Hubo una revolución chavista

A diez años de su desaparición, o como dicen en América Latina, de haber sido «plantado», la memoria de Hugo Chávez sigue muy viva, no solo en Venezuela, donde hoy hay una apretada agenda de iniciativas para homenajearlo, sino también fuera del país.

Chávez escribió una página radicalmente nueva en la historia de su país, amado como nadie – por los pobres y marginados, que se sentían como «un miembro de la familia» – y odiado como nadie – por las fuerzas conservadoras nacionales e internacionales – y, uno por uno, todos sus oponentes y extremos fueron condenados a sucumbir, a los 58 años, solo para morir de cáncer (contra el cual había luchado durante dos años y enfrenta cuatro cirugías).

Nació enSabaneta, en Barinas, el 28 de julio de 1954, fue el segundo de seis hijos de dos profesores rurales que, por dificultades económicas, tuvieron que encomendar a su abuela paterna. Ingresó a las fuerzas armadas, alcanzando el grado de coronel, y lideró la rebelión de 1992 contra el corrupto presidente Carlos Andrés Pérez. Pero en vano: arrestado y encarcelado, recuperó su libertad en 1994 gracias a una amnistía, saliendo de prisión con las ideas claras y una voluntad igualmente clara de cambiar el país.
Así, tras ganar las elecciones presidenciales de 1998, propuso acabar con la ideología bolivariana, apoyar a los pobres y restablecer el Estado a través de una nueva constitución, que luego fue sometida a referéndum y aprobada por más del 70% de los votos.

en solo dos años, las inversiones en el ámbito social habrían pasado del 29 al 37% del gasto público, aunque los mayores logros se hubieran obtenido desde 2003 con las famosas «misiones» sociales a favor de los más pobres, desde la educación a la salud, desde la alimentación a la vivienda política Incluyendo la misión de la música, para garantizar el acceso a la educación musical de los niños y jóvenes más pobres, y también como herramienta para prevenir la violencia.

READ  Chianti, embajador del estilo italiano en Venezuela

Las élites intentaron frenarlo varias veces: con el golpe de Estado del 11 de abril de 2002, que fue abortado en 48 horas gracias a la lealtad de las fuerzas armadas y una amplia movilización popular. Con una prolongada paralización de la industria petrolera local; Con el referéndum abolicionista previsto en la Constitución. Y también en 2005 con el boicot a las elecciones parlamentarias para que se pasara internacionalmente la idea del déficit democrático del país.

Después de todo, Chávez siempre ha sido descrito como una alergia a la democracia por parte de los medios «oficiales», quienes a menudo lo presentan como una caricatura grotesca.

Todos los intentos fallaron. Eduardo Galeano ha comentado que los que eran invisibles no estaban «dispuestos a volver a Nadalandia, el país donde viven los corruptos», los que no cuentan con nada.
En ocho años de victorias, también ha habido una derrota: la del referéndum de 2007 sobre el proyecto de reforma constitucional que, junto a medidas como la reducción de la jornada laboral de 48 a 36 horas semanales, suprime la autonomía de la definición del banco central texto sobre nuevas herramientas para la participación popular, Para abolir el límite en el número de períodos presidenciales.

Pero Chávez hubiera logrado igual de bien su objetivo: en el referéndum del 15 de febrero de 2009, de hecho, el 54% de los venezolanos habría acordado abolir las restricciones a la reelección de presidentes, diputados, gobernadores y alcaldes. , aunque parte de la izquierda es en realidad considerada un obstáculo para la creación de una auténtica cultura democrática.

También en otros aspectos No había escasez de dinero en efectivo. Algunos han señalado con el dedo el peso creciente de la estructura estatal burocrática, corrupta e incompetente. Lo más notable es cómo su proyecto de construir el socialismo en el siglo XXI se mantuvo fundamentalmente en el nivel de intención, y Venezuela siguió siendo un país capitalista a todos los efectos; quien acusó a Chávez de no intentar rascar el paradigma extractivista extendido por América Latina. Más de uno ha interpretado la crisis que puede estallar tras su muerte, más allá de los efectos ciertamente catastróficos del bloqueo cada vez más asfixiante impuesto por Estados Unidos, como una consecuencia lógica del desconocimiento, ya por su parte, de la necesidad de superar él. Dependencia del petróleo que, por el contrario, ha llegado a constituir el 96% del valor total de las exportaciones.

READ  Legisladores demócratas han pedido a Biden que levante sanciones contra Venezuela

Sin embargo, a pesar de los límites Los errores de la “bella revolución”, como él mismo la llamó, aún existen. Basta pensar en una inversión en políticas sociales equivalente al 43,2% del presupuesto estatal, la aparente caída en la proporción de pobres (que pasó del 48,6% al 27,8% entre 2001 y 2010), y el hecho de que el estado tiene el mejor Gini . Coeficiente -el indicador que mide la tasa de desigualdad- para América Latina, que, según Gallup, ocupó el quinto lugar, junto con Finlandia, en el ranking de países cuyos residentes son considerados los más felices.

No menos importante es el papel que jugó Chávez en el proceso de integración en América Latina, donde contribuyó decisivamente a la derrota del proyecto imperialista más ambicioso para la región: el ALCA, Área de Libre Comercio de las Américas, que emprendió . Se le opuso el proyecto alternativo ALBA (Alianza Bolivariana para las Américas), que lanzó con Fidel Castro como un modelo de integración destinado a preservar el sueño de Bolívar y Martí de una América unida y solidaria. Jugó un papel decisivo en la creación de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños.

pero no habia nada Y lo más importante, mientras Chávez viva: suscitar en los pobres una nueva conciencia, la realización de su dignidad indomable, favorecida por una constitución entregada en forma de bolsillo y utilizada como arma contra el abuso de poder. Al contrario de lo que sucede en el mundo, diría el escritor colombiano William Ospina, en Venezuela “los pobres festejan y los ricos protestan”.

READ  Malik está en la lista negra europea

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to Top