El hambre es más fuerte que el miedo

Al amanecer, una mujer busca en los contenedores de basura del centro de La Habana algo para comer o revender.

El día en que el precio de la gasolina se quintuplicó y Cuba, por primera vez en la historia, pidió ayuda al mundo para alimentar a su pueblo, Manuel, al terminar su turno en la fábrica, tenía una idea clara de la situación: «Nos hemos convertido en la Corea del Norte del Caribe». El hombre de 40 años (que pidió usar un nombre ficticio) habla afuera de Partagás, una histórica tabaquería en La Habana, mientras enciende un cigarrillo Cohiba. Cada día recibimos cinco personas que no han pasado la inspección de calidad, – Complementar un salario de 12 mil pesos mensuales, que en el mercado negro equivale a menos de 40 dólares estadounidenses.. Varios otros trabajadores lo venden (un turista puede pagar hasta 10 dólares por cada uno) pero él fuma tres veces por noche. “Es la única satisfacción que me queda en este país donde nada depende de ti, todo viene de arriba, y cada vez es más ridículo y corrupto”, dice en español. ¿No es imprudente expresarse de esta manera? Sacude tus hombros. “Espero que no me estés grabando. Todos piensan como yo. Ahora no tenemos nada que perder”. De hecho, se garantiza la pena de prisión para cualquiera que “perturbe el orden público”. Con comportamientos que no son bienvenidos por el régimen, todavía asusta a Manuel y a la mayoría de los cubanos. Nadie ha olvidado cómo terminó en julio de 2021, cuando miles de personas salieron pacíficamente a las calles, provocando las mayores manifestaciones desde la revolución de 1959. Unas 1.400 personas fueron arrestadas y condenadas a hasta 15 años de prisión.Según la periodista local Yoani Sánchez, 200 personas siguen desaparecidas. En los últimos meses, aunque la crisis sin precedentes ha provocado quejas y descontentos cada vez más claros, Presidente Miguel Díaz-Canel dispuso una campaña preventivaEsto llevó a 282 casos de abuso policial y 95 arrestos sólo en febrero, según el Observatorio Cubano de Derechos Humanos.
Por esta razón, el anuncio de un aumento del 500 por ciento en el costo del combustible (lo que aumentará la inflación, que ya superó el 30 por ciento), seguido de la decisión de apagar dos tercios del alumbrado público del país, no enoja a la gente. ? Clara reacción en la capital. A excepción de las colas de taxis en las gasolineras en los días previos al aumento de precios, todo siguió como hasta ahora. Los niños juegan al fútbol descalzos frente al Malecón, las olas chocan contra la pared, los jóvenes con una charla hipnótica ofrecen a los turistas souvenirs caros o los engañan con el tipo de cambio del dólar, y varias niñas ofrecen «compañía» a los blancos, extranjeros peludos. Pero durante las dos o tres horas de espera en las paradas de autobús, después de que la empresa de transportes de la capital paralizara 309 de los 561 vehículos que debían prestar servicio (en los años 80 eran 2.500), la gente habla, incluso con los extranjeros. Como nunca antes. “Los de allá no entienden nada. No, lo entienden, pero no les importa cómo vivimos aquí. Ellos y sus amigos, los generales, están bien. Apuesto que tienen leche.» El tono de Álvaro, el guía turístico del Capitolio, es sorprendente. Habla inglés y sigue sonriendo incluso cuando hace los comentarios más mordaces, pero no le ahorra nada al régimen. Incluso se ríe abiertamente. cuando recuerda eso El viceprimer ministro Jorge Luis Tapia Fonseca atribuyó la crisis que ha arrojado a la pobreza al 88 por ciento de la población a los trabajadores cubanos, que carecen de una «cultura de productividad».. «¿Productivos? ¿Y para ello repetir por unos céntimos las mentiras que nos dicen que les digamos a los turistas? ¿Producidos con el estómago vacío? No saben lo que significa no poder alimentar a nuestros hijos».
En Cuba hoy en día no hay leche, ni huevos y muy poca harina. Tanto es así que el gobierno se rindió a hacer sonar la alarma en el Programa Mundial de Alimentos de la ONU, algo que nunca había hecho en 65 años de sistema socialista.. También identificó un chivo expiatorio: el ex ministro de Economía Alejandro Gil, quien está siendo investigado por “graves errores” que cometió cuando era primer ministro y que llevaron a precios más altos. Al mismo tiempo, las Naciones Unidas, junto con algunos países, encabezados por Brasil y Canadá, respondieron a este llamado enviando cientos de toneladas de leche en polvo para asegurar su distribución a niños menores de siete años, pero sólo durante los meses de marzo y abril.
Sin embargo, las tiendas gubernamentales donde se pueden comprar alimentos básicos con una libreta de racionamiento individual controlada permanecen vacías. Es imposible encontrar los cinco huevos, el kilo de leche en polvo, el kilo de arroz y el kilo y medio de carne prometidos a todos los habitantes de la isla a precios subvencionados. Se puede conseguir algo más, especialmente frutas y verduras, pagando diez veces más en los puestos de las esquinas. Y los pequeños negocios -resultado de la apertura a la iniciativa privada en los años 1990- que venden en dólares, tienen galletas, guisantes enlatados, café e incluso productos similares a Nutella, pero las cantidades en las etiquetas de precios son similares a las de Italia. Supermercados. Entonces la desesperación te impulsa a desahogar tu ira sin dudarlo. “La producción agrícola está en sus niveles más bajos de la historia”, explica la periodista cubana Glenda Boza Ibarra. -. Carece de todo lo que viene del extranjero para sustentarlo, desde fertilizantes hasta alimento para pollos, pasando por diésel para maquinaria agrícola y transporte, y no sólo a causa del embargo estadounidense. Lo que pasa es que ningún país, ni siquiera Rusia, está más dispuesto a darnos crédito. «También hay una creciente escasez de mano de obra, y no es por pereza».
Un trabajador que recoge hojas de tabaco o frutos bajo el sol del Caribe seis días a la semana gana el equivalente a 20 dólares al mes. “Hay que estar desesperado para hacer esto – continúa Manuel – al menos en la ciudad se puede intentar ganar dinero con propinas o vendiendo algo a los visitantes”.
El turismo es uno de los principales recursos de la isla, pEl colapsó. La pandemia lo ha dejado cerrado hasta noviembre de 2021, más tiempo que muchos otros destinos, y los turistas han tardado en regresar. Es más, añadiendo a Cuba a la lista de países terroristas a los que Donald Trump quiere deportar a decenas de miles de viajeros que no quieren que se les niegue la entrada a Estados Unidos porque pasaron unos días en las playas de Varadero (sólo se podrá recuperar la entrada solicitando una visa, después de una entrevista en una de las embajadas americanas. Pero la calidad de la oferta turística también ha disminuido. Los hoteles de cinco estrellas que cuestan 400 dólares la noche no son inmunes a frecuentes cortes de energía, Wi-Fi lento e irregular y la imposibilidad de tomar un capuchino en el desayuno cuando no hay una gota de leche en toda La Habana. El servicio en los resorts de playa no está a la altura del que se encuentra en Cancún o República Dominicana.
A pesar de las ofertas competitivas, para muchos es suficiente reservar en otro lugar. Cuba no puede vivir sin turistas. “La única esperanza que tenemos, de principio a fin, es irnos”, continúa Álvaro, de 33 años, licenciado en ingeniería civil y que lleva años intentando ahorrar los 5.000 dólares que necesita para escapar. En los últimos dos años, entre 600.000 y 700.000 cubanos han abandonado la isla, según diversas estimaciones, o el 10 por ciento de la población activa.. Otra razón es la escasez de mano de obra, que se refleja en los campos y fábricas vacíos (un ala entera de Partagás está cerrada desde hace meses).
El destino más común es Estados Unidos, por su cercanía y porque muchos tienen familiares o amigos en Estados Unidos. Pero entrar a Estados Unidos no es tan fácil como lo era antes. Hace poco más de un año, Joe Biden cambió las reglas. Ahora bien, para poder solicitar asilo no basta con pisar suelo americano, hay que llegar legalmente, pasando por un complejo proceso de selección en la Embajada de Estados Unidos en La Habana, que dura hasta un año, y acepta unos miles de dólares. People Monthly está actualmente en suspenso, oficialmente debido a la “escasez de personal”, incluso si los cubanos sacuden la cabeza y dicen que entre Trump y Biden, nadie quiere saber más de ellos. CComo en tiempos pasados, también los bailarines huyen: el Ballet Nacional de Cuba regresó anteayer de una gira en Puerto Rico con al menos nueve integrantes reducidos..
El camino más utilizado por la gente común y corriente, como explican decenas de jóvenes entrevistados en La Habana y confirman agencias humanitarias, es a través de Nicaragua, el único país de la región que no exige visa. Desde allí comienza el viaje de dos semanas y 2.400 kilómetros hasta la frontera de Texas.. En México, los migrantes reciben documentos falsos. “Es mejor entrar a Estados Unidos como mexicanos que como cubanos”, concluye Álvaro. Por una sencilla razón: “Por lo menos si te deportan no te devuelven aquí

READ  Últimas noticias de Ucrania. Usage: Una victoria extraordinaria en Kherson. Moscú: Las negociaciones con Kyiv dependen de sus aliados

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to Top