nosotros mismos. Pero una voluntad racional de paz debe presentar un escenario creíble para poner fin a este conflicto, que estalló con la agresión rusa tras gravísimas tensiones en el Donbass. Una lucha que no puede ser completamente ganada por un lado y completamente derrotada por el otro, según la concepción maniquea del mundo y de la historia.

Todos los actores del conflicto, que están en el teatro de la guerra y que la alimentan o no la previenen, deben ser conscientes de ello. Debemos desescalar y prevenir el desastre del sonambulismo. Con esto en mente, creemos que los gobiernos responsables deben avanzar: 1) la neutralidad de que Ucrania se una a la UE, pero no a la OTAN, de acuerdo con el compromiso reconocido, aunque sea verbal, de Estados Unidos con la Rusia de Gorbachov tras la caída de La Muro y la disolución unilateral del Pacto de Varsovia. 2) reconocimiento acordado del estatus de facto de Crimea, tradicionalmente rusa e ilegalmente «donada» por Jruschov a la República Soviética de Ucrania. 3) Autonomía para las regiones de habla rusa de Lugansk y Donetsk dentro de Ucrania de conformidad con los tratados de Minsk, con auténticas garantías europeas o referéndums populares bajo la supervisión de las Naciones Unidas. 4) Determinación del estado administrativo de los otros territorios en disputa de Donbass para la administración del crisol ruso-ucraniano introducido en la historia de esas áreas y posiblemente con la creación de un organismo ruso-ucraniano igualitario para administrar la riqueza mineral de esas áreas. en su interés común. 5) Cancelación consecuente de las sanciones europeas e internacionales y el compromiso militar de Rusia en la región. 6) El Plan Internacional para la Reconstrucción de Ucrania.

READ  Ucrania, Biden: Histórica votación de la ONU muestra el aislamiento de Putin

En nuestra opinión, estos pueden ser puntos de partida realistas y creíbles para un alto el fuego. Finalmente, la propuesta de Elon Musk va en una dirección similar, y desde hace algún tiempo Henry Kissinger ha estado instando a una solución que, respetando las causas de Ucrania, proporcione en conjunto una salida al fracaso militar de Putin sobre el terreno. Estas son esencialmente las líneas de negociación más creíbles posibles y necesarias, incluso para la única agencia global que verdaderamente trabaja por la paz, la Iglesia de Roma.

Esta solución conviene a todos, incluso a Occidente y especialmente a los países de la Unión Europea, los más amenazados por la hipótesis de un desesperado ataque nuclear ruso. Y en cuanto a la propia Ucrania, si no quiere que la nueva Corea esté en el corazón de Europa durante los próximos 50 años. Liberemos a la razón ya la política de las cadenas del odio, y encontremos también el corazón y la inteligencia para poner fin a esta carnicería. Es un llamado a todos, a los que lo escuchan y quieren relanzarlo y hacerse cargo de él.

Antonio Baldassar, Petrangelo Botafoco, Massimo Cacciari, Franco Cardini, Agostino Carino, Francesca Izu, Mauro Magati, Eugenio Mazzarella, Giuseppe Vaca, Marcello Veneziani, stefano zamani


unirse

Geminello Preterossi, Giuliana Stella, Aldo Rizza, Pasquale Corsi, Massimo Bonafin, Paolo Caucci von Sauken, Marco Barsace Luigi G. D. Anna, Marina Montesano, Ugo Barluzzetti, Antonio Mosara, Elena Mozzolone, Federico Albano Leone, Sandra Morano, Maria Skilp Annunziat, Paola Tuna, Mariantonita Malgarini, Giuseppe Cospito.

Sandra Morano Un ginecólogo de la Universidad de GénovaAnna Rosa Butarelli – filósofa, Costantino Trois – médico, sarah ventron – poetisa, Antonio del Guidice – Escritor y periodista.