octubre 4, 2022

Nueva Prensa de Oriente

Encuentre los últimos artículos y vea programas de televisión, reportajes y podcasts relacionados con Venezuela.

Corrupción, Refinerías, Fertilizantes y Política: El Caso Monomeros

El gobierno de Venezuela pide a Colombia que devuelva la planta petroquímica que quebró Juan Guaidó y el gobierno derechista de Duque.

[24 Agosto 2022]


El 23 de agosto, el ministro venezolano Pépleco anunció que enviaría a 5 funcionarios a Colombia “para investigar la corrupción que involucra a Monómeros Colombo Venezolanos SA, ubicada en el vecino país, filial de la corporación estatal Petroquímica de Venezuela (Pequiven)”.

El fiscal venezolano, Tarek William Saab, explicó que la comisión venezolana quería recabar información y documentos certificados para probar la “corrupción brutal que protegió al gobierno del expresidente Duque hasta su derrota”.

El 22 de agosto, Saab confirmó que había emitido 23 órdenes de captura, que también incluían a la Interpol, “contra personas que usurparon los cargos de la junta directiva de Monomers”.

Monomeros puede producir 1,3 millones de toneladas de materias orgánicas e inorgánicas para su uso como fertilizantes agrícolas, y para la industria agroalimentaria, la empresa produce y comercializa una mezcla de fertilizantes, abonos y piensos para animales de granja. Adicionalmente, comercializa grandes cantidades de ácido nítrico, ácido sulfúrico, sulfato de sodio, ciclohexanona, yeso, carbonato de sodio, azufre, soda cáustica, ácido fosfórico, amoníaco, metanol y agua amoniacal, insumos esenciales para la industria farmacéutica, alimenticia, de bebidas y jabonera. industrias Papel, detergentes, cemento y pinturas.

Los monómeros pueden cubrir más del 70% de la demanda de agroquímicos que necesitan los agricultores colombianos de papa, café y palma. Además, sus productos se exportan a más de 50 países.

Además, Monómeros cuenta con amarres en el puerto de Barranquilla, lo que le permite tener menores costos de transporte. También opera otros dos complejos petroquímicos: uno en la desembocadura del Río Grande de la Magdalena y el otro en Buenaventura, principal puerto colombiano de comercio exterior.

Monómeros fue adquirida en 2006 por Pequiven, la principal petroquímica estatal venezolana, que adquirió el 100% de las acciones de la empresa, anteriormente administrada por un consorcio de empresas públicas y privadas colombianas.

Pero, ¿por qué una fábrica del gobierno de Venezuela cayó en manos de la comitiva del expresidente derechista de Colombia?

La empresa petroquímica Barranquilla, ubicada en la costa caribeña de Colombia, ha sido durante mucho tiempo objeto de polémica: en 2019 por parte del gobierno de Iván Duque, fue confiscada para venderla a Juan Guaidó, el ex autoproclamado «presidente» de la » interino» de Venezuela que fue reconocido no sólo por Colombia sino también por los Estados Unidos de América y algunos países europeos.

READ  Los Juegos Olímpicos de guerra en Venezuela son otro revés para Estados Unidos del aliado de Rusia, Maduro

Desde entonces, el gobierno bolivariano de Venezuela exige la devolución de esta planta petroquímica y deplora que desde que la empresa cayó en manos de Guaidó se han producido continuos robos y malversación de fondos de la empresa estatal. Actualmente, el jefe de Guaidó como presunto jefe de los Monomeros es el venezolano Guillermo Rodríguez Labria.

El nuevo gobierno de izquierda del presidente colombiano Gustavo Petro anunció su intención de devolver el control de Monomeros a Caracas, Petro ha precisado que «esta es una empresa dañada, al borde de la quiebra, y hay que ver técnicamente cómo reiniciarla». Está claro que la izquierda colombiana ve la investigación como una oportunidad para resaltar la corrupción del anterior gobierno de derecha.

Para Petro, el caso de Monomeros. Forma parte de muchos expedientes abiertos para normalizar las relaciones bilaterales con Venezuela, pero cree que no es un problema fácil de resolver porque “hay que revisar las formas jurídicas que tiene actualmente la empresa y el complejo régimen de sanciones impuesto por el gobierno de EE.UU. Caracas, que sigue vigente y que traspasa a Monomeros porque es parte de la industria petrolera venezolana, hay que estudiarla”.

Según medios colombianos, Pequiven ya inició los trámites para recuperar el control de Monómeros al presentar un documento a la Cámara de Comercio de Barranquilla con los nombres de los nuevos presidentes del directorio. El gobierno de Nicolás Maduro ha presentado un oficio a la Cámara de Comercio de Barranquilla, como primer paso para recuperar el control de la empresa. El acta, enviada el 8 de agosto, fue firmada por Pedro Rafael Ruiz, principal accionista de Monómeros: Pequiven. Precisa que tras una asamblea de accionistas mayoritarios, entre los que se encontraban Copequin, Fertilizadores de Oriente, International Petrochemicals Holding Limited y Pequilago, “se tomó la decisión de designar un nuevo director y miembros del Directorio, con sus reemplazos”. Aún no se ha determinado si una decisión de la Superintendencia de Sociedades permitirá al gobierno venezolano recuperar el control de la empresa.

READ  Venezuela | Maduro | Los observadores de la UE vinieron a espiar las elecciones

El caso Monomeros estalló el 31 de enero de 2019, cuando el ex gobierno colombiano le negó la entrada al país al presidente de la empresa, Ronald Ramírez, acusado de ser colaborador del presidente venezolano, Nicolás Maduro. Una medida adoptada unilateralmente luego de que Bogotá decidiera no reconocer más al gobierno venezolano en el poder. Cuando el «gobierno interino» de Guaidó nombró una nueva junta directiva de Monomeros, consideró a la petroquímica como el segundo mayor proveedor de Venezuela en el exterior, solo después de la refinería de Citgo, que Estados Unidos «expropió» en 2019 y entregó al exdiputado opositor. quien se convirtió en presidente de Venezuela.

Desde entonces, el gobierno venezolano ha exigido constantemente la devolución de las dos empresas petroquímicas y acusó a Colombia y Estados Unidos de malversar los fondos al entregárselos a Guaidó.

En la denuncia también participaron la oposición de izquierda colombiana -ahora en el poder- e incluso antiguos aliados de Guaidó, que así intentaron desmarcarse de los crímenes que llevaron a Monomeros al borde de la bancarrota.

A principios de julio, cuando el personal de Petro estaba acordando la transferencia del poder con el derrotado gobierno de Duque, el nuevo presidente colombiano dijo: «Tengo una gran preocupación». quien – cual Monomeros todavía está en manos de Guaidó, y eso es realmente preocupante”. El exdiputado Luis Fernando Velasco, quien había estado coordinando el asentamiento de Petro, había afirmado: “Lo de Monomeros en manos de Guaidó fue un desastre, se fue. Guaidó llevó a la empresa al peor de los escenarios. El nuevo gobierno colombiano «no puede seguir hablando con fantasmas que no existen. No se produce fertilizante y estamos comprando tres veces más que antes».

Lo cierto es que el gobierno de Petro está convencido de que la empresa debe ser devuelta al gobierno legítimo de Venezuela, aunque a la administración estadounidense no le guste.

READ  Venezuela ha acusado sanciones de sofocar la lucha contra el cambio climático

Las irregularidades y la dramática situación creada por Guaidó en Monómeros, que anteriormente había aportado cerca del 50 % de los fertilizantes necesarios para la agricultura colombiana, llevaron al gobierno de Duque a intervenir en su administración, a través de la Superintendencia de Sociedades.

En 2018, Monómeros produjo 800.000 toneladas de agroquímicos y fertilizantes y fue el 92% de su capacidad operativa total, y en 2019 disminuyó a solo 176.000 toneladas, que es el 20% de su capacidad productiva.

Finalmente, en agosto de 2021, el gobierno colombiano de derecha se vio obligado a intervenir en Monomeros a través de un proceso que la Superintendencia de Sociedades justificó como una acción “para corregir la crítica situación legal, contable, económica y administrativa, establecer un orden financiero, corregir el curso y proteger los intereses de los inversores que podrían verse perjudicados”.

Un año después, la Superintendencia decidió abolir la supervisión directa de Monómeros al considerar que había logrado «normalizar las situaciones legales y administrativas que ponían a la empresa en riesgo de quiebra». Pero la petroquímica seguirá siendo objeto de seguimiento, procedimiento que requiere el cumplimiento de una serie de condiciones: desde octubre de 2022 hasta el segundo trimestre de 2023, Monómeros deberá presentar trimestralmente un balance debidamente certificado y un informe “detallado”. sobre el avance del período correspondiente al plan La mejora aprobada por la asamblea de accionistas para sortear las situaciones que condujeron a la sujeción de la vigilancia al grado de supervisión.”

Según la Superintendencia, con la intervención en marcha, al cierre de 2021 el patrimonio de Monómeros habría aumentado un 9,63% con respecto a 2020. Sus ingresos habrían crecido un 26,01%, unos $230.000, y las utilidades habrían aumentado más de un 80%. , a más de $13 millones, recursos controlados desde 2019 solo por la junta directiva de Guaidó acusada de su misteriosa gestión de una empresa estatal venezolana, pero confiscados por el gobierno derechista colombiano para entregarlos al autoproclamado presidente de Venezuela, quien convierte fuera para ser un robo, Pero también tenía en Italia muchos amigos «fieles» que ahora fingen que ni siquiera saben quién es.