Inicio > Mundo Click > Ysamar Fernández: Existe el miedo, pero mi fe puede más

Ysamar Fernández: Existe el miedo, pero mi fe puede más

Nunca decaer ante nada, es el mensaje que deja con su ejemplo Ysamar Fernández, una joven de 26 años que enfrenta una dura batalla por sobrevivir a un extraño cáncer en su cabeza.

Fernández es Licenciada en Contaduría Pública, y al igual que muchas otras señoritas que terminan su carrera universitaria y encuentran un trabajo estable, estuvo siempre llena de expectativas y sueños por alcanzar, hasta que de pronto sintió que todos esos planes se vendrían abajo al ser diagnosticada por los especialistas con un inesperado mal en su cuerpo: un tumor estaba alojado en el lóbulo izquierdo de su cerebro.

Un largo camino
Todo comenzó el año pasado, después de permanecer días con una molestia en su oído izquierdo y decidir acudir a un médico otorrino, producto de lo que este presumió ser una “otitis”, así que el especialista le refirió un tratamiento por varias semanas, el cual no produjo ningún efecto positivo contra el dolor.

El especialista, inquieto por la continuidad de la enfermedad, le sugirió a la paciente hacerse una tomografía para determinar lo que estaba pasando. La desventurada sorpresa, fue hallar un pequeño tumor en su cabeza que opacaría los planes de tener hijos con su pareja, con quien ya lleva un tiempo de relación.

“Yo tenía un proyecto de vida; me gradué de bachiller, luego culminé la universidad; tenía mi pareja, tenía mi trabajo; quería tener una casa. Todo se puso en pausa por mi enfermedad. Pero sé que todo eso viene. Existe el miedo, pero la fe puede más que todo eso”, relató Fernández sobre el recibimiento de la noticia.

Diagnósitco
Tras el resultado parcial acompañado de la tomografía, el otorrino remitió a Ysamar con un otólogo, por lo que ella decide regresar a Barcelona, a iniciar la fuerte lucha, ya que llevaba dos años trabajando y viviendo en Pariaguán con su novio.

El otólogo que profundizó en su diagnóstico fue Carlos Cova, siendo el único especialista de ese target en la zona, y quien además le indicó el siguiente paso a seguir para comenzar con su tratamiento inmediato.
Cova confirmó los resultados luego de otros exámenes, y el mundo de Ysamar parecía derrumbarse. Fue allí cuando supo que debía someterse a una delicada operación y pensó en su familia. Pero sostiene que pensar en su mamá, que también luchó contra el cáncer recientemente, y quien también le ha acompañado en su lucha junto a su padre.

El tumor penetró el cerebro; en el lóbulo temporal. Eso fue algo que impactó a esta guerrera que recién había salido de los cuidados de su madre, sobreviviente del cáncer de mama y de tiroides, y fue muy difícil para ella ver al ser que le dio la vida, batallar contra esa terrible situación durante un largo tiempo.
Ysamar, menor de dos hermanos, dejó su trabajo para dedicarse a cuidar a su madre, quien ahora se dedica a cuidar de ella.

“Si hay algo que nunca he querido es que mi mamá recaiga (…) He guerreado es porque mi mamá me ha dado fuerzas”, sostuvo.

Alessandra Cedeño