Colombia, nueve militares murieron en ataque del Ejército de Liberación Nacional en la frontera con Venezuela

Al menos nueve militares colombianos murieron y otros ocho resultaron heridos en un atentado con bomba atribuido al Ejército de Liberación Nacional (ELN) en zona rural de El Carmen, provincia de Norte de Santander, en la frontera con Venezuela. «Condenamos el ataque violento presuntamente cometido por el grupo ElN en Norte de Santander contra nuestro ejército. Lamentamos la muerte de los militares muertos. Los grupos ilegales deben entender que la paz plena es la forma de garantizar los derechos y la vida de los ciudadanos», se lee. un tuit del Ministerio de Defensa de Colombia.

Solo el 26 de marzo, al menos un soldado murió y otros dos resultaron heridos en Colombia tras un atentado con bomba atribuido a la tribu Illen. En un comunicado difundido en las redes sociales, los militares colombianos anunciaron que su mando se compromete a «brindar protección y tranquilidad» a la población. San José de Palmar (en la región occidental del Chocó) víctima de un «acto terrorista en violación de las normas del derecho internacional humanitario». Según información de inteligencia militar, el ataque «pudo haber sido cometido por individuos del Frente Ernesto Che Guevara afiliado al grupo Elen, que es liderado por el fedayín conocido como Yerson».

La escalada de ataques ocurre cuando ILN y el gobierno de Colombia se involucran en delicadas negociaciones de paz, y la segunda ronda se cierra a mediados de marzo en la Ciudad de México. En esta oportunidad, las dos partes delinearon una agenda de seis puntos, entre los que se encuentra el que expresa la necesidad de garantizar un «estatus jurídico» a los integrantes del Eln, tanto a los que están siendo juzgados como a los que ya han sido condenados. por las autoridades judiciales, . El documento también compromete a las partes a «eliminar todas las formas de actividad paramilitar», enfatizando la necesidad de un cese al fuego y acceso humanitario. “Durante este proceso se llegará a un acuerdo sobre el suministro de armas al Eln y la superación de la violencia”, se lee en el comunicado. En este sentido, se acordó desarrollar “mecanismos de seguimiento, seguimiento y verificación” con la participación de la sociedad civil, la comunidad internacional, el gobierno y el grupo INN.

El segundo punto sugiere en cambio «examinar el modelo económico, el sistema político y las doctrinas que impiden la unidad y la reconciliación nacional desde una perspectiva democrática». Esto es nuevo en comparación con las negociaciones previas que realizó el gobierno colombiano con las ex “FARC” en La Habana, cuando el director ejecutivo del expresidente Juan Manuel Santos se negó a discutir con los combatientes el estado y el modelo económico vigente en el país. Finalmente, la agenda incluye un punto dedicado al papel de las víctimas, a quienes se les propone una «reparación integral colectiva o individual» y una «aceptación de responsabilidad» por todas las partes.

READ  El talento del conservador Carlos de la empobrecida Venezuela juega ahora en la ciudad

La reanudación de las negociaciones entre el gobierno colombiano y el ILN, que es una de las prioridades del presidente colombiano, Gustavo Petro, la política de “paz total”, se formalizó el 21 de noviembre de 2022, cuando las partes instalaron una mesa de diálogo. reanudar las negociaciones del acuerdo. Tras la primera ronda de conversaciones celebrada a mediados de diciembre en Caracas, la capital de Venezuela, las dos partes parecían a punto de congelar las conversaciones a fines de 2022, luego de que Petro declarara un «alto el fuego» bilateral, que es lo que Ellen siempre ha hecho. . Declaro que no estoy de acuerdo. Gracias a otra ronda de diálogos, organizada nuevamente en Caracas a mediados de enero, el Gobierno y el Eln fijaron la segunda ronda para hoy, en la Ciudad de México.

Las conversaciones con el grupo ILN, que vuelve por quinta vez a la mesa de negociaciones con el Gobierno, fueron interrumpidas en enero de 2019 por el expresidente, Evan Duque, en protesta por el ataque a la escuela de policía en Bogotá, que dejó al menos 23 muertos. El proceso que ahora se reanuda es considerado como garante por los gobiernos de Cuba y Noruega, al igual que el anterior intento de paz, Chile y Brasil. Acompañan las conversaciones, además de la Iglesia que será el acompañante permanente de las negociaciones, también el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, y el Gobierno español, que por el momento es el único que ha aceptado la invitación extendida. a Estados Unidos, Alemania y Suecia. Venezuela, con la que el gobierno de Petro reabrió relaciones diplomáticas después de cuatro años, podría jugar un papel fundamental en las negociaciones, dada la presencia de combatientes de Ilen en su suelo.

READ  El juego que representa al presidente Maduro

La delegación compuesta por el presidente gustavo petro Está dirigido por Ote Patiño, exmiembro del extinto grupo armado colombiano M-19 (el mismo grupo al que sirvió Petro cuando era muy joven). Junto a él se sientan el senador Iván Cepeda y la senadora María José Pizarro, dos nombres importantes en el frente que apoyan al gobierno. Cepeda fue uno de los facilitadores del proceso de paz con las FARC, y es recordado por haber tenido una larga pugna jurídico-institucional con el expresidente conservador Álvaro Uribe, específicamente por temas relacionados con el conflicto armado. Pizarro, hija de otro excombatiente del M19, fue la parlamentaria que integró la Escuadra Presidencial del Petro, tarea ceremonial encomendada a personas de confianza del jefe de Estado.

Alto Comisionado para la Paz cierra el grupo, danilo ruedael joven funcionario que condujo las conversaciones iniciales con los militantes, W.J. José Félix LaforePresidente de la Asociación de Criadores de Fedegan. Una opción, esta última, está llena de significado. Conocidos como una de las voces más radicales de la derecha colombiana, los Lafaurie representan un sector tradicionalmente importante de la economía nacional, estrechamente asociado con los terratenientes. Es «esencial» que los criadores y agricultores se involucren en el proceso, dijo Pietro, y pidió a Laforey que «entre en la intimidad» de un diálogo complejo y acceda a detalles confidenciales para determinar mejor el curso de las negociaciones.

desde el inicio del mandato del presidente gustavo petro Ofreció la iniciativa de «pacificación total» del país, trabajando para revitalizar las conversaciones con las diversas fuerzas irregulares, pero también cambiando el enfoque general de los temas de defensa y seguridad. Un objetivo centrado en ofrecerse a negociar con todas las bandas armadas, incluso sin estatus político. Hacemos un llamado a todos los militantes para que dejen sus armas en las brumas del pasado. Aceptar beneficios legales a cambio de la paz, a cambio de una vez por todas la no repetición de la violencia, de actuar como dueños de una economía próspera pero legal que acabe con el atraso de las regiones”, dijo Petro. Colombia debe “finalmente y de una vez por todas” puso fin a seis décadas de “conflicto armado”.

Para hacer avanzar el programa, Petro también cuenta con varios peones importantes. De hecho, Petro puso un anuncio para el Ministerio de Defensa. Evan Velázquez, el ex juez más conocido sobre todo por la investigación llamada «Parapolítica», que reveló vínculos entre políticos, bandas criminales y militares, se cerró con la detención de más de 50 parlamentarios. Y al instalar un nuevo Comandante en Jefe de la Policía, Henry Sanabria Seely, Petro aseguró que la seguridad ya no se medirá por «el número de muertos o arrestos», sino por «el número de vidas». Ni hablar de la promesa de Petro de reescribir la guerra contra el narcotráfico, y abandonar la estrategia «fallida» de la «guerra contra las drogas». Un enfoque se inauguró en Colombia a principios de la década de 1970 con el aporte decisivo de Estados Unidos, que «fortaleció la mafia y debilitó a los estados, llevando a los estados a delinquir y evaporando el horizonte de la democracia».

READ  Mediador de Macron para Venezuela. Lo que le dijo a Maduro en la COP27

Reanudación de conversaciones gracias a la Ley 418 (de “paz integral”), que fue aprobada a fines de octubre de 2022 por 125 votos a favor y 13 en contra. El fallo establece normas para «discutir, negociar y firmar acuerdos con voceros y miembros de grupos armados al margen de la ley». Aprobado por primera vez en 1997 y renovado cada cuatro años, el nuevo texto permite, entre otras cosas, que el gobierno suspenda formalmente las órdenes de arresto de los negociadores y cree «programas de desarrollo» específicos en las áreas que más han sufrido la violencia guerrillera. La ley también prevé la formación de un gabinete de paz que permitiría al presidente Petro reunirse periódicamente con sus ministros para tratar exclusivamente temas relacionados con las negociaciones de paz.

La ley solo permitirá formaciones armadas de carácter «político». En todo caso, las estructuras con “importante influencia criminal” no podrán gozar de los beneficios otorgados a las FARC en los acuerdos de 2016, los mismos beneficios que se pretende otorgar al ELN, incluyendo -sobre todo- una jurisdicción especial. Estas fuerzas armadas irregulares no podrán reintegrarse a la sociedad hasta que sean «sometidas a la justicia». En todo caso, el gobierno también está preparando una ley para involucrar a las bandas «apolíticas» (organizaciones criminales, dedicadas principalmente al narcotráfico) con aparato militar que opera en el territorio en el proceso de paz general.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to Top