octubre 2, 2022

Nueva Prensa de Oriente

Encuentre los últimos artículos y vea programas de televisión, reportajes y podcasts relacionados con Venezuela.

Carlo invoca a Venezuela “si gana la derecha”. Luego siembra discordia: «Yo no hablo con Fratoiani».

Es una «tormenta sucia», dice Carlo Calenda. Una tormenta de M…. corrió contra él, acusando a la inspiración de Salgari de «la secta italiana de asesinos en serie vivos».

A las 7 p. m., el líder del movimiento se transmite en vivo en Facebook para responder a aquellos (Renziani en primer plano) que lo acusan de vender las ambiciones del «tercer polo» liberal-democrático de un acuerdo con el Partido Demócrata, a cambio de un conjunto de escaños en el próximo parlamento. Desde que firmó el acuerdo con Enrico Letta, Kalinda ha sido objeto de acaloradas protestas, especialmente de quienes esperaban un acuerdo entre él y el ex primer ministro fundador de la FIFA de Italia para trabajar juntos contra la derecha y la izquierda. “Pero nunca perdí la política”, dice, en el directo de la red social que se organizó anoche precisamente para responder a las acusaciones y rechazar el cerco de los frustrados, incluidos los de dentro.

“Ser líder, dice, significa correr el riesgo de llevar a tu partido en una dirección clara”. El acuerdo con el Partido Demócrata no es el «fracaso» del que le acusan, asegura: «Fue una negociación muy difícil e hizo que los demócratas aceptaran todas nuestras condiciones básicas». Las contraacusaciones de Renzi son fuertes: «No puedes trabajar con él en serio, nos está acusando de traición mientras negocia escaños con el Partido Demócrata». De todos modos, «Ojalá estuviera en una alianza».

Eso sí, admite, la alianza con el Partido Demócrata fue “para nosotros una elección muy difícil y complicada”, mientras que era “más fácil” apostar por la “pureza absoluta” e ir solo, como sucedió durante las elecciones municipales en Roma. . . Pero deja claro que de esta forma se habría dado una «victoria en la mesa» para el centroderecha. El centroderecha con el que el líder del movimiento es muy crítico, sin utilizar los argumentos ideológicos del Partido Demócrata («Mamma li fascisti»), pero ataca la falta de fiabilidad: «Georgia Meloni no es nada apta para primera ministra. Nunca gobernó nada, a lo sumo fue un ministro sin cartera», asegura. «Nunca se ocuparon de nada y eso es un gran problema. ¿Pero recuerdas a su candidato a alcalde Mishti, el carro? Pero, ¿cómo se gobierna Italia así? ». En cuanto a Silvio Berlusconi, “fue un gran hombre de negocios y un activista político. Te puede gustar o no, pero verlo ahora decir cosas lunares (estaremos regalando pensiones y dentaduras postizas) es un poco impresionante. Quizá lo que alguien le dijo fue: aún menos. En definitiva, el «peligro» que representa el centroderecha «no es el fascismo, sino la anarquía. Nos llevan a Venezuela”. Algunos de sus interlocutores le señalaron que entre los aliados de la izquierda también están “amigos de Venezuela”, como Rojo y Verde. Resume: «Mi interlocutor ciertamente no es Fratoiani, es Lita». En cuanto a la odiada candidatura de Di Maio, “es un hecho del Partido Demócrata si quieren incluirlo en su lista. Incluso si no vi ningún beneficio en ello”. En cualquier caso, el actual inquilino del Palazzo Chigi debe seguir al frente de Italia: “Espero que Draghi se quede, pero creo que nos une a Lita y a mí. Estamos locos, en un momento tan histórico hemos sido expulsados ​​y desmoralizados por los italianos más prestigiosos”.

READ  En Venezuela, hay mujeres detrás del ron más famoso