Miércoles, Septiembre 20, 2017
Inicio > Actualidad > Sobreprecio y rutas a convenir son la cruz de los pasajeros

Sobreprecio y rutas a convenir son la cruz de los pasajeros

Rutas inconclusas, sobreprecio y abusos son el diario pesar de Carmen Camino, y todos sus coterráneos de a pie que no tienen para movilizarse en taxi o carro particular. Un sueldo mínimo atiborrado de gastos y responsabilidades enfrenta un nuevo desafío: el precio que le quiera colocar el chofer y colector de un bus al pasaje.
Camino no haya salida entre la falta de respeto de los conductores y encargados de brindar el servicio de transporte público y la incompetencia de las autoridades en ponerle “un freno” al gremio sobre ruedas.
“Vengo desde Barcelona y me quieren dejar tirada en El Crucero como una loca para luego cargar descaradamente en la otra parada a unos pobres cristianos que luchan por llegar a sus trabajos”, expresó la madre de familia mientras sostenía su cartera desgastada.
Así de destiñada y vieja se veía una buseta que se acercaba a la parada del elevado de Puerto La Cruz.
“Esa está decente comparadas con otras en las que me he montado en el día. En una casi me rasgo el pantalón mientras me bajaba porque ni se preocupan por mantener medio buena la unidad”, declaró Carlos Tayupo, obrero que portaba su braga roja con franjas brillantes.

Espacio
En un pasillo de aproximadamente metro y medio de ancho, los pasajeros “casi se abrazan” para callar a un “insoportable” colector que exige algo parecido a la canción “entren que caben 100”.
“Uno quiere hacer su trabajo y también tiene que llevar la comida a la casa”, exclamó un cobrador que se negó a identificarse.
Cuando llueve los usuarios denuncian que los malos tratos son aún peores.
El pasaje actual publicado en gaceta es de 250 bolívares y los transportistas ofertan sus servicios hasta en Bs 700 por pasajero.
“No hay más autobús y ahí viene la lluvia, eso sí el precio es 500 bolos”, se escuchó en la parada.

Y. Guzmán /  G. Ramos