A los 94 años regresa a Montecatini el Tirreno como director de un banco en Venezuela

Montecatini. De Caracas a Montecatini Terme y de regreso durante más de medio siglo. Pero la tierra natal no se olvida. Sorpresa para Mauro Nanninide 94 años, fue organizado por el propietario del histórico hotel. Eugenio Pancioli Con su hermano Fabio Nannini. El agradecimiento y reconocimiento al inmigrante de Montecatina y su larga vida y actividades en el extranjero se recibieron directamente del alcalde. Luca Baroncini A pocos días de su regreso a Venezuela, donde lo esperan sus cinco hijos, nietos y bisnietos.

Pero una parte esencial de su vida quedó con Montecatini, su querido hermano Fabio y otros miembros de la familia. Mauro tiene 94 años, pero no lo parece. Con precisión y memoria infalible, relata aquel viaje hacia una nueva vida el 24 de enero de 1957: “Tenía 27 años y mi partida fue una mera casualidad. No tuve tiempo de aparcar mi Topolino beige en el garaje y lo dejé afuera. Y en esta parte de la acera encontré a un amigo de mi padre con un señor, se llamaba Contarini Él era mi nuevo futuro ingeniero. En aquel momento yo trabajaba en la Banca Nazionale del Lavoro en Prato, pero no estaba satisfecho. Era un buen trabajo, pero mi carrera iba lenta y quería más. Sin dudarlo me sugirió ir a Venezuela. No conocía el país en absoluto. La propuesta era organizar un nuevo banco. Me explicó que Venezuela es un país joven, con mucho futuro y rico en petróleo. Comencé mi nueva vida en el Banco Italo Veniceano. Así comenzó una increíble aventura para mí en Sudamérica. Esta fue mi primera vez en un avión, empaqué mi bolso con dos pares de zapatos, tres pantalones y cuatro camisas. Empecé como subdirector y al cabo de unos meses fui nombrado director. Luego fui ascendido al cargo de Gerente General del Banco Italo Venezolano en su conjunto. Mientras tanto vi algunas oportunidades interesantes en el sector privado. Ha dado un salto en proyectos especiales como importación y exportación, y en los campos comercial y financiero, donde ha acumulado una serie de inversiones. “Mientras tanto, conocí a una mujer, nos enamoramos y nos casamos – continúa – y fuimos bendecidos con hijos, nietos y bisnietos. Ahora vivo en Caracas, pero divido mi tiempo entre Venezuela y Miami, donde viven mis otros hijos”.

READ  Venezuela: acuerdo gobierno oposicion y estados unidos acuerdan - america latina

En América del Sur, Mauro Nannini gozó de satisfacción y éxito económico, pero nunca olvidó Montecatini Terme, su ciudad natal, y enseñó a su familia la importancia de respetar Italia y sus orígenes. “Uno de mis hijos – añade Mauro – es dueño de tres restaurantes en Caracas y hace unos meses quería abrir una pizzería llamada Montecatini. Personalmente quería establecer el Centro Italo-Venezolano. «Al principio éramos muy pocos y ahora tenemos 15.000 miembros».

Mauro no vive precisamente la vida de un jubilado, sino todo lo contrario. “Sigo cuidando mis inversiones y lamentablemente la situación ahora es oscura en Venezuela y no hay una solución a la vista. El gobierno cuenta con el apoyo del ejército – continúa – Decidí quedarme de todos modos, porque todavía estoy bien”.

El alcalde de la ciudad, Luca Baroncini, quiso escribir un libro sobre Cheni para este Montecatini que se dio a conocer de manera ilustre al otro lado del océano. “Su historia es importante y testimonia la gran pertenencia a nuestra ciudad – comentó Luca Baroncini – es un hombre que siempre ha amado y respetado sus raíces. Para nosotros es un orgullo rendir homenaje a una figura tan importante”.

© Todos los derechos reservados

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to Top