junio 2, 2023

Nueva Prensa de Oriente

Encuentre los últimos artículos y vea programas de televisión, reportajes y podcasts relacionados con Venezuela.

Golf en Venezuela entre arriesgada seguridad, tamarindo y maracuyá

Episodio dos de Viaje al otro lado del mundo del italiano Pier Paolo Valgra, que se ha presentado en más de 160 países. Después de Panamá le toca a Venezuela.

«Dejando la sede en Panamá, nos vamos a jugar al golf a Venezuela. Es un destino un tanto crítico, precedido de una mala reputación sobre todo en materia de seguridad. Farnesina desaconseja «viajes por el país totalmente innecesarios» y habla de «una situación precaria». situación, delincuencia rampante a gran escala, robos a mano armada, secuestros, extorsión incluso durante el día, falsos retenes… Y digo que me gustaría jugar al golf en Venezuela…

di Pier Paolo Vallegra

Como es habitual en estos casos, me dirijo a las autoridades consulares, que siempre son muy amables y serviciales. A excepción de Caracas, elegí el destino más tranquilo (por así decirlo: tiene uno de los índices de criminalidad más altos del país) Valencia, la capital del Estado Carabobo. El vicecónsul honorario describió perfectamente el terreno que estaría atravesando. Sé que la ciudad tiene cinco ayuntamientos, siendo San Diego el único BebiendoEs mejor no ingresar dos divisiones, en una región, la región sur está bien, y en la quinta región norte.

Solo una recomendación: no toques nada que te ofrezca un extraño en la calle o en un centro comercial, porque Escopolamina. escopolamina (o Burundanga) es un alcaloide alucinógeno, que se obtiene de algunas plantas como el stramonio. El cuerpo produce taquicardia, alucinaciones, delirio, somnolencia, pérdida del conocimiento, Parálisis que lleva al coma. Una vez se usó como un suero de la verdad. Al ser inodoro e incoloro, puede inhalarse o disolverse en bebidas o alimentos con fines delictivos.

READ  El acuerdo "humanitario" de Venezuela que podría abaratar el precio de la gasolina en Europa

Aliviado por la información, llegué a Valencia a primera hora de la tarde, tras dos horas de vuelo. El taxista que me envió Lidotel (una tienda por departamentos cinco estrellas en el municipio de Naguanagua en la región sur, ok) me saluda y me lleva al hotel en veinte minutos.

Acordamos hacer una excursión a la ciudad a última hora de la tarde, pero en realidad no salgo del coche, ya que descubro que todo cierra a las 4:00 p. m. Este es todavía el primer acercamiento a una ciudad cuyo centro, como en muchas ciudades sudamericanas, es viejo, descuidado, con calles angostas y casas bajas.

Golf en Venezuela: Parada en San Diego

Por la mañana el mismo taxista nos lleva a Club de Golf Cumacaen el Ayuntamiento de San Diego (que Bebiendo). Un pequeño campo de nueve hoyos, par 34 (siete pares 4 y dos pares 3) de apenas 2.268 yardas, con 4 cortos pares 3 (excepto uno par 309). Al pie de las sierras bajas que rodean Valencia, hay un pequeño lago en el que se refleja una codorniz autóctona (tamarindo), que encontramos en el lema del campamento.

El resultado está en Venezuela

Parecía el campo perfecto para mí, para acercarme al 34, pero los greens mal mantenidos y los clubes de alquiler bajaron mis expectativas. De hecho empecé con cuatro bogeys. Luego acerté cuatro pares, para terminar con un inesperado doble bogey, un corto segundo score al green, un approach imprudente y un tercer putt.

Un total de 40, de un campo recortado para mí, es algo decepcionante.

En Venezuela, como en Panamá, no jugaba con mis zapatos. Copa Airlines reclamó $ 150 por trayecto por una bolsa (Miami – Panamá – Valencia – Panamá – Miami) por un monto total de $600. ¡Ni siquiera Qantas llega tan lejos!

Venezuela, caddie profesional Juan Carlos y caddie «oficial» Pierre Paulo Valegra

Por la tarde, teniendo en cuenta el día anterior, salimos a las 14 horas y así pudimos ver (aunque de lejos) la altísima estatua Simon Bolivar En la casilla del mismo nombre (inaccesible por renovación). Luego la cercana Catedral Virgen del Socorro, Parroquia La Purísima. Sobre todo, el Carabobo Pasteleríafamoso en toda Venezuela b estacionamiento de alces (término que se usa en Venezuela para llamar maracuyá). ¡Conseguí dos pequeños y me comí mi lata después de la cena!

Regresé a Panamá por la tarde. Luego terminamos la mañana siguiente con el Jardín Botánico de Naguanagua, a tiro de piedra (pero lo hicimos en auto) de nuestro hotel. Mi interés se limitaba a un enorme saman que se decía tenía 400 años. Bajo sus palmas descansó Simón Bolívar en 1821, poco antes de la imprescindible Batalla de Carabobo. La batalla tuvo lugar a pocos kilómetros de Valencia. Allí Bolívar expulsó a los españoles del país para siempre, confirmando su fama Libertador Y dar su nombre a República Bolivariana de Venezuela.