Estado mafioso y Calabria. Elecciones políticas de 2008: así queman la ‘Ndrangheta y Forza Italia las papeletas de los ‘enemigos’ en Venezuela

Los hechos que rodearon al hospital fantasma de Caracas sacaron a la luz viejas historias sobre la relación entre la política italiana y Venezuela. El precursor de este acuerdo es un hombre llamado Ugo Di Martino, que ya ha aparecido en los titulares. El 5 de febrero de 2013 también supimos que Mario Monty era suImpresentableEn las elecciones de ese año, la denuncia vino de francesco forgioniLíder torrente en Senado en Sicilia El ex presidente de Comité Parlamentario Antimafia. Forgione indica:hugh dimartinode origen siciliano, pero emparentado con los calabreses, ya es candidato de PDLcuyo nombre está incluido en la lista de Maie, la asociación de italianos en América del Sur, que apoya específicamente a Mario Monti».

La historia de Di Martino fue contada por Forgioni en su último libro, Puerto Libre. “Reconstrucción de negocios entre Marcelo Dell´Utriel prófugo Aldo Michichi, mientras se encuentra pendiente una orden de captura internacional en su contra como parte de una investigación por los asuntos de… clan Perumali En Italia y en el extranjero, y Ugo Di Martino -añadió- habría pensado en todo, excepto en encontrar al último de la lista de Monti en Sudamérica.

Ugo Di Martino parece muy cercano a Micciché, un hombre a su vez en contacto directo con el clan Piromalli de la Piana di Gioia Tauro, una de las mafias calabresas más poderosas. Tanto es así que Micciché le pidió que etiquetara de cerca Fausto BertinottiLuego, el presidente de la Cámara, durante una visita oficial a Venezuela, para evitar que el expresidente Restablecer el comunismo Intervino en sus maniobras políticas relacionadas con el voto de los italianos en el extranjero y en asuntos del sector del gas que conciernen a Dell’Utri. A través de Miccichè, el senador del PDL fue constantemente informado de las novedades reportadas por el candidato Monti (https://www.iacchite.blog/mafia-stato-e-calabria-bertinotti-pedinato-dai-servizi-in-venezuela-chi – e-ugo-di-martino/).

Forgione concluye: «Son los mismos héroes de las papeletas que se quemaron en las elecciones de 2006 pero también en las de 2008». «Está claro que Di Martino, primero candidato por Mastella, luego por Berlusconi y ahora por Monti, tiene un rango de votos para mostrar en el mercado en todas las áreas. Eso no es tranquilizador conociendo a la gente que lo rodea».

Cuento – Adaptado de «Puerto Libre» de Francisco Forgione

Finalmente, las elecciones políticas llegan en abril de 2008. Para los pueblos de la libertad en América Latina, son un éxito. Ahí entonces nadie lo explica. En primer lugar, por la gran participación en la votación de italianos de América del Sur. Sólo han pasado dos años desde las últimas elecciones. En todas las circunscripciones extranjeras hay una disminución en el número de votantes. En América Latina, en cambio, nuestros inmigrantes votan en masa. Quieren participar en cambiar el destino de la Patria, que Prodi y los comunistas estaban destruyendo: del 51,8% en 2006 al 58,5% del electorado. ¡milagro! ¡Multiplicación de votantes y votos!

READ  Avión militar venezolano se estrella cerca de Caracas

El poder electoral de Berlusconi se ha más que triplicado. Es un gran avance en el Senado. Pasó del 8,84% de Forza Italia en 2006 al 29,4% de PdL. Motivados por el éxito están Esteban Caselli, un ítalo-argentino de oscuro y turbulento pasado, que llegará a senador en el Senado con 48.128 votos preferenciales, y Ugo DiMartino. Es el primero en no ser elegido, pero sus 9.675 votos sorprendieron a todos. ¿Y quién obtuvo tantos votos en Venezuela? Dos años antes, se había presentado a las elecciones al Campanile de Clemente Mastella, pero se estancó con poco más de 5.000 votos. Ahora se ha duplicado, a pesar de la competencia del otro candidato de Venezuela en la misma lista del Senado. Que es algo que no se hace porque los votos están divididos.

En cambio, venció y se llevó a casi todos en el país caribeño. Como Nello Collevecchio, que ascendió en el Concejo en dos años de 5.395 votos con la lista del senador Polaro, a 8.745 votos con el PdL.

Aldo Mecchi ha puesto a los candidatos correctos en el lugar correcto. Por supuesto, no fueron elegidos. Pero el grupo electoral de Venezuela es mucho más pequeño que el de Argentina y hacer promesas era casi imposible. Sin embargo, el éxito y el peso político continuaron gastándose en cosas que se requerirían de un futuro gobierno. Así piensan Micciché y sus asociados. Estos acuerdos se celebraron entre Roma y Milán. Por supuesto que no fue fácil. En los días de votación, pasó de todo.

En el extranjero, los procesos electorales duran más o menos dos semanas. El tiempo que tardan las papeletas en salir de los consulados por correo, llegar al domicilio de los inmigrantes y luego regresar a los consulados ya sea por correo o en mano. En los consulados, Michichi había puesto a su servicio al menos dos personas de confianza y de confianza. Incluso se lo escribió al partido en Roma. Y así fue aún peor. Le explica esto a Filippo Fanni, gerente sudamericano de Azzurri nel Mondo, quien lo contactó en Caracas.

9 de abril Las papeletas llegan a los consulados para su escrutinio. Aldo Mecchi no durmió en la noche, dice sin reírse: «Te estoy hablando de cosas secretas, secretas. El candidato comunista de aquí le pidió ayuda a Chávez. No sé quién lo hizo, pero varios con el servicio llegaron sobres con boletas. El secreto está aquí, donde tengo los sobres. Así que esta noche me encontré… sin salida… Sólo tenía una opción, destruirlos… obvio o no ?Que hice…»

READ  Sistema teleférico de Chávez y la capital venezolana. "Primera obra sobre la reconstrucción de Caracas"

La candidata comunista es precisamente la vicepresidenta del Partido Popular de Venezuela elegida en 2006 en América Latina, Paola Panfili. Lo que cuenta Aldo, con papeletas votadas y enviadas por inmigrantes destruidas y sustituidas por otras votadas por sus propios hombres, explica por qué en sólo dos años perdió cerca de 5.000 votos. ¡Más que un milagro!

¿Nuestros inmigrantes votan poco? Aldo brinda y de repente aumenta las ganas de compartir de nuestros compatriotas. Recupera los sobres vacíos con las papeletas sin votar y se los entrega a sus hombres, que realmente quieren votar. Entonces, ¿qué se necesitaría para endosar algunos sobres? Cuando llegan a los consulados, hay al menos dos auditores a su servicio que están listos para certificar que todo está en orden. “Recomiendo que pesen los responsables de esta operación… porque nosotros hicimos la operación con los calabreses…”. Y sí, porque Aldo no es un bienhechor. Tarde o temprano, la gente de Bayan debe estar satisfecha. Dell’Utri sabe muy bien quién envió a los calabreses a Arcore para hablar de los sonidos del sur y de Milán…» Y debo decirles que Marcello lo ha tocado de primera mano y tiene constancia de que lo envié a Arcore, no es que mando a como se llama…

Pero hay un problema aquí. Naturalmente, yo hice los arreglos para Bolivia, Ecuador… En fin, la liamos, ¿está claro? … Pero aquí en Venezuela tenemos esta baja participación y no sé cómo debemos hacerlo … Ahora, esta noche no puedo hacer nada más que destruirlos … Yo voto … De lo contrario, tendría resuelve el problema. Ahora, parte de ella ha sido destruida… Ahora a la fiesta, les estoy diciendo esta noticia de una manera muy secreta…”

“Contar viniendo de los servicios de seguridad… si esto se sabe… porque ella, la comunista, debería haber tenido toda esta caricatura… entonces, ¿sabes lo que hice?… me quitó la libertad… me quitó el tapón de gasolina y demás.. me lo puse… Y así resolví el problema… Si quieres las cenizas te las mando…». Ante la sospecha de que hay pocos votos para sus candidatos en el cartón sellado lleno de papeletas ya votadas, el sistema de Aldo es decisivo. Quema todo. Esas papeletas serían reemplazadas por las papeletas que hizo votar a sus hombres de todos modos. Los resultados lo demostrarán.

Con las urnas aún cerradas, la polémica también estalló en Caracas. Antonella Bono, líder del diminuto partido centrista ítalo-venezolano Il Sole d’Italia, ha optado por no presentar listas ni candidatos en las elecciones. Está convencida de que este sistema de votación favorece el fraude. Por eso llevó a cabo su propia investigación y documentó los métodos de los hombres de Mecchi y los candidatos de Berlusconi. Grabe la llamada telefónica con el presidente de los Comités de Caracas respondiendo a quienes le pedían información sobre cómo votar: «Buenos días, señora Chiara, ¿cómo está? Soy amigo de Ugo Di Martino, apoyamos el trabajo de Berlusconi y damos preferencia a Di Martino en el Senado y a Colvecchio en la cámara. Envíenos todo, y nosotros lo llenamos y lo enviamos directamente al consulado. Entonces, si quiere llenarlo, no hay problema, pero de todos modos si quieres enviárnoslo, llenamos los formularios y lo enviamos todo al consulado».

READ  Corrupción, Refinerías, Fertilizantes y Política: El Caso Monomeros

Lo mismo sucede también con el cuidado de Uil. Siempre está todo registrado: “Oye, te quería decir que ya llegaron las cartillas electorales y somos diez en la familia, ya sabes, me dijeron que les enviara todo por correo y luego tú te encargas de empacarlas… Porque eso dijo Ugo Di Martino, todas las tarjetas Las papeletas que lograste sacar, mándalas al patronazgo y a los komites”. La secretaria de Di Martino responde: «Pero me lo tienes que enviar mañana…».

El líder de Il Sole d’Italia hace pública la denuncia y la envía a la justicia italiana. Ugo di Martino responde indignado: «Voy a demandar. Alguien está haciendo campaña contra los italianos en el extranjero. No excluyo que alguien, que no sabe votar, se haya convertido en compatriota. Pero niego que esta historia sea de la eminente y patrocinio del que fui incluso presidente «unas semanas».

Pero según Antonella Buono, las cosas son diferentes: «Nosotros no nos presentamos a esta votación, porque llevamos dos años oponiéndonos a esta ley electoral de países extranjeros. Lo que está pasando demuestra que teníamos razón: se pidió a la gente que entregara en blanco». cartas con un minuto X.”

Los resultados de las elecciones hablan por sí solos. En Venezuela en dos años ha habido una caída del 12% en el número de votantes. Ni siquiera se ha llegado a la cifra de 30.000 votantes. Si DiMartino y Colifecchio duplicaron sus votos, pero el vicepresidente demócrata perdió 7.000 preferencias en solo dos años, ¿qué pasó? ¿Es Paula Banville realmente tan repugnante que se hace odiar y reduce a la mitad sus preferencias en tan poco tiempo? La verdad hay que buscarla en esas llamadas telefónicas de Micciché y en las llamas en las que se cuentan. Pero hasta ahora nadie ha querido hacer esto. En Roma, incluso antes de Caracas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to Top