Inicio > Columnistas > Pavosos

Pavosos

En política hay muchos factores que influyen en el éxito o el fracaso de las personas, la capacidad de permanencia en el sentido de la consecuencia misma de la lucha, indudablemente que el estar preparado entiéndase capacitado sin olvidar la actualización a los nuevos tiempos.
Todo eso es bueno, si se quiere reconfortante ya que brindan al dirigente una coraza para sobrellevar los altibajos para alcanzando los objetivos. Pero hay gente que aun teniendo todas esas características, fracasan, siendo los denominados pavosos de la política, algunos tienen la astucia de crear el terremoto, entiéndase acabar con el partido y ellos salen a flote, dejando en el camino
un solo desastre.
En Anzoátegui hay muchos casos. Miguel Arismendi, literalmente acabo con Acción Democrática en El Tigre, luego de ser alcalde. Posteriormente Henry Ramos Allup lo pasa a dirigir el partido en Barcelona, envistiéndolo de diputado regional, aparte de eso no hace que el partido crezca.
En la famosa validación la poca militancia que trajeron fue de la zona rural, llámese Bergantín, Caigua, El Pilar y San Bernandino en Barcelona, y en Puerto La Cruz buscaron a los adecos de El Rincón y San Diego. Por lo demás a todos los candidatos a alcaldes y gobernadores que aupó y apoyo, perdieron. Claro, él ya es diputado jubilado. Ahora le tocara ver perder a Antonio Barreto Sira.
Ahora bien no es cuestión de sexo, también hay damas muy pavosas, acaso no creen que María Corina sea pavosa, aunque situándonos en el ámbito regional, la negra Mireya es especial, desde la universidad se identificó con Copei, graduada de licenciada se acomodó en un ministerio y regó su pava en el partido fundado por Rafael Caldera.
De allí se fue al lado de Carlos Andrés Michelangeli, haciendo honor a aquello que AD y Copei son lo mismo. Allí parece que el brujo contratado en Onoto no le funciono. Igualito irradio la pava al hijo de Beatriz Celeste, para perder la nominación a la gobernación regional sin primarias y sin apoyo de sus amigos en Caracas.
Eso no amilano a Mireya, manifestando que la pavosa no era ella, ya que estaba jubilada y con bienes de fortuna. Cambiándose a una organización liderada por Gaviria, de nombre Puente.
La lanzan como alcaldesa de Barcelona, y de la noche a la mañana el CNE se olvida de las elecciones municipales, bien raro verdad, para alguien quien dice no ser pavosa.
Otro caso estelar es el actual secretario de organización de Primero Justicia, antes estuvo en Copei, perdiendo este partido, en su administración, hasta la sede regional.
Se la dejo quitar con la bedel.
Dice haberse graduado de ingeniero, pero solo ha logrado dar clases de dibujo.
Emigra a Primero Justicia, y haciéndose pasar por analista político engaña a Gustavo Marcano y logra un cargo en la Alcaldía de Lechería.
Con la misma fuerza que acabo con Copei, acabo con Gustavo Marcano, hoy inhabilitado y huyendo fuera del país.

 

Pedro de Lilla