En Venezuela, el “milagro” navideño: una nueva iglesia para Ciudad Chávez

Diez años después de la dedicación de su barrio, inicialmente “privado de Dios”, los creyentes finalmente tienen un edificio santo propio, construido con el apoyo de las autoridades, a pesar de la escasez de materiales de construcción en tiempos de crisis. Este año celebran allí su primera Navidad llenos de mucha ilusión

Marie Duhamel – Ciudad del Vaticano

El sol aún no ha salido, pero ya están juntos. A partir del sábado 16 de diciembre, a partir de las 5 a.m. todos los días, preservarán una tradición navideña muy arraigada en Venezuela: «Misas Aguinaldo», una vez aprobado por León XIII. Durante estas nueve celebraciones, que representan los nueve meses del embarazo de María, los fieles cantan villancicos. Este año en Ciudad Chávez hay algo extra para traer alegría. Es la primera vez que se celebra la novena en la nueva iglesia, situada en el corazón del barrio obrero. En las calles de Ciudad Chávez, a petición del ex presidente Hugo Chávez, se erigieron en los últimos años hileras de edificios grises de cuatro pisos para albergar a los venezolanos cuyas casas fueron destruidas por desastres naturales. Como en los otros 35 barrios populares que surgieron en todo el país durante el mandato de Chávez, los 20.000 habitantes de Ciudad Chávez contaron con todo: una escuela, una escuela secundaria, campos deportivos, tiendas, etc. En definitiva, todo menos las iglesias. Aunque los cristianos constituían la mayoría en el país, no tenían un lugar donde reunirse. Pero esto no desanimó a la diócesis.

Multitud celebró al aire libre

Para atender a los fieles se realiza una “importante labor pastoral” desde 2014, año de inauguración del barrio, afirma el salesiano Bjord Castillo, obispo de La Guaira, a cuya diócesis pertenece Ciudad Chávez. Durante diez años, todos los domingos, el sacerdote celebraba misa en la calle, independientemente de las condiciones climáticas. Llueva o haga sol, los fieles estaban allí todos los domingos, sentados uno al lado del otro en las sillitas que habían traído consigo. Con el paso de los años, se enseñó catecismo a los niños y se estableció un comedor para las personas más pobres de la comunidad.

“Construimos una comunidad antes de construir una iglesia”, dice nuevamente Castillo. Desde su nombramiento como jefe de la diócesis por el Papa Francisco en 2013, el clérigo ha pedido continuamente a las autoridades que les proporcionen un lugar para reunirse. Hace tres años su deseo se cumplió y las autoridades ofrecieron a la iglesia “un hermoso terreno cerca de la plaza principal”. Luego de 15 meses de inicio de las obras, se construyó una iglesia con capacidad para más de 350 asientos, un altar, un sacerdote, un centro de recepción de peregrinos y un espacio destinado a servicios sociales. Para Monseñor Castillo, la corta duración de las obras, el hecho de que fue posible obtener materiales de construcción, que normalmente no se podían conseguir debido a la actual crisis económica, así como el hecho de que fue posible ensamblarlos, “a pesar de las diferencias de opinión”, fueron la voluntad de muchos actores – gobierno nacional, autoridades locales, comunidad, iglesia – actuar como un verdadero “milagro”. Todos han contribuido a financiar lo que hace diez años todavía era un sueño.

Celebración del Beato José Gregorio Hernandez, 2022, iglesia en construcción

Celebración del Beato José Gregorio Hernandez, 2022, iglesia en construcción

READ  Biden, Venezuela y los dictadores petroleros

Una semana de celebraciones con Romero y Hernández

Con motivo de la consagración de la iglesia, que tuvo lugar a finales de noviembre, las celebraciones continuaron en la diócesis durante una semana entera. “Se celebraron doce misas, cada parroquia acudió con su propio párroco y cantaron coros pastorales de toda la región, incluyendo canciones inéditas dedicadas a San Óscar Romero y José Gregorio Hernández”. La iglesia estaba dedicada al santo salvadoreño, “cercano al pueblo, un hombre de paz y amor, comprometido con la justicia y los derechos humanos a través de su elección por los pobres”, dijo Buerd durante las celebraciones, mientras la diócesis dedicó un santuario al santo salvadoreño. Santo salvadoreño. Bendita Venezuela en Ciudad Chávez, la primera en llevar el nombre de este profesor universitario y médico laico, educado y humilde, al servicio de los pobres.

Fieles de Ciudad Chávez

El día de la canonización, las reliquias del Santísimo fueron expuestas en el altar, llevadas en procesión por un grupo de hombres involucrados en la comunidad, mientras los “Caballeros del Obispo Romero” protegieron el Santísimo Sacramento durante tres años. Especialmente en las noches de culto durante la Semana Santa. Ese día, otros creyentes en Ciudad Chávez también recibieron diversos privilegios. Por ejemplo, dos abuelas se acercaron al altar durante la Comunión, trayendo consigo sus preciadas sillas, las que habían utilizado durante diez años para asistir a Misa en la acera. Y luego estaba la alegría de Lucy, que pudo dar la primera lectura en nombre de su hijo Michael, fallecido a los 36 años.

Fieles de Ciudad Chávez están contentos con su nueva iglesia

Fieles de Ciudad Chávez están contentos con su nueva iglesia

READ  "En los DJ sets llevo los sonidos del mundo"

Reconciliación, servicio a los pobres y evangelización

“La nueva iglesia es fruto de un compromiso colectivo, de decenas de historias personales, y pertenece a todos, como un refugio”, afirma monseñor Bjord. El obispo también menciona que en Navidad, el jefe de la policía estatal, la fiscalía, varias asociaciones culturales y uno de los partidos de oposición solicitaron celebrar allí una misa, ya que se convirtió en un lugar de reunión y hogar para todos, “un alegría en un país que necesita urgentemente la reconciliación”. El obispo de La Guaira añade que en San Romero y el Beato Hernández “podemos encontrar motivos de unidad y de construcción de una Venezuela más justa y más acorde con el Evangelio”. “La Navidad nacerá en el corazón de todos”, concluye, especialmente entre los 160 niños matriculados en cursos de educación cristiana en Ciudad Chávez: “En la fiesta de Cristo Rey, sus madres les regalaron una corona de cartón”. Animarlos a seguir a Cristo y construir un reino de paz y justicia”.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to Top