Inicio > Sucesos > Mototaxista fue ultimado por desconocidos

Mototaxista fue ultimado por desconocidos

El estadio de béisbol del sector Valle Lindo, ubicado en la parte alta de Puerto La Cruz, fue testigo de un hecho sangriento cuando el reloj marcaba las 3:00 de la tarde.
El hombre yacía en la parte de atrás de las gradas, sobre la tierra, con su sangre aún fresca. Justo a su lado, la moto con la cual mantenía a su familia. Hilder Brandon, de 32 años de edad, trabajaba como mototaxista y residía en el sector de Las Charas, en el municipio Juan Antonio Sotillo.
Conocidos lo vieron por última vez en el centro de dicha jurisdicción, en donde se encontraba trabajando.
Varios impactos de bala le segaron la vida al trabajador, quien era el mayor de tres hermanos.
Su cuerpo fue avistado por vecinos de Valle Lindo, en donde residen varios de sus familiares, quienes avisaron a sus parientes más cercanos.
Al lugar de los hechos se acercó una comisión del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) del estado, quienes realizaron el levantamiento del cadáver.
Asimismo, el equipo del Servicio Nacional de Medicina y Ciencias Forenses (Senamecf), trasladaron al occiso a las inmediaciones de la morgue en Tronconal, para proceder a realizar los exámenes correspondientes.

Versión
Una de las hermanas de Brandon, Jhoanna Vásquez, señaló que no conocía de algún problema que pudiese haber tenido el hombre con alguien más, ya que según su testimonio, éste se dedicaba a trabajar para sostener económicamente a su familia.
El fallecido dejó dos hijos y se encontraba separado de su esposa.
“No sabemos quién quisiera hacerle daño a mi hermano, porque no lo mataron para robarlo, ahí dejaron la moto y todas sus pertenencias”, agregó.
De igual forma, Vásquez informó que se enteró por una llamada telefónica, cuando la voz del otro lado del teléfono le dio la fatídica noticia.
En el lugar también se pudo observar gran cantidad de vecinos, quienes buscaban observar el cuerpo sin vida del hombre, por lo que se vivieron momentos de tensión.
Los cuerpos policiales se dispusieron a dispersar la multitud, por lo cual recibieron quejas e insultos.

Génesis Ramos