«Gran dolor. Lo extrañaremos mucho».

“Es una situación muy difícil la que estamos atravesando, también emocionalmente”. Lo dice desde Boavista, sede de la Diócesis de Roraima, don lucio nicolettovicario general y misionero de la diócesis de Padua, al enterarse de la muerte repentina del sacerdote don Eddy Savito, a causa de un infarto, ocurrido esta mañana en Pacaraima.

El ministerio del Padre Eddy se desarrolló, de hecho, a través de un estrecho contacto con los misioneros de las diócesis de Padua y Vicenza, en lo que Don Lucio describió como «un bellísimo camino de comunión, en estilo sinodal, caracterizado por una gran armonía de relaciones, una hermosa e intensa comunión.» En Pacaraima vivió con don Mattia Pez (concedido de intención de la diócesis de Padua), Giorgio Marino y Cristina Bouldrin, un matrimonio de Treviso.

En particular, dice don Lucio, cuando se sumó Treviso al proyecto y llegó don Eddy, “lo reconocí inmediatamente, colega, ya que yo nací el 18 de agosto y él el 20 de agosto del mismo año. Una persona sensible, por un lado era visto como Aunque era muy idealista, pero por otro lado, como adulto, ciertamente no era visto como alguien alejado de la realidad, era alguien que era capaz de hacer realidad los sueños incluso ante las dificultades de la vida, pero su fe era tangible, con los pies en la tierra, y también la fe que expresa más de cerca la adhesión a Cristo y el cumplimiento de su reino desde esta perspectiva misionera. Debido a las distancias, no pudimos No nos vemos muy a menudo, pero aquí en la Curia, en Boavista, ya estaba en casa, se sentía como en casa y expresó su alegría de poder compartir este proyecto misionero con la Diócesis de Roraima.

READ  Venezuela. Fuga de petróleo crudo de una refinería

El Fiscal General continúa: “Es muy triste, que cada vez fuera más consciente de sí mismo como sacerdote y como persona, en un contexto muy especial y complejo, en una zona fronteriza, viviendo un fuerte proceso de migración forzada y donde Hay un proyecto para ayudar a la población migrante, mientras que no hay intervención de las instituciones”. “El público y muchas veces hay tensión en torno a este tema”. El Vicario general concluye que los modales y la humanidad de don Eddy «le hicieron percibir inmediatamente como una persona fraterna y paternal, cercana y cercana, que sabía hacerse amar». Don Mattia Pazzi, el sacerdote de Padua con el que vivía, quedó sorprendido el principio fue que pudieron entenderse y experimentar una gran colaboración sacerdotal y humanitaria. Esta cercanía es su legado, siendo un buen samaritano que derramó el aceite del consuelo y la esperanza, lo que hizo con gran humanidad y espontaneidad. Responder al llamado misionero surgió de su corazón y lo extrañaremos mucho”.

“Es un momento muy difícil para nosotros”, subraya. Padre Fanthwi Neto, hasta ahora Consejero Episcopal de la Diócesis de Roraima y Obispo electo de São Gabriel da Cachoeira, la diócesis más indígena del mundo. Llegó con una voluntad muy hermosa de entrar en el camino de la Iglesia de Roraima, para encarnarse en esta iglesia local. Desde el principio estuvo cerca de quienes viven en las condiciones humanitarias más vulnerables, empezando por los migrantes que ingresan a Brasil desde Venezuela en Pacaraima. “Ha habido un gran interés por la misión y una gran amistad entre los misioneros de Padua, Treviso y Vicenza, pero también con las asociaciones de monjas de la zona”.

READ  Venezuela, Maduro pide a Biden levantar todas las sanciones

El sacerdote destacó también la “cercanía a la Comunidad de Santa Elena de Uirén, sede del Vicariato Apostólico en Caroní, en la vecina Venezuela: “Ha organizado numerosos eventos deportivos con jóvenes venezolanos. La semana pasada vino a Boavista en busca de copas y uniformes para los niños, que estarán disponibles para los próximos torneos: «Me he unido a la diócesis de Treviso. Ha brotado una nueva semilla que espero que dé frutos en la vida de Don Ede”, concluye el padre Neto.

Desde Venezuela, Obispo del Vicariato Apostólico de Caroní, Mons. Gonzalo OntiverosVivasTransmite su cercanía a la Iglesia de Treviso: “Quisiera rendir un homenaje especial a la diócesis de Treviso, al obispo Michele Tomasi, a los sacerdotes y a la familia de Don Eddy. Me uno a todos ustedes en este momento de dolor. Estamos muy tristes, pero nuestro corazón está puesto en la esperanza de una nueva vida. Estamos unidos fraternalmente en la oración. La semilla puesta en la tierra germinará”.

El obispo añade el recuerdo personal de Don Eddy, con quien entabló amistad inmediatamente: “Era un sacerdote muy cercano, un muy buen amigo, y salíamos juntos a algunos paseos en bicicleta, la última vez hace un par de semanas. Quería escalar el monte Roraima. Admiró mucho la belleza de estos lugares, y el paisaje de la «gran sabana» que caracteriza nuestras tierras. Estoy convencido de que él realmente celebra junto al Señor Jesús y que intercede por todos nosotros y especialmente por los misioneros.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to Top