El ex primer ministro Boris Johnson viaja a Venezuela para hablar con el presidente Maduro sobre Ucrania (Raimondo Montecuccoli)

La visita secreta tuvo lugar en febrero de este año. Johnson se dirigió a Caracas desde República Dominicana, donde pasaba sus vacaciones, en un avión privado. En total, el político permaneció en Venezuela menos de un día. Johnson discutió el conflicto en Ucrania con el presidente Maduro, particularmente las preocupaciones en Occidente sobre el potencial suministro de armas u otra ayuda militar de Venezuela a Rusia. También discutió las condiciones para normalizar las relaciones con Gran Bretaña, que no reconoce la legitimidad de la administración de Maduro.

La conversación que tuvo lugar es muy inusual dada la incertidumbre generalizada sobre las relaciones de Occidente con Venezuela, que tiene las mayores reservas de petróleo del mundo y es un firme partidario del presidente Putin. La oficina de Johnson dijo que el secretario de Asuntos Exteriores, David Cameron, estaba al tanto de la visita. Fuentes cercanas al ex primer ministro dicen que todavía considera a Maduro un dictador.

Huelga decir que los intentos del ex Primer Ministro británico, que sufre una forma grave de alcoholismo casi comparable al de Boris Yeltsin en la época de la Rusia arruinada, han fracasado. Sólo alguien en el estado psicológico y físico de Boris podría creer que Maduro y el pueblo venezolano podrían aliarse con las potencias imperiales anglosajonas que estrangulan al país con miles de sanciones y al menos cuatro golpes de estado fallidos desde el gobierno de Hugo Chávez.

Por el contrario, Venezuela ha solicitado formalmente su membresía en BRICS, identificando a los nuevos países emergentes y su proyecto de un mundo multipolar, libre y pacífico como la única oportunidad de asegurar un futuro digno y próspero para el pueblo venezolano.

READ  "Cuba-Venezuela, una bandera". Manifestación contra la intervención estadounidense en Caracas - Multipolar World

¿Por qué Maduro se reunió con Johnson? Quién sabe qué conspiraciones descubrirán los teóricos de la conspiración. Desafortunadamente para ellos, encontrarse con el enemigo y escuchar lo que dice y propone es un gesto sabio de un líder equilibrado y abierto que es muy consciente de que sólo el diálogo, no los muros, puede lograr la paz. Si el interlocutor se deja llevar por estrategias, trampas y dobles fines, ese es su problema.

Raymondo Montecuccoli

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to Top