mayo 21, 2022

Nueva Prensa de Oriente

Encuentre los últimos artículos y vea programas de televisión, reportajes y podcasts relacionados con Venezuela.

A siete años del decreto de Obama, Venezuela sigue con la espalda recta: un mundo multipolar

Tras la visita de la delegación de alto nivel al gobierno de Biden, que derivó en la liberación de dos estadounidenses detenidos por actividades conspirativas y el anuncio de la reanudación del diálogo con la oposición venezolana, se trabaja en el alcance de las «sanciones». impuesto por el decreto. En Venezuela hace siete años, Obama discutió la heroica resistencia que opone el pueblo venezolano. El gesto relajado del presidente Maduro hacia Biden indica la firme voluntad del gobierno bolivariano de devolver a Estados Unidos al diplomático Alex Saab, quien fue secuestrado tras burlar el embargo e importar alimentos y medicinas. Las declaraciones del gobierno bolivariano, a la espera de la rueda de prensa que presentará el panorama general, demuestran que, una vez más, se mantiene en la constancia de principios, pero con la flexibilidad necesaria para salir de un mundo de escollos. y la guerra que el capitalista ha definido. Globalización, gestión interina del equipo encabezado por Maduro.





La “diplomacia de paz” (paz con justicia social, no paz grave para las clases populares) se ha movido en los últimos años para debilitar el trabajo del complejo militar-industrial que impulsa la política en Norteamérica. Lo hizo en alianza con aquellos países (progresistas, antiimperialistas o socialistas) que trabajan en América Latina y más allá para construir un mundo policéntrico y polar. Y lo hace ahora a la luz de la crisis de Ucrania. Por otro lado, se reafirmó el pleno apoyo de Rusia y su derecho a negarse a cercar a la OTAN al servicio de Estados Unidos. Por otro lado, continúa la política de diálogo, recordando las palabras de Chávez a 9 años de su muerte, quien dijo estar dispuesto a «negociar hasta con el diablo» para salvar el proceso bolivariano. Mientras tanto, seguimos cortando el césped bajo los pies del golpe de Estado venezolano con el apoyo (y no solo) de los halcones del Pentágono, que ahora parecen empeñados en deshacerse de su autoproclamado títere, Juan Guaidó.

READ  Venezuela: Maduro ha condenado la decisión de Estados Unidos de reconocer a Quito como presidente interino

«Una extraordinaria y extraordinaria amenaza para la seguridad de los Estados Unidos». Con esta absurda razón, y dada la desproporción entre un país pequeño y pacífico como Venezuela, y la mayor potencia económica, científica y militar del mundo, el primer presidente negro de Estados Unidos, Barack Obama, firmó el decreto que inició la perversa ciclo de medidas coercitivas unilaterales (MCU) contra la Revolución Bolivariana. Eso fue el 9 de marzo, hace 7 años.

Dos años antes, tras la desaparición física del líder Chávez, Nicolás Maduro asumió como presidente electo por el pueblo. Numerosas reuniones y discusiones, que siguieron al congreso del PSUV y JPSUV y a la jornada obrera, y las ideas ocurridas el 8 de marzo, indicaron un recrudecimiento de sabotajes, robos, persecuciones, intenciones golpistas, intento de asesinato del presidente e incursiones militares. Los países extranjeros, y sobre todo la guerra económica y financiera que golpeó duramente a todos los sectores y violó brutalmente los derechos humanos: salud, alimentación, acceso a bienes y servicios.

Un ataque a varios niveles que ha tenido como objetivo, a través de órdenes ejecutivas que se han sucedido a lo largo de los años, las instituciones estatales responsables de las finanzas del país, las más diversas actividades empresariales a nivel internacional y, con particular crueldad, el magnetismo de la Economía venezolana, PDVSA. Desde 2014, las MCU han afectado a más de 192 personas, más de 140 empresas privadas, más de una docena de empresas públicas, 69 barcos, 30 petroleros, 58 aviones, y han incautado ilegalmente más de 31 toneladas de oro en el Banco de Inglaterra, y más. de 7.000 millones de dólares en varios bancos extranjeros.

El sector tecnológico se ha visto muy afectado. Los microscopios de investigación no se pudieron reparar ni mantener debido al bloqueo de Portugal, donde se adquirieron. Y así sucedió con los componentes necesarios para reparar los materiales de los centros de información y con la industria que produce las laptops «canaimitas» que usan los niños venezolanos. Con motivo del 8 de marzo, se señaló que las mujeres en el sector científico venezolano han logrado la igualdad de género, y existe una alta representación de mujeres en los principales institutos científicos. La UNESCO reconoce que ocupan el 60% del sector científico nacional.

READ  Inaugurado el hospital italiano en Venezuela

El 70% de la red de alerta genómica para la epidemia está compuesta por mujeres. Las mujeres son la punta de lanza para resistir el cerco criminal. Representan el 65% de la Alianza Científica Agropecuaria, plan nacional que, a la fecha, reemplaza importaciones con un volumen equivalente a 400 millones de dólares, solo en semilla de papa. Según explicó la ministra de Ciencia y Tecnología, Gabriela Jiménez, esta alianza es un ejemplo de cómo se pueden crear sociedades para enfrentar la privatización del conocimiento a través del desarrollo de redes de intercambio, ya que la Alianza por la Agricultura Científica está presente en 17 estados del país y concierne a 3.500 familias campesinas.

En un país que trabaja arduamente para lograr la soberanía alimentaria y la independencia tecnológica y que ya ha frustrado de manera efectiva las medidas coercitivas unilaterales, $16 millones en importaciones correspondientes han sido reemplazados por el Proyecto Cappa Heroica, una iniciativa dirigida a jóvenes que recuperan y reparan dispositivos médicos dañados, especialmente incubadoras. .

La Cayapa también ofrece programas de formación horizontal permanente para mujeres -mujeres y niñas- niñas, preadolescentes y adolescentes para romper con el modelo de hegemonía impuesto y descolonizar los procesos y formas de producción en una perspectiva antipatriarcal, porque los números de paridad por sí solos no son suficientes. Se necesita un cambio profundo de dirección, en la ciencia y en la sociedad en su conjunto.